Carta al profe Ernesto Mancía

Hace una semana te fuiste. Un infarto inesperado. El día siguiente los estudiantes de la Concha Viuda de Escalón se dieron cuenta que se habían quedado sin director.
 

La escuela, que principalmente sirve a las comunidades incrustadas en La Escalón, había perdido a un hombre que se resistía a aceptar que sus alumnos, por su condición social y su lugar de vivienda, estaban condenados a vivir en miseria y violencia.

La Concha Viuda de Escalón, como muchas escuelas en nuestro país, es asediada por la violencia con la cual las pandillas tratan de institucionalizar su control las comunidades y su población, sobre todo la población joven. Pero gracias a la labor de docenas de profesores como vos, Ernesto, sólo una muy reducida minoría de alumnos de la Concha Viuda comparten los antivalores y la vida loca de los pandilleros.

Igual como, gracias al esfuerzo de cientos de madres y padres responsables y trabajadores, las comunidades de La Escalón son casi libres del cáncer de la violencia de las pandillas. 

Esto es así también gracias a que estas comunidades no se encuentran en Mexicanos o Soyapango, sino en medio de La Escalón, de alguna manera favorecidos del desarrollo económico y de la armonía social de esta colonia.

Con vos, profe Ernesto, se ha ido un educador que llevó el trabajo por el futuro de sus alumnos más allá de la escuela: cuando empresarios y residentes de La Escalón lanzaron una iniciativa ciudadana para promover el desarrollo y la armonía social de su colonia, vos inmediatamente te incorporaste, para asegurar que tus alumnos fueran partícipes de estos logros.

Te fuiste, Ernesto, pero otros vamos a seguir construyendo este tu sueño que los jóvenes pueden crecer en un contorno sano, seguro y lleno. Los empresarios y residentes de La Escalón comparten este sueño, Ernesto, porque sabemos que donde no hay futuro para tus alumnos, tampoco lo habrá para nosotros.

Adiós, Ernesto, te dice Paolo Lüers

(Más!)

Columna transversal: El partido que se piensa infalible

Hace pocos días apareció en un rotativo un campo pagado muy particular: 26 organizaciones populares defendiendo con capas y espadas su derecho de dejarse manipular por la cúpula de su partido FMLN.

La consigna de este absurdo manifiesto es: “¡No hay sentencias que retrocedan a un pueblo que vota por plataforma y bandera!”

Mientras la parte pensante de las izquierdas salvadoreñas y de las propias bases del FMLN exige al partido gobernante que respete la independencia de la Sala de lo Constitucional y que acepte su sentencia que da al ciudadano el derecho de elegir libremente entre los candidatos a diputados propuestos por los partidos, la otra izquierda, la retrógrada y autoritaria, formó una alianza de organizaciones fieles al partido para defender el derecho del FMLN de seguir decidiendo por sus bases y por sus votantes. Es esta izquierda que se manifiesta en el comunicado publicado el día 12 de junio bajo el título: “Declaración al pueblo salvadoreño”. No es casualidad que está encabezado por una foto en la cual el máximo dirigente del FMLN, Medardo González, se dirige a una asamblea de representantes de las organizaciones firmantes de esta declaración.

“El partido nunca se equivoca, es la expresión infalible de la voluntad popular”, decretó Stalin y mandó a matar o encarcelar a todos que no estaban de acuerdo, incluyendo millones de militantes de izquierda.

Bueno, en este caso, el partido FMLN convocó a los dirigentes de sus organizaciones satélite a un foro llamado “ El impacto de las sentencias en el proceso electoral y en la continuidad del proceso de cambios abierto por los Acuerdos de Paz”, para poner en línea a sus bases. En este evento el partido hizo a su ‘movimiento social’ firmar el mencionado manifiesto, que aboga por “cambios constitucionales que modernice al Estado y den respuesta a las necesidades de las mayorías (...), si fuera necesario, incluso convocando una Constituyente”.

Además el FMLN hizo firmar a sus organizaciones de masas el compromiso de “respaldar la votación por bandera y plataforma”, o sea el compromiso de hacer uso de su derecho constitucional de poder votar por la persona de su confianza. Con este está preparado el camino para la campaña que el FMLN y sus organizaciones van a hacer para que sus bases voten fiel a las directrices del partido: por la bandera.

¿Cómo es posible que organizaciones como CONFRAS o CRIPDES, que en la época de la lucha contra la represión defendieron dignamente los derechos y libertades de sus afiliados, hoy piden a sus bases que deleguen el derecho de pensar y decidir a la Comisión Política de un partido?

