Carta a los que quieren ver a Paco Flores pudrirse en las bartolinas

Si fuera uno de ustedes, le escribiría a Paco Flores, y la carta arrancaría así: Estimado Paco, qué bueno que estás sufriendo, en carne propia, el monstruo que creaste. Estás metido, como miles de otros detenidos que esperan su juicio, en el infrahumano sistema penitenciario que vos heredaste al país con tu política de mano dura. Es más, estás metido en la parte más yuca de este sistema: las bartolinas de la PNC. La mano dura, que vos inventaste, comenzó a llenar las cárceles con miles de pandilleros y otros, que la PNC bajo tu mando agarró en sus diarias (más bien nocturnas) redadas - pero no mandaste a construir cárceles donde cupieran. Y esto, como vos bien sabés, no fue negligencia, sino parte y corazón de la filosofía de mano dura: que se pudran los maleantes en las cárceles - por más jodidos que estén, más rápido les vamos a quebrar su voluntad y energía criminal.

Y cuando los 150 detenidos diarios ya no cupieron en las cárceles, donde por ley tendrían que estar, se llenaron las bartolinas. Pero las bartolinas de la PNC están hechas, según la ley, para la detención administrativa, las famosas 72 horas antes de ir a audiencia, no son para tener a alguien ahí durante seis meses, sin darle comida, en hacinamiento, sin atención médica… Pero permitir esta situación perversa en las bartolinas tampoco fue pura negligencia o falta de fondos: también fue parte de la filosofía de mano dura. Otra vez: que se pudran los maleantes. "Se acabó la fiesta…" - ¿Se recuerda?

Así estuviera escribiendo a Paco, con satisfacción y alegría del mal ajeno, si fuera uno de ustedes, que ahora están felices que un ex-presidente, además del bando ideológico opuesto, se pudra en las bartolinas de la DAN, no importando su estado de salud, no importando que lo más probable es que la fiscalía va a perder el caso contra él, una vez que llegue a juicio. Ustedes dirán: Si al final va a salir libre, porque no hay caso contra él, ¡con más razón que se sufra por lo menos un par de meses!
Pero yo no soy tan hijueputa como ustedes.

Para mí, NADIE, ni mi peor enemigo, debe estar pudriéndose en las bartolinas y cárceles que heredamos de Flores y que ni Saca, ni Funes, ni Sánchez Cerén han hecho nada para que correspondan al mínimo de derechos humanos. Es una vergüenza para el país cómo son nuestras cárceles y bartolinas. Ya organismos internacionales serios están señalando que esta situación no corresponde a lo que dictan nuestras leyes, ni mucho menos a lo que dictan convenios internacionales.

El caso Flores -su situación en las bartolinas, su estado de salud, su humillación como ser humano- nadie lo debería tomar desde un punto de vista de venganza. El caso Flores no da para exigir que sea sometido al mismo régimen infrahumano de los miles de salvadoreños detenidos, condenados y no condenados.

Tiene cierta ironía, pero el caso Flores debe ser punto de partida para revisar la situación en que miles de salvadoreños, la mayoría humildes y anónimos, se pudren en nuestras cárceles y bartolinas, sin protección de derechos universales como salud, educación, nutrición, rehabilitación - y en un hacinamiento de más de 300%.

Me indigna que abogados de FESPAD, que siempre se llenan la boca de derechos humanos y de denuncias contra el abuso estatal, en el caso de un adversario político como Paco Flores, exigen que, como todos se pudren, que también se pudra Paco Flores. Los querellantes de FESPAD en el caso de Flores, hace pocos meses, fueron defensores del padre Antonio, quien estuvo en la misma bartolina que hoy habita Paco Flores. Hace meses, esta bartolina era infrahumana y lesionaba la dignidad de Antonio, hoy estos defensores de derechos humanos acusan a la fiscalía de no hacer lo necesario para que Flores permanezca en estas bartolinas.

Repito: Que bueno que el caso Flores llame la atención de lo que está pasando en las bartolinas. Ojalá que hayan suficientes sensatos que conviertan esto en el inicio de la necesaria reforma del sistema penitenciario.

Paolo Lüers
(Mas!/El Diario de Hoy)

Columna transversal: ¿Y el Fomilenio para el triángulo de la muerte?

