Carta a los ‘indignados’ con la Asamblea: Cuidado con la anti política

Estimados:
Vi en Twitter un montón de gente protestando por el anuncio de la nueva Junta Directiva de la Asamblea de querer construir el edificio legislativo. Puse un tuit: Es insensato decir que no debe construirse el nuevo edificio de la Asamblea. sino un nuevo hospital. Un país debe tener capacidad de construir ambos, y mucho más.”

Me cayó encima una racha de críticas. Los que se tomaron la molestia de argumentar (otros sólo despotricaron contra los diputados, la corrupción en general y por supuesto contra este servidor por defender a ‘las ratas’) alegaron que un edificio para la Asamblea no tiene prioridad, teniendo otras necesidades más apremiantes. Por ejemplo el Hospital Rosales…

Por supuesto, el ex alcalde y ahora (autoproclamado) ‘desempleado’ Bukele se puso a la cabeza de la indignación, anunciando protestas populares si los odiosos diputados se atreven a gastar el dinero del pueblo en su nuevo edificio.



Bueno, antes de que sea tarde hay que parar esta locura del discurso anti político, anti partidos, anti parlamento, anti sistema. Por más que cuestionemos a miembros y decisiones de la Asamblea, es uno de los poderes imprescindibles del orden republicano. Si está trabajando en un edificio declarado peligroso por sus daños estructurales, necesita uno nuevo. Sobre diseño, tamaño y costo de este edificio se puede (y debe) discutir, pero no sobre la legitimidad de construirlo.

El Estado tiene que dotar sus instituciones de las instalaciones adecuadas: escuelas, delegaciones policiales, bartolinas, juzgados, hospitales, sedes fiscales, penitenciarias, ministerios, parlamento… Es demagógico confrontar cada inversión estatal, en cada uno de estos rubros necesarios, siempre al lamentable estado del hospital Rosales. Por supuesto que hay que invertir en el Rosales y los demás hospitales.

Hay que reparar y construir escuelas. Pero si hoy es moralmente inadmisible construir un parlamento mientras no haya suficientes hospitales, mañana será pecado construir penales para resolver el hacinamiento, mientras no se haya reconstruido el Rosales; que invirtamos en delegaciones policiales con suficientes bartolinas, mientras en el Rosales no haya medicina; que demos a la fiscalía el presupuesto que garantice su independencia y eficiencia, mientras… otra vez el Rosales.

La crisis de Salud no se va a resolver negándole a la Asamblea un edificio adecuado. La crisis de las escuelas no se va a resolver no construyendo cárceles y bartolinas. Y al revés: No vamos a resolver la crisis de seguridad quitándole fondos a Salud y Educación.

Toda esta demagogia no tendría caso si tuviéramos un gobierno capaz de diseñar y ejecutar con eficiencia y transparencia un presupuesto real que refleje todas las necesidades del país.

Conseguir esto es lo difícil. Lo fácil es unirse al coro de la anti política y arremeter contra todo lo que tenga que ver con la Asamblea. De repente la demagogia ya no es contra los diputados o partidos, sino va al corazón del sistema institucional, que no puede funcionar sin parlamento. Dejen esto al falso Mesías, sus apóstoles y sus rebaños.



Obliguemos al gobierno a reconstruir el Rosales y las escuelas, y a ampliar los penales – y dejemos que la Asamblea haga su edificio. Bien administrado, el pisto alcanza para hacer todo esto. Y más…

Saludos,


Posdata 1: Lo mismo se puede decir sobre la discusión sobre los asesores. La Asamblea no necesita menos asesores, sino mejores y bien aprovechados. Académicos en vez de choleros…

Posdata 2: Por supuesto hay que seguir criticando a la Asamblea cuando melgaste dinero en privilegios.

(MAS! / El Diario de Hoy)


Rompiendo con el tabú. Columna Transversal

Incluir a las pandillas en alguna forma de diálogo es un tabú. Ha sido decretado por el gobierno del FMLN y la fiscalía y sancionado por los medios. No solo excluimos de lo pensable que el Estado negocie con las pandillas, sino cualquier comunicación. Incluso se veta que la sociedad civil e incluso los medios hablen con las pandillas. Los principales cabezas de las pandillas se encuentran en total aislamiento en el penal de máxima seguridad de Zacatecoluca. Han pasado casi tres años que nadie ha hablado con ellos. Por tanto, nadie sabe qué piensan.