En el actual debate sobre la reforma electoral y en su enfrentamiento con la Sala de lo Constitucional, que sentenció en favor del voto por personas, para el FMLN está en juego mucho más que el control sobre sus futuros diputados; está en juego el concepto de partido; el partido infalible, el partido vertical, el partido como autoridad encima de las decisiones personales. El partido que controla a la sociedad entera, porque es sabio e infalible...

Por esto el FMLN se está poniendo tan necio e irracional en sus ataques a la independencia de la Sala de lo Constitucional. Quiere evitar, a cualquier costo, que la Sala saque otra sentencia declarando inconstitucional la reforma aprobada por la coalición FMLNGANA que sigue dando ventajas a los candidatos seleccionados por los partidos a encabezar las listas. El pleito sobre el voto por la bandera es, para el FMLN, una batalla de principios, y por esto está tratando de poner en línea a las organizaciones populares.

La otra batalla síntesis del FMLN ya está anunciada: la lucha por una Constituyente, siguiendo el guión de Venezuela, Bolivia y Ecuador. El mismo guión que trataron de poner en escena en Honduras con Mel Zelaya...

La mala noticia que se manifiesta en el comunicado: todavía hay ‘líderes populares’ que se prestan a firmar un comunicado tan absurdo que atenta contra los derechos y libertades de los ciudadanos y da cheque en blanco a la dirección de un partido.

La buena noticia: el FMLN, con sus ataques contra la Constitución, ya está nadando contra corriente, incluso dentro de la izquierda y dentro de los movimientos sociales. Por esto le encachimba tanto el hecho que muchas de las organizaciones de la sociedad civil tradicionalmente de izquierda no firmaron su manifiesto, sino prefieren construir alianzas amplias para defender la Constitución.

(El Diario de Hoy)

Carta a los tontos útiles

Estimados amigos:
 

Hace pocos días ustedes publicaron en un rotativo un campo pagado muy particular: 26 organizaciones populares defendiendo con capas y espadas su derecho de dejarse manipular por la cúpula de su partido FMLN.

La consigna de este absurdo manifiesto es: “¡No hay sentencias que retrocedan a un pueblo que vota por plataforma y bandera!”

Mientras la parte pensante de las izquierdas salvadoreñas y de las propias bases del FMLN exige al partido gobernante que respete la independencia de la Sala de lo Constitucional y que acepte su sentencia que da al ciudadano el derecho de elegir libremente entre los candidatos a diputados propuestos por los partidos, ustedes formaron una alianza popular para defender el derecho del partido de seguir decidiendo por sus bases y por sus votantes. 

“El partido nunca se equivoca, es la expresión infalible de la voluntad popular”, decretó Stalin y mandó a matar o encarcelar a todos que no estaban de acuerdo, incluyendo millones de militantes de izquierda.

¿Ustedes todavía creen en esto?

¿Cómo es posible que organizaciones como CONFRAS o CRIPDES, que en la época de la lucha contra la represión defendieron dignamente los derechos y libertades de sus afiliados, hoy piden a sus bases que deleguen el derecho de pensar y decidir a la Comisión Política de un partido?

En este conflicto, para el FMLN está en juego mucho más que el control sobre sus futuros diputados; está en juego el concepto de partido; el partido infalible, el partido vertical, el partido como autoridad encima de las decisiones personales. El partido que controla a la sociedad entera, porque es sabio e infalible...

La mala noticia: todavía hay ‘líderes populares’ que se prestan a firmar un comunicado tan absurdo que atenta contra los derechos y libertades de los ciudadanos y da cheque en blanco a la dirección de un partido.

La buena noticia: ustedes están nadando contra corriente, incluso dentro de la izquierda, dentro de los movimientos sociales. 

Les saluda Paolo Lüers
(Más!)

Manual del funcionario público

En estas épocas de periodismo de filtración, me llegó de una fuente cercana a casa presidencial un extracto del manual del funcionario público. El cual lo comento a continuación.

Art. 2 La misión del funcionario público es hacer todo lo posible para que las cosas aparentemente funcionen.