Durante años el Fomilenio II estuvo en el centro de la discusión nacional. Pero la agenda estuvo dominada por las condiciones que pusieron los Estados Unidos para nuevamente tomarnos en cuenta para estos "Fondos del Milenio". Washington exigió reformas legislativas para el lavado de dinero, y durante meses gobierno, posición, medios y empresa privada debatieron extensamente si los políticos y ex-funcionarios y sus familiares de gobierno deberían o no estar incluidos en los mecanismos de control del lavado de dinero mal habido. Al fin medio se resolvió, por presión de Estados Unidos.
Washington puso como otro requerimiento que El Salvador establezca una institución fuerte y más autónoma para regular y supervisar la creación y operación de los Asocios Públicos Privados, y comenzó otra batalla en la Asamblea y en los medios, hasta que al final el FMLN y Funes aceptaran a los Estados Unidos lo que tercamente se habían negado a aceptar a la oposición y los gremios empresariales.

En medio de esta discusión sobre los requerimientos institucionales para el Fomilenio II todos, sin excepción, nos olvidamos a discutir el contenido. Ahora me pregunto: ¿Y en base de qué debate, de qué estudio, de qué concertación nacional sobre las prioridades para nuestro país el gobierno decidió que el segundo Fomilenio iba a enfocarse en la zona costera? Los proyectos de desarrollo para la zona costera me parecen interesantes, y bien ejecutados seguramente constituirán un aporte importante al país y mejorarían la vida de mucha gente. Sin duda será así, sobre todo sabiendo cómo Estados Unidos impone reglas claras y transparencia para el manejo de los fondos. Pero pregunto: ¿Se presentó un documento bien fundamentado en análisis, estudios económicos y datos, que defina una jerarquía de prioridades, para argumentar que es en la zona costera, en turismo y logística que está la llave para destrabar la falta de crecimiento y seguridad en nuestro país? Que yo sepa, no existe tal priorización rigurosa, y mucho menos existe un acuerdo nacional sobre el tema. ¿Entonces, en base de qué análisis y qué acuerdo nacional se definió el contenido del segundo Fomilenio? No existen.

Vamos unos pasos atrás. El gobierno de Armando Calderón instaló la Comisión Nacional de Desarrollo, compuesta por personajes de reconocida capacidad de interlocución con todos los sectores del país: David Escobar Galindo, Sandra Barraza, Salvador Samayoa, Roberto Rubio, Bobby Murray y Francisco de Sola. Esta Comisión, que trabajó con autonomía pero también con pleno respaldo del gobierno, desarrolló una compleja y novedosa metodología de participación ciudadana e investigación académica para construir un Plan Nacional de Desarrollo. Es de este trabajo, que tomó en cuenta a los liderazgos políticos, empresariales y comunales en los territorios de todo el país, que se desprendieron dos megaproyectos: el Fomilenio I, enfocado en la zona norte del país, y el puerto de La Unión. Por la manera transparente y participativa cómo se habían diseñado estos proyectos, dentro del marco de una clara definición de prioridades y apuestas estratégicas para el país, ambos megaproyectos gozaron del consenso de todos los sectores del país.

Es uno de los méritos más importantes de la administración Flores que al asumir el gobierno mantuvo vigente el mandato de la Comisión Nacional de Desarrollo y siguió trabajando con las prioridades y metodologías establecidas. Esto explica que los dos megaproyectos se realizaron. Sin embargo, el gobierno Saca ya no siguió el guión elaborado y consensuado e hizo al lado la Comisión Nacional de Desarrollo y su Plan Nacional de Desarrollo. Esto explica que el puerto de La Unión, aunque se terminó su construcción física, nunca se concesionó y nunca, hasta la fecha, se puso a operar; explica también que el proyecto integral de desarrollo de La Unión, que daba sentido y proyección al puerto, se abandonó: ya no se persiguió el plan de un canal seco con Honduras, ya no se construyó el parque industrial al la par del puerto. El otro megaproyecto, el Fomilenio I con la Longitudinal del Norte, no sufrió la misma mala suerte, no por voluntad del gobierno, sino simplemente porque estaba en manos de una institución autónoma supervisada por Estados Unidos.

Y la administración Funes, al solo asumir el gobierno, le dio el tiro de gracias a la ya moribunda Comisión Nacional de Desarrollo. Una entidad tan autónoma y competente no cabía en su esquema de gobernabilidad.

Repito la pregunta, incluso de una manera bastante autocrítica: ¿A dónde estuvo ahora, cuando se diseñó el Fomilenio II y su enfoque, el debate nacional sobre el rumbo de las políticas públicas, sobre las apuestas principales del país, y sobre la definición de prioridades? El gobierno ni la Asamblea ni los partidos ni la academia ni las empresa privada ni los medios de comunicación generamos este debate. Todos dejamos que el gobierno de Funes lo definiera, sin transparencia, sin análisis, sin concertación, en negociaciones bilaterales con el gobierno de Estados Unidos. Pero el desarrollo y las apuestas estratégicas del país son demasiado importantes para dejarlos al gobierno. Cualquier gobierno, menos uno tan errático como el del FMLN.