Sin embargo, es importante saber qué piensan. Hay que romper el tabú, antes de que se vuelva insuperable y nos inhiba a pensar.

Algunos voceros de la MS13 dieron una entrevista a El Faro y hablan de la tregua, de las negociaciones con los partidos – e incluso de la posibilidad de desarmarse y buscar la reinserción. Pero esto no influye en nada en la discusión política del país, ya que los medios y la política no reaccionan a estos planteamientos. El tabú sigue funcionando.

Esto no es sano. Por eso, acepté la invitación de un vocero de la pandilla 18 Sureños de retomar la conversación, luego de un largo período de silencio. Por razones obvias no puedo revelar pistas que revelen de su identidad. Pero puedo dar fe que es un vocero autorizado de su pandilla.

Un resumen de esta conversación está publicado en mi blog Siguiente Página. Aquí solo voy a mencionar algunos de los planteamientos que deben ser de conocimiento público. El primero: Los pandilleros reconocen que fue un error haber negociado apoyos electorales con los partidos en anteriores elecciones, sobre todo en las presidenciales del 2014. Por esto, no lo repitieron en las recién pasadas elecciones, y no lo harán en las presidenciales del 2019.

En este punto, la pandilla18 coincide plenamente con lo planteado por la MS13 en El Faro. Mi pregunta lógica fue: ¿Siguen existiendo la tregua y la coordinación entre las pandillas? La respuesta: “El acuerdo de no agresión de marzo 2012 quedó en el aire. Nunca se dijo que ya no era válido. Pero a partir del 2015/16 ya no le dimos mantenimiento, dejamos de aplicar mecanismos de cumplimiento y de solución de conflictos. No regresamos a la guerra entre pandillas, la guerra regresó a nosotros, por falta de mantenimiento de los acuerdos. Pero sobre todo, porque el Estado atacó duro, no solo a nosotros, sino a la mediación. Echaron preso a Mijango y desarticularon nuestras comisiones para el diálogo … El gobierno dio carta abierta a la policía de matar, y el conflicto se hizo más violento.”

En esta situación de profundización del conflicto, las pandillas no ven viable el diálogo –pero no lo descartan. Lo condicionan: “Si viene un nuevo gobierno que no sea del Frente y plantea la humanización del conflicto, estamos abiertos a hablar y asumir compromisos. Pero tiene que ser en base del respeto al marco legal – o sea, la PNC, Fuerza Armada y Centros Penales tienen que abandonar la represión de las familias, las ejecuciones, y la aplicación de condiciones de tortura a los presos. Y tiene que haber un acompañamiento y garantías de organismos internacionales comprometidos con la reducción de la violencia, incluyendo la estatal.”

La siguiente pregunta que le hice -y la respuesta que recibí- son clave. Las voy a reproducir textualmente:

¿Si existiera un mecanismo confiable de verificación, ustedes se someterían a una verificación de las medidas de humanización?

“Si es un organismo confiable que también supervisa y verifica el cumplimiento por parte del Estado, por supuesto que sí.” Y enseguida habla de Naciones Unidas, la Iglesia Católica, la UCA. Lo importante: “Gente independiente del gobierno.”

El concepto de humanización del conflicto parece simple: El gobierno deja de actuar fuera de la ley (ejecuciones, represión de familiares) y ellos dejan de atentar contra policías, soldados, custodios y sus familias. Indudablemente sería un primer paso para detener la profundización del conflicto. ¿Pero existe voluntad de dar el paso final: desarmar a las pandillas e insertarse a la sociedad y su sistema legal?

Recibí esta respuesta: “Tendría que haber voluntad de abrir espacio para una verdadera rehabilitación y reinserción de pandilleros, tanto privados de libertad como libres. Y una verdadera entidad supervisora de Derechos Humanos, para monitorear las acciones de la PNC, de la Fuerza Armada y Centros penales, así como para evitar juicios montados y arbitrarios. También los programas de reinserción y rehabilitación necesitan mecanismos de verificación. Nosotros no confiamos en gobiernos ni en partidos. Sin estos mecanismos de una verificación independiente no vemos posibilidad de asumir compromisos como desarmar la pandilla y reinsertar a nuestra gente.”