Este artículo pudiera ser muy bueno, si no fuera por el detalle que menciona la palabra "aparentemente". Uno de sus artículos más impresionantes es el relativo al horario de oficina, el cual transcribo literalmente:

Art. 4 El horario de oficina de un funcionario público es de 7:30 A.M. a 3:30 P.M. Le sugerimos cumpla las siguientes instrucciones.

a) La hora de entrada es mejor que sea antes, usted tiene que ante todo poder demostrar a la corte de cuentas que cumple con el horario.
b) Si usted tiene alguna otra cosa que hacer llegue a la oficina marque la hora de entrada y luego se puede retirar tranquilamente.
c) Si usted no ha desayunado, marque su entrada, y luego salga a comprar donde la niña Juana las correspondientes pupusas.
d) Proceda a desayunar en la oficina, total todos lo hacen, eso sí aparte un poco los papeles de su escritorio no vaya ser que se llenen de curtido.
e) Encienda su computadora.
f) Traiga un café y por supuesto el pan dulce de la niña Lupe. O si está a dieta solo el café y sin azúcar.
g) Responda correos electrónicos, no olvide que tiene que criticar el vestido de la vecina y hablar del divorcio de la cuñada de la prima de la que está en al UACI, si esa que llega tarde y que tiene un rollo con el de contabilidad. (Estos últimos comentarios están incluidos en lápiz como una nota adjunta del funcionario que filtró este documento, Nota del Autor)
h) Salga a comer a la hora, el comedor de la Lucre es el mejor de la zona, pero sino la cafetería esa que está enfrente del Extranjería es buena.
i) De regreso no olvide el café. Importante retocar el maquillaje.
j) Si con todo este procedimiento no son todavía las dos de la tarde trabaje. Si son más de las dos prepare sus cosas para retirarse, hora propicia para ver que a pasado en Facebook.

Estas instrucciones son muy claras y no dejan lugar a dudas del cumplimiento a cabalidad del horario por parte de los funcionarios públicos. Me imagino también que el incentivo a las niñas Juana, Lucre y Lupe es parte de un plan estratégico del gobierno para generar empleo.

Art. 7 En caso de visita del jefe, proceda con naturalidad y no volverte a ver lo porque usted está escribiendo un informe muy importante. Salude con cordialidad siempre refiriéndose a él como Licenciado, Licenciada, Ingeniero, Ingeniera o Señor Ministro (o rango equivalente)

Usted algunas vez ha visto que le dicen al ministro miré Hugo “don Barack dice que va a llegar tarde” o miré Chavelita “ya está listo el Hospital”. Esa regla me parece a mí que si se cumple a cabalidad. Y entre más bajo es el rango del funcionario público mayor toman la ofensa que no se le dirijan con el título que tanto tiempo les tomó conseguir.

El manual que me entregaron no estaba completo y estaba manchado así que no se si en partes ya lo han modificado, pero un asunto si me llamo la atención y es en capitulo XII articulo 73 inciso J tercer párrafo.

… los funcionarios públicos que no acaten este manual serán acreedores a alguna de las siguientes sanciones dependiendo de la gravedad de su falta:

i. Se les obligará a trabajar con eficiencia y cumpliendo con todas las solicitudes de sus usuarios
ii. Se les obligará a participar en reuniones ciudadanas y luego resolver los problemas que estos comenten.
iii. Sí la falta es leve, deberán trabajar en el Ministerio de Trabajo.
iv. Sí la falta es moderada, deberá trabajar en la Secretaría de Inclusión Social
v. Sí la falta es grave, lo mandamos como asistente personal del Presidente de la Asamblea legislativa.

Si alguien conoce otras partes del manual y quiere contarnos, tengan este espacios para hacerlo público.


P.D. Hey que conste que no me invento nada, yo en lo personal tengo una alta estima de muchos funcionarios públicos, pero este fue el manual que una “fuente confidencial muy cercana a Casa Presidencial” me pasó.

Carta la jefa de la bancada legislativa del FMLN

Estimada Norma Guevara:
 

Que bueno que al fin se quitaron la máscara y muestran su cara: quieren una Constituyente, como la quiso Zelaya en Honduras, y como la hicieron Correa en Ecuador y Chávez en Venezuela.
En medio de la crisis de institucionalidad que se armó a partir del decreto 743 contra la Sala de lo Constitucional, ustedes quieren pescar en agua revuelta y hablan de que ya no sirven la Constitución y la democracia representativa. Quieren una democracia directa, donde se pierde la independencia y la división de los poderes.

En la primera crisis constitucional desde los acuerdos de paz, ustedes se niegan a defender la Constitución (que es resultado de la salida negociada a la guerra), y quieren una nueva.
Así de frágil es el compromiso del FMLN con los Acuerdos de Paz. Hoy el vicepresidente de la República Salvador Sánchez Cerén dice: “Esta Constitución corresponde a una etapa de la historia ya superada, es la etapa del autoritarismo, ahora estamos tratando de convivir en una etapa más democrática”.

Mentira, la actual Constitución no es la del autoritarismo, contra el cual hicimos la guerra, querida Norma. Es la Constitución por la cual luchamos y que concertamos para poner fin a la guerra y para democratizar el país.