Ya es tarde. Ya fue aprobado el Fomilenio II, y algo bueno va a traer al país. Pero para futuras decisiones vale la pena preguntarse: ¿Y si hubiéramos enfocado el segundo Fomilenio para poner en práctica otro megaproyecto diseñado por otra entidad competente desechada por Saca y Funes, el antiguo Consejo Nacional de Seguridad encabezado por Salvador Samayoa: la transformación de los barrios marginados, para romper el ciclo vicioso de marginación, violencia, represión y más violencia que se produce y reproduce en estas situaciones de gueto que viven estas comunidades suburbanas?
A lo mejor la prioridad número uno y la palanca para destrabar el problema de falta de crecimiento e inseguridad no era un megaproyecto en la zona costera, sino en el "triángulo de la muerte", en los barrios de Soyapango, San Martín, Tonacatepeque y Apopa. Según el plan bien fundamentado del difunto Consejo Nacional de Seguridad, que funcionó en el sexenio de Flores, con un fondo parecido al del Fomilenio se podía transformar, pacificar y lanzar al desarrollo buena parte de los territorios conflictivos, con escuelas de tiempo completo, mejoramiento de la infraestructura urbana, creación de oportunidades de empleo, etc.

Invito a hacer esta reflexión, porque el país sigue careciendo de capacidad de definir bien sus prioridades.
(El Diario de Hoy)

Carta a los diputados sobre matemática básica y justicia electora

Estimados amigos:
Primero les felicito: Se tragaron, algunos gordos, el voto cruzado - y en vez de armar berrinche, esta vez se pusieron a trabajar para adecuar la legislación a la sentencia de la Sala. Estamos progresando.
Me imagino que, pensándolo bien, también ustedes se dieron cuenta que la onda del voto cruzado no es tan complicada como algunos la quisieron pintar. La gente no es pendeja, y al final habrá hasta menos votos nulos, con tal que entre el Tribunal, los partidos y los medios difundamos bien cuáles son las opciones válidas de votar y cuáles son las causas de anular el voto. Básicamente, mientras nadie vote por más candidatos que corresponden a su departamento, y mientras la gente entienda que una vez que haya votado por la bandera de un partido ya no pueden votar por otros candidatos de otros partidos, no habrá problema. Porque una cosa tiene que ser clara: quien vota por bandera, vota por todos los candidatos en esta lista - y con esto agotó su voto.

El problema a resolver es el del conteo. Y del peso específico que tiene cada marca que hacemos en la papeleta. Ahí está la trampa. El FMLN quiere que el voto de los que eligen selectivamente tenga menos peso que el voto de los que agotan sus 24 opciones, en el caso de San Salvador. Pongo como ejemplo: si yo tengo derecho de marcar a 24 candidatos, pero decido que solo quiero apoyar a dos candidatos, al partido (o los dos partidos o la lista de independientes) que pertenecen estos candidatos, tiene que abonarse el mismo peso de voto como si hubiera votado por bandera.

Suena complicado, pero no es para tanto: en el departamento de La Libertad, por ejemplo, hay 10 diputados. Por tanto, se puede votar por 10 candidatos, de las listas que sean. Si voto por 5 candidatos de ARENA y por 5 del PDC, por ejemplo, a cada uno de los dos partidos se tienen que abonar la mitad o 5/10 de mi voto. Hasta ahí es lógico. Pero si voto solo por uno de ARENA y por uno del PDC, a los partidos tiene que abonarse exactamente lo mismo: la mitad de mi voto, y no un décimo de mi voto, como proponen algunos para dar preferencia al voto por bandera y castigar al voto por cara y cruzado. Y si voto por un solo candidato, a su partido hay que abonar mi voto entero. Porque en este caso, yo como votante, tomo la decisión consciente de concentrar todo el peso de mi voto en una sola persona y un solo partido.

Les voy a poner el ejemplo más real: la manera como yo voy a votar el 1 de marzo. Voy a elegir de las lista de ARENA a los 10 candidatos de este partido que quiero ver en la Asamblea. Además voy a votar por 1 candidato del PDC y por uno de los no partidarios. En vez de 24 marcas, solo haré 12. ¿Qué paso entonces con las 24 fracciones de mi voto que puedo usar para elegir?

El FMLN quiere que en este caso se abonen 10/24 de mi voto a ARENA, 1/24 al PDC y 1/24 a la lista de independientes. En esta modalidad de conteo, la mitad de mi voto se pierde. Esto es inaceptable y contradice el derecho al voto libre. Tiene que ser de otro modo: Tengo 24 opciones, pero sólo uso 12. Dividimos 24 entre 12 y son 2, que es el factor específico de mi marca. Entonces, en mi caso se abonan 20/24 a ARENA, 2/24 al PDC y 2/24 a la lista de independientes. No se pierde ninguna fracción de mi voto.