Hay muchas razones de ser escépticos, tanto de la voluntad real de los pandilleros, como de la viabilidad política de que un próximo gobierno pueda entrar en un proceso transparente y responsable de paz y reinserción con las pandillas. Pero, ¿podemos darnos el lujo de descartar esta opción, sin haberla explorado? ¿Somos esclavos de nuestros tabúes?
(El Diario de Hoy)

Lea también:


–La entrevista completa al vocero de la 18/Sur:
“Si un nuevo gobierno plantea la humanización del conflicto,
estamos abiertos a asumir compromisos”


–La entrevista al 3 voceros de la MS13 en El Faro:
“Fue un error haber aceptado dinero de los partidos políticos”


Carta del viajero: Ciudades inteligentes

Una amiga mía siempre dice: Tanto que viajan nuestros políticos, ¿cómo es que no traen de regreso las buenas soluciones que han aplicado en otros países?

¿Será que tenemos un complejo de inferioridad y asumimos que lo que funciona afuera no funciona en El Salvador, por falta de cultura y de capacidad?

Ando de viaje en Europa. En Alemania, pasé una semana en Osnabrück, el lugar que me vio crecer. Una de las cosas que me fascinan son los mercados ambulantes. Cada día de la semana se montan en diferentes plazas, no solo en el centro, también en los barrios residenciales. Los productores de la región traen frutas, verduras, carnes, quesos, flores, pescado, pasteles y panes. Gran variedad de productos, y todo ordenado, limpio, montado en camioncitos o debajo de toldos. No veo ninguna razón que esto sea imposible montar en El Salvador, tal vez de manera más modesta y con apoyo de las instituciones estatales: MAG, alcaldías, Ministerio de Economía.

Ahora estoy en España. En varios municipios de Valencia visité los mercados municipales, casi todos en edificios sencillos que no requieren de grandes inversiones. Son limpios ordenados y venden excelentes productos. Ambos modelos cumplen múltiples funciones: ciudades ordenadas; acceso a productos de calidad y económicos; apoyo a productores y comerciantes pequeños.

En Osnabrück, igual que en Valencia, ya no caben los vehículos. Con consecuencias serias para el medio ambiente y la libre circulación. Pero los municipios desarrollan medidas para impedir que todo el mundo entre al centro de la ciudad con su vehículo. La más complicada: ofrecer transporte público eficiente, económico y seguro. La más radical: Hacer imposible (o muy caro) el parqueo en los centros. Las dos medidas combinadas, y complementadas con la construcción de parqueos seguros y baratos en la periferia y con acceso directo al transporte público, está dando los frutos sorprendentes: menos tráfico y vehículos parqueados en la ciudad. Esto, en cambio, libera espacios para zonas peatonales y para rutas seguras para bicicletas. Un círculo vicioso sustituido por un círculo virtuoso de soluciones complementarias…

Hablando del tráfico: Es impresionante lo que están haciendo en estas ciudades con dos medidas: semáforos inteligentes y una adecuada señalización sobre las calles, que ordena el tráfico. Sin necesidad de separadores fijos como las que el MOP está poniendo en nuestras calles, solo con una señalización horizontal separan el transporte público del individual, dando fluidez a los buses sin quitársela a los carros. Y de igual manera separan los carriles para doblar a la izquierda del tráfico fluido.

Para hacer esto, hay que aprender dos lecciones: la responsabilidad sobre el tráfico urbano tiene que pasar a las alcaldías; y ellas tienen que implementar un sistema eficiente de control de tráfico y multas.

Es necesario poner énfasis en la descentralización de la administración pública. Las experiencias de la ciudades europeas demuestran que los sistemas del tráfico (pero también de agua, escuelas y guarderías) son más eficientes en manos de los municipios y sus empresas comunales, muchas de ellas asocios público-privadas.

La moraleja: No hay que restringir a los funcionarios públicos que viajen. Exijamos que viajen los técnicos idóneos, y que viajen adonde pueden estudiar cómo resolver los problemas. Si es así, estoy dispuesto a apoyar que se dupliquen los presupuestos para viajes.

 

Saludos,

(MAS! / El Diario de Hoy)



 

La 18: “Si un nuevo gobierno plantea la humanización del conflicto, estamos abiertos a asumir compromisos”

Entrevista de Paolo Luers a un vocero de la pandilla 18/Sur


Foto de Tito Herrera. La foto no representa al entrevistado.


Luego de que saliera, el 15 de abril, en El Faro una
entrevista con voceros de la MS13, un representante de la pandilla rival 18/Sureños se puso en contacto conmigo para ofrecer sus puntos de vista. De este contacto surgió la siguiente entrevista, realizada en un municipio del Gran San Salvador. El entrevistado puso como condición que no se revele su nombre, ni detalles que pueden dar pistas de su identidad. Lo único que puedo compartir es que lo conozco desde el 2012 y puedo dar fe que es un vocero autorizado.



2 mayo 2018 / Siguiente Página 

¿Ustedes comparten lo que la MS dijo al Faro, que fue un error que las pandillas hayan hechos pactos electorales, en específico con el FMLN?
Sí, fue un error haber creído en los ofrecimientos de los partidos. Fue un error hacer negociaciones secretas, sin garantías y sin testigos de honor.

¿La tregua y el proyecto de reducir la violencia han fracasado por decisión del gobierno del FMLN, o por decisión de las pandillas?
Lo que fracasó no fue la tregua entre pandillas, sino el proyecto de reducción de violencia que nosotros discutimos con los mediadores, y ellos con el gobierno. El gobierno de Funes nunca abrió los espacios necesarios para hacerlo sostenible. El gobierno de Sánchez Cerén cerró incluso los espacios de la mediación. Tampoco la comunidad internacional, llámese OEA o cooperación internacional, no presionó suficiente al gobierno, ni aportó fondos suficientes.

¿A qué espacios te refieres que hubiera tenido que abrir el gobierno?
Espacios de reinserción y de inversiones para transformar las comunidades marginadas; para crear oportunidades de trabajo para los jóvenes y nuestras familias. Todo era promesa, pero el gobierno ni siquiera cumplió a los alcaldes que formaron con nosotros pactos locales de paz.


“La guerra regresó”


¿El acuerdo básico de marzo de 2012 de no agresión entre las pandillas sigue vigente? ¿Por qué la MS dice que se reanudó la guerra entre pandillas?
El acuerdo de marzo 2012 quedó en el aire. Nunca lo cerramos, nunca se dijo que ya no era válido. Pero a partir del 2015/16 ya no le dimos mantenimiento, y dejamos de aplicar mecanismos de cumplimiento y de solución de conflictos. No regresamos a la guerra entre pandillas, la guerra regresó a nosotros, por falta de mantenimiento de los acuerdos. Pero sobre todo porque el Estado atacó duro, no solo a nosotros, sino la mediación, echaron preso a Mijango, y desarticularon las comisiones nuestras que existían para el diálogo. Estas cosas funcionaban bien durante la tregua, pero en medio de una guerra declarada por el gobierno, no funcionan. Por ejemplo, yo solo puedo hablar por la 18 Sur, nadie hoy puede hablar a nombre de todas las pandillas.
¿Entonces, todo volvió al punto antes de la tregua?
La cifra de muertos regresó a los niveles de antes de la tregua, pero ojo, principalmente por el conflicto de todas las pandillas con las fuerzas del Estado. Las medidas extraordinarias y los operativos anti pandillas aportaron mucho a esto, y la sistemática violación a los Derechos Humanos en las cárceles y en las comunidades, las ejecuciones… Ellos dieron carta abierta a la policía de matar, y el conflicto se hizo más violento.

¿La coordinación entre las tres pandillas se puede retomar?
Si hay un propósito claro, la retomaremos.