¿Te recuerdas, Norma, de las discusiones que en la izquierda tuvimos en la transición de la guerra a la paz? Unos dijeron: “La lucha por la revolución sigue, sólo con otras armas.” Y otros dijimos: “No, a partir de la paz vamos a construir algo nuevo, junto con toda la sociedad, incluyendo los que eran nuestros enemigos en el ejército y en ARENA. El marco común será la Constitución.”

Ustedes nunca aceptaron la Constitución y la democracia liberal y representativa como marco común. Ahora que están en el poder y controlan muchas instituciones, quieren lo que no lograron con la guerra ni con la negociación de paz: el poder total.

Pero cuidado, muchos de los que luchamos, a la par de ustedes, contra la dictadura militar, también lucharemos para defender la Constitución.

Saludos, Paolo

(Más!)

Épocas de poca confianza

"Soy cada vez más pesimista sobre la curiosa relación que existe entre los excesos de la prensa amarilla y la legislación que afecta a la prensa seria", escribió hace unos años el periodista británico Arnold Kemp. Habría que estar atento, no vaya a ocurrir que el único resultado, en el ámbito legal, del escándalo desatado en Reino Unido por las escuchas ilegales realizadas por News of the World termine siendo una nueva legislación que lo que dificulte no sean los excesos de los medios de comunicación, en general, sino las investigaciones sobre los excesos de los políticos, los parlamentarios, los magnates de la banca y del mundo de las finanzas o de muchos gurús del mundo mediático, convertidos, hace ya mucho tiempo, en gurús del mundo del espectáculo. Vienen épocas muy duras, y lo que antes se llamaba el establishment está cada vez más molesto y harto no del periodismo basura, sino del que se empeña en seguir investigando y que, muy de vez en cuando, les muerde los tobillos o les desautoriza irrespetuosamente.
La desagradable realidad es que, por mucho que digan estar escandalizados, los sucesivos Gobiernos británicos, tanto conservadores como laboristas, se han llevado estupendamente con el imperio Murdoch y que jamás les ha importado no ya que fuera en buena parte amarillo, algo casi decente, sino su deslizamiento hacia un auténtico periodismo bazofia. Tampoco es algo exclusivo de los británicos. Lo mismo ha sucedido en Alemania o en otros ricos países.
El caso Murdoch es interesante porque es ejemplar. Bajo su mando, The Sun y News of the World encontraron la fórmula mágica de este gran negocio: combinar escándalos de tipo sexual y de sucesos con violentos artículos contra quienes podían perjudicar sus intereses o los de sus aliados políticos. Durante la guerra de las Malvinas, The Sun tachó de "traición" a la BBC por su fría cobertura del conflicto; durante la penosa huelga minera, News of the World se especializó en publicar las informaciones relativas a los líderes sindicales en las mismas páginas en la que se contaban espeluznantes violaciones. Si ahora Murdoch cierra News of the World no será por las presiones de gobiernos indignados, sino como una maniobra ante la reacción de sus lectores, horrorizados por el caso de la niña asesinada, que amenazaba con contaminar sus otros productos.
Ni una sola voz se levantó nunca en el Gobierno de Margaret Thatcher para protestar por semejantes abusos. De hecho, la primera ministra influyó para que Murdoch pudiera comprar dos grandes diarios de formidable tradición, The Times y The Sunday Times, y la única iniciativa legislativa de la época relacionada con los medios de comunicación fue una nueva ley para introducir más control en la BBC. La llegada al poder del laborista Tony Blair no cambió en nada esa situación. Jamás encontró motivo para preocuparse por el periodismo basura y toda su furia se dirigió, de nuevo, contra la BBC por poner en duda su actuación en la guerra de Irak.
Así que no es ninguna locura que los periodistas se preocupen mucho en estos días por las iniciativas parlamentarias sobre el derecho a la intimidad y recuerden que suelen terminar no evitando casos como el de las escuchas telefónicas, sino traduciendo la tendencia de los políticos y de los magnates financieros y mediáticos a protegerse de cualquier investigación seria.
Se podría decir que estas son épocas de desconfianza. Los ciudadanos se arruinan, las empresas se cierran, porque una agencia de calificación desconfía de la capacidad de un Estado para pagar sus deudas. No estará de más que los ciudadanos desconfiemos también, no entre nosotros mismos, como se nos empuja a hacer, sino de las propuestas "irrefutables", "indiscutibles", "evidentes" y "palmarias" que se nos presentan. Desconfiemos de quienes están seguros de poseer "la única solución", "la única salida", "la única manera", y de quienes, en los conservadores y en los progresistas, siempre le han tenido más miedo a la BBC que a News of the World.

(El País/Medrid)