Si voto por un candidato, se abonan las 24 fracciones de mi voto a su partido. Si voto por un candidato de un partido y uno de otro partido, a cada una de las listas se abona la mitad de mi voto. No se pierde nada del peso de mi voto.

Si esto les parece demasiado complicado, les recomiendo que repitan las clases de matemática de sexto grado. El votante, lo único que tiene que saber es que puede votar como le da la gana, y que el final no se pierde ni un gramo de su voto.

Saludos, Paolo Lüers
(Mas!/El Diario de Hoy)

Posdata a la carta del señor Bukele jr.

Estimados amigos que el candidato del FMLN llama "mis hermanos que votan por ARENA":
El candidato del FMLN por la alcaldía de San Salvador, Nayib Bukele, les dedicó una carta publicitaria, llena de poesía: les dice que "ha llegado el momento que olvidemos lo poco que nos separa…". Una carta, al mismo tiempo, mesiánica: según el candidato, con él viene el "nuevo amanecer del que todos podemos ser parte", el "punto de inflexión" en la historia de nuestro país. Vaya humildad al estilo Funes.

Dirige su carta a ustedes, los votantes de ARENA, porque sabe que son ustedes los que van a definir el próximo alcalde de la capital. Es a ustedes, la mayoría sólida en esta ciudad, a quienes Bukele tiene que seducir si quiere llegar a la alcaldía capitalina. Sin ustedes no llega a ninguna parte.

Ustedes le dieron dos veces el gane a Norman Quijano, la segunda vez con una ventaja de 60 mil votos encima del candidato del FMLN. También en las dos rondas presidenciales de este año ustedes fueron la mayoría en San Salvador: en febrero con una ventaja de 13.5 mil votos, en marzo con una ventaja de 24 mil sobre el FMLN. Claro que Bukele jr. tiene que seducirlos a ustedes. La cuestión es: ¿los puede seducir con poesía y egocentrismo? ¿Están ustedes esperando a un alcalde o a un salvador?

¿Es cierto que con Bukele jr. ha llegado la hora para que "nos unamos para cambiar nuestra realidad, la de nuestra ciudad capital y la de nuestro país"?

Definitivamente no. Demasiado separa a ustedes de un hombre como Bukele jr., que se presenta como mesías pero corresponde a la estrategia del FMLN y sus perversas alianzas. Hace 6 años fue la alianza con Funes, luego la alianza con Tony Saca y su engendro Gana, y hoy es la alianza con Saca, Bukele y Salume.

La candidatura de Bukele ha despertado muchas ilusiones en el campo de la izquierda: ven en él el candidato que al fin puede trascender el voto duro del FMLN, que en San Salvador es minoritario, e incursionar en el voto de la derecha. Y como ARENA se metió en la aventura de a destiempo cambiar de candidato, se creó un peligroso vacío, donde Bukele jr. trata de confundir y seducir a los votantes de derecha y los indecisos, creando la sensación que esta contienda ya tiene ganador y que este ganador es un hombre elegido por el destino para unirnos a todos. Cualquiera que lea bien la carta del candidato del FMLN a los votantes de ARENA se dará cuenta de que le quieren tomar el pelo para caer en la misma trampa que se tragó Funes: la trampa de la arrogancia de alguien que se cree el elegido.

Pero precisamente esta faceta de la personalidad del candidato también despierta rechazo -y su aparente éxito comienza a preocupar a muchos. Todos los días escucho gente decir que hay que parar esta farsa. Pero por extrañas razones, que tienen que ver con este extraño discurso del nuevo Mesías, casi nadie lo encara en público. Han logrado establecer que no es políticamente correcto confrontar para desinflar esto globo de "nuevas ideas", este sermón de unidad que Bukele heredó de Tony Saca, y este discurso en apariencia renovador que heredó de Funes.

Pero con rechazo silencioso no van a contrarrestar esta campaña multimillonaria que quiere "recuperar" para el FMLN la capital. Los engaños hay que desenmascararlos para evitar que agarren fuerza. No se olviden: esta elección no tiene segunda ronda. Todos ustedes que luego del susto electoral de febrero se movilizaron y casi, por unos 6 mil votos, lograron detener el triunfo del FMLN, van a tener que movilizarse desde ya. Bukele dice, en su carta, que es hora de olvidarse de las diferencias, porque así piensa que puede ganar. Es hora de decir: Hay diferencias claramente marcadas y las vamos a expresar todos los días - hasta el 1 de marzo.

Saludos, Paolo Lüers
(Mas!/El Diario de Hoy)