Las condiciones para un diálogo


Si el próxima gobierno tuviera voluntad de establecer un diálogo con las pandillas, por ejemplo sobre como humanizar el conflicto, con compromisos del gobierno de suspender ejecuciones extralegales y detenciones arbitrarias a familiares de ustedes, y con compromisos de las pandillas de suspender ataques a agentes del Estado y sus familiares, ¿ustedes estarían abiertos a este diálogo? ¿Y en qué condiciones?
La pandillas somos los únicos que hemos buscado la humanización del conflicto, en varios comunicados y en cartas a Naciones Unidas, cuando vino el embajador Andión. El gobierno nunca quiso hablar de esto.
Ahora, si viene un nuevo gobierno que no sea del Frente y plantea la humanización del conflicto, estamos abiertos a hablar de esto y asumir compromisos. Pero tiene que ser en base del respeto al marco legal – o sea, la PNC, Fuerza Armada y Centros Penales tienen que abandonar la represión de las familias, las ejecuciones, y la aplicación de condiciones de tortura a los presos. Y tiene que haber un acompañamiento y garantías de organismos internacionales comprometidos con la reducción de la violencia, incluyendo la estatal.

¿Si existiera un mecanismo confiable de verificación, ustedes se someterían a una verificación de las medidas de humanización?
Si es un organismo confiable que también supervisa y verifica el cumplimiento por parte del Estado, por supuesto que sí. Pero no puede ser el Consejo de Seguridad y Convivencia que puso el gobierno.

En un diálogo de este tipo, ¿a quienes aceptarían ustedes como mediadores o interlocutores?
Puede ser la ONU. Pueden participar la Cruz Roja Internacional, la Iglesia Católica a través del Nuncio, la UCA que se ha mostrado seria en su trabajo. Pueden involucrarse personalidades de nuestro país, ex embajadores de muy buena trayectoria, algunos académicos o analistas. Gente independiente del gobierno.

¿Qué piensan de la persecución penal a Raúl Mijango, interpretando la fiscalía su mediación en casos de extorsión como complicidad, e interpretando sus reclamos a las ranflas pandilleras sobre violaciones de la tregua como aval del asesinato de los culpables?
La persecución a Raúl Mijango es el intento de penalizar la labor de los mediadores, para matar no solo la tregua, sino cualquier diálogo que nos incluya. Igual han perseguido, capturado y matado a los mediadores nuestros, quienes en el marco de la tregua mediaron en muchos casos, no solo de extorsión, sino también de conflictos territoriales entre las pandillas. No lo quieren reconocer como acción buena que redujo la violencia. Dos de estos mediadores, “Piwa” y “Nalo”, se han criteriado luego de su captura, para salvar sus pellejos, y la Fiscalía los usa para acusaciones falsas, incluso contra Mijango. Esto es otro ejemplo donde el Estado, en este caso la fiscalía, actúa arbitrariamente y fuera del marco legal.


Verficacion independiente


¿Cuáles serían las condiciones que tendrían que crearse para que el Barrio 18 esté dispuesto a desarmarse?
Para que el Barrio 18 pueda entrar en un proceso serio, sea del tipo que sea, tendría que haber voluntad real de abrir espacio para una verdadera rehabilitación y reinserción de pandilleros, tanto privados de libertad como libres. Con programas educativos, vocacionales y productivos. Y una verdadera entidad supervisora de Derechos Humanos, para monitorear las acciones de la PNC, de la Fuerza Armada y Centros penales, así como para evitar juicios montados y arbitrarios. También los programas de reinserción y rehabilitación necesitan mecanismos de verificación. Nosotros no confiamos en gobiernos ni en partidos. Sin estos mecanismos de verificación independiente no vemos posibilidad de asumir compromisos como desarmar la pandilla y reinsertar a nuestra gente.


“Cobramos la factura al Frente”


En un comunicado del 2016 ustedes anunciaron que le van a cobrar la represión al FMLN en las elecciones. ¿Esto se mantiene, y lo aplicaron en estas últimas elecciones?
Por supuesto. Dijimos que nuestras comunidades ya no serian semilleros para votos del FMLN. Esta factura la cobramos, pero solo a la mitad. La otra mitad la cobraremos el otro año.

¿Cómo les cobraron? ¿Apoyaron a otros partidos?
No, simplemente dijimos a nuestra gente, sus familias y sus comunidades que el Frente es responsable de lo que sufren. Entonces, estos cientos de miles de votos hacían falta al FMLN. Revise los resultados en los municipios y barrios.

Santiago, representando la misma pandilla tuya, me dijo el año pasado textualmente: “Nosotros no estamos en guerra. Es el gobierno del FMLN que nos ha declarado la guerra. Ellos quieren llevar un conflicto de raíces sociales al terreno militar, pero nosotros como pandillas no aceptamos esta invitación.” Es todavía válida esta posición de tu pandilla?
Es válida 100%. Si no, no te estuviera hablando de diálogos y de humanizar el conflicto.

Lea también:


–La columna de Paolo Luers sobre esta entrevista:
Rompiendo con el tabú


–La entrevista al 3 voceros de la MS13 en El Faro:
“Fue un error haber aceptado dinero de los partidos políticos”

Carta a ARENA: ¿”Winner-takes-all” o pluralismo?

Sería un error ver detrás de las discusiones en ARENA sobre las jefaturas de su fracción y sobre la Junta Directiva de la Asamblea solamente pleitos e intereses personales. Sin duda los hay (y pueden ser incluso feos), pero en el fondo son decisiones eminentemente políticas. Lo que se enfrenta no son personas con sus ambiciones de poder y privilegios, sino concepciones políticas.

Hay varias diferencias políticas que se reflejan en el debate sobre las jefaturas y los directivos. La manera superficial de explicar estas diferencias sería decir que se vuelven a enfrentar los que apoyaron a Carlos Calleja y los que respaldaron a Javier Simán. Esto no explica todo. Detrás hay otra divergencia: ¿Cómo conducir el partido y su proyecto político, una vez nombrado el candidato presidencial y faltando 10 meses para las elecciones? ¿Aplicar la regla de “winner-takes-all”, y poner en todas las posiciones claves a figuras cercanas al candidato Calleja? ¿O sea, mantener el COENA y las directivas departamentales como están, y poner a Norman Quijano y Donato Vaquerano en la Junta Directiva de la Asamblea y Carlos Reyes como jefe de fracción? ¿O buscar la reunificación del partido, creando equilibrios, entendimientos e integración? En este caso habría que incorporar a personas como Margarita Escobar, Chato Vargas, Orlando Cabrera Candray y otros en el esquema del poder partidario. Y esta discusión ya no va según las líneas de división en las primarias. También en el campo de Carlos Calleja hay muchos que insisten en crear equilibrios y contrapesos para construir unidad. De hecho, para el candidato la mejor solución sería que el jefe de fracción provenga de los areneros que no votaron por él – y no un diputado tan cuestionado como Carlos Reyes.

Si por falta de consenso simplemente se impone la matemática de las correlaciones de fuerzas (dentro de la fracción y dentro del COENA), sería una clara muestra de que ARENA no está en camino a su unificación. Y esto significa que no está en camino a ganar en 2019. Porque la unificación implica pluralismo. Y pluralismo significa respeto a la diversidad de planteamientos y enfoques, no solo en el partido, sino en la sociedad civil – y dentro de la nueva mayoría social que ARENA tiene que construir para ganar la presidencia…

Una ARENA que funciona con la regla de “winner-takes-all” y margina a “los perdedores” no tendrá capacidad de construir esta mayoría y esta pluralidad
...

A la hora que tuve que entregar esta nota al Diario (lunes a las 6pm), no se tuvo noticias de la reunión de la fracción legislativa de ARENA con el COENA, en la cual el partido iba a elegir al jefe y subjefe de la fracción y a sus candidatos a para la presidencia y la Junta Directiva de la Asamblea.

Lo que sí está confirmado es que ARENA y sus aliados decidieron que la nueva Junta Directiva de la Asamblea tendrá 11 integrantes, 4 de ellos de los tricolores. Un error fatal, que va a complicar el esfuerzo de Carlos Calleja de vender una “nueva ARENA”. Y me da la impresión que igual se van a equivocar en la elección de sus jefes de fracción y sus directivos legislativos…


Ojalá que esté equivocado.