Carta a la oposición: Trump ataca a todo el país, no al gobierno

Estimados amigos:
Esta semana, Donald publicó en Twitter lo siguiente: “Nuestros grandiosos agentes de ICE y de las Patrullas de Frontera remueven miles de miembros de la MS13, pero estos asesinos regresan desde El Salvador, atravesando México como si fueran agua. El Salvador solo agarra nuestro dinero, y México nos tiene que ayudar más con este problema. ¡Necesitamos el muro!”

Algunos ilusos piensan que esto es un ataque del presidente de Estados Unidos, de derecha, a nuestro gobierno de izquierda. Falso: Es un ataque a nuestro país. No vayan a pensar que Trump quiere denunciar al gobierno del FMLN para ayudar a ARENA en la recta final de las elecciones. Le vale el FMLN. Le vale ARENA. Le vale El Salvador.

Y le valen nuestras elecciones. Lo único que le interesa es distraer del serio problema que enfrenta a raíz de la última masacre en una escuela en Florida, y de la espontánea movilización de los estudiantes en todo el país exigiendo prohibir la venta y portación de armas de guerra. Trump acaba de enfrentar en la Casa Blanca a los sobrevivientes y los padres de víctimas de la masacre de Parkland, y sus reclamos amenazan con desarmar su discurso que repite y repite que la inseguridad y violencia en Estados Unidos es resultado de la migración.

Para Trump, el tema de la violencia, que siempre lo vincula a la pandilla MS13 para vincularlo con los migrantes, no es un problema ideológico. No tiene nada que ver con izquierda o derecha. Es piedra angular de su agenda racista llamada ‘America First’.

Todo lo que dice en su tuit es mentira. Las pandillas no son el principal problema de seguridad de Estados Unidos. Estados Unidos no ha deportado miles de pandilleros de la MS13. Tampoco hay miles de pandilleros entrando vía México a Estados Unidos. No es cierto que los migrantes centroamericanos pasan por México “como si fueran agua”, sino ellos sufren sistemáticamente todo tipo de obstáculos, vejámenes y represiones en México. Y si dice que “El Salvador solo agarra nuestro dinero”, quiere presionar a nuestro gobierno a ponerse al servicio de su objetivo principal: parar la migración. Exige a los países de Centroamérica y México que se conviertan en guardianes de la frontera sur de Estados Unidos. Exige que esta tarea sea la absoluta prioridad de nuestras políticas de Seguridad, no buscar cómo resolver la violencia en nuestros barrios sin permitir que nuestra policía no se convierta en violadora de los Derechos Humanos.

Esta exigencia de Estados Unidos, con la amenaza de cortar sus programas financieros y de desarrollo, es un vil chantaje. Es un desafío al país entero, no al gobierno de turno. Igual que en el caso del TPS y del DACA, es responsabilidad compartida del gobierno, de la oposición y de toda la sociedad salvadoreña de enfrentar este chantaje, ir a Estados Unidos y hacer lobby para que Donald Trump no se salga con la suya.

Hay muchos en Estados Unidos, incluyendo en su propio partido Republicano, quienes no están de acuerdo con estas políticas de chantaje y ofensa de Trump contra los migrantes y contra sus países de origen.

Usar los exabruptos de Trump como munición en la campaña electoral sería un grave error.


Saludos,

44298-firma-paolo
(MAS! / El Diario de Hoy)

 

Carta a los precandidatos de ARENA: No al aborto

Comienzan a escucharse voces que proponen mejor abortar la contienda por la candidatura presidencial de ARENA y en vez de esto negociar una fórmula conjunta entre Carlos Calleja y Javier Simán. Y esto, cuando estamos cerca del 5 de marzo (un día después de las elecciones de diputados y alcaldes), cuando al fin puede comenzar en serio esta contienda por el futuro de ARENA.

En política no hay que descartar nada. Posiblemente tenga sentido que al final los precandidatos se pongan de acuerdo y vayan juntos a la carrera por la presidencia. Pero no antes de medirse en unas primarias. El pacto no puede sustituir la elección libre de los militantes. Y sobre todo, ningún pacto debe abortar el debate interno, que al fin va a arrancar en marzo.

Los que plantean que Calleja y Simán, en vez de medirse en primarias, deberían negociar un pacto, obviamente se asustan de la idea de que habrá un debate serio y abierto sobre la manera en que ARENA tiene que hacer política para recuperar la confianza de una mayoría de salvadoreños. Porque este debate, que ya se vislumbra, necesariamente será crítico y autocrítico, y por tanto incómodo para los que no quieren que este partido cambie y se renueve.

Hay quienes piensan que el debate hace daño al partido, que lo divide y debilita. Y hay otros que insisten que este debate, múltiples veces postergado, es la condición para que ARENA pueda construir una nueva mayoría, más allá de sus nichos conservadores.

Estas dos visiones están en juego en esta contienda, no simplemente dos personas que quieren optar por la presidencia. Y es importante que se den el debate y la libre contienda para que las bases del partido tengan capacidad y criterios de decidir, no solo por uno de los precandidatos, sino por un proyecto político; no solo para ganar elecciones, sino para instalar un gobierno capaz de sacar al país adelante. Una vez que esto se haya decidido, en unas primarias democráticas y luego de un debate de altura, habrá tiempo para pactos, alianzas y acuerdos para unificar al partido alrededor del candidato y del concepto que ganaron el apoyo mayoritario.

En estos asuntos no solo es importante el resultado, sino igualmente cómo se llegó al resultado. Este proceso, bien hecho, hace crecer un partido. Mal hecho, lo corrompe.

Los únicos que pueden tener miedo a una contienda y un debate abierto son quienes tienen algo que perder. O sea, quienes están acostumbrados a ejercer poder, influencia y control que no provienen de procesos democráticos, sino de pactos tradicionales, jerarquías fácticas y relaciones poco transparentes.

Todos los demás (militantes, activistas, dirigentes locales, alcaldes, diputados), que no sean parte de estas estructuras fácticas del poder, no tienen nada que perder – pero mucho que ganar, porque en este proceso se construyen credibilidad, legitimidad, claridad de propósitos…

Además tomen en cuenta: La contienda interna en ARENA, si es abierta y de sustancia, pone a ustedes en un terreno, donde sus adversarios no pueden competir. El FMLN ya decidió que sus primarias serán nada más la ratificación de la decisión de la cúpula, que ya escogió a su candidato Gerson Martínez. Y Nayib Bukele, el otro que va a disputar la presidencia, simplemente está construyendo un partido alrededor de su persona y sus ambiciones personales.


Así que, ustedes van bien, no hagan caso a los que quieren abortar este proceso. Saludos,

44298-firma-paolo

(MAS! / El Diario de Hoy)

 

Un ensayo de debate

Be careful what you wish for, you may get it.
Cuidado con lo que pides, puede ser que lo consigas.

Siempre he exigido debates electorales. El domingo por la noche me cumplieron mi deseo y me quedé decepcionado. Todo sonaba bien: un debate con los secretarios generales de los 5 partidos representados en la Asamblea, convocado por Canal 33, La Prensa Gráfica, Focos y la Universidad Tecnológica.

Primera frustración: Estaba programado para las 7pm, pero comenzó 15 minutos tarde. Y cuando comenzó, hubo un montón de fallas técnicas. Más bien, las hubo durante todo el programa. Un debate con relevancia nacional necesita un equipo de producción profesional, del cual Canal 33 obviamente no dispone. También necesita un equipo profesional de conductores.

Me alegré cuando vi a Karen Fernández en el set: cara nueva, presentadora de Focos, una mujer crítica y muy segura. Vaya, pensé, están rompiendo el molde. Pero lastimosamente solo la dejaron presentar a Mauricio Loucel, para que diera un discurso (demasiado largo) sobre la importancia del evento. Luego tomó control un trío de moderadores, presidido por Alberto Arene (quien en vez de preguntas suele hacer discursos), Diana Verónica Ramos, del 33, y Edward Gutiérrez, periodista de la Prensa Gráfica. Bueno, es relativo lo del control. Hablemos de esto después.

Segunda decepción: Tres de los secretarios generales no aparecieron. Los moderadores anunciaron que tanto Andrés Rovira, de GANA; Medardo González, del FMLN, y Mauricio Interiano, de ARENA, no pudieron asistir por tener “otros compromisos”. Uno se pregunta: ¿qué compromisos pueden tener un domingo por la noche, que les impidan representar a sus partidos en este debate? Al rato apareció un tuit del FMLN diciendo que “en vista que ARENA no envió a su presidente al debate, la CP del FMLN decidió participar con el compañero Roger Blandino Nerio…”. O sea, Medardo sí tenía tiempo, pero no asistió por consideraciones protocolarias.


¿Qué compromisos pueden tener un domingo por la noche
los secretarios generales de tres partidos, que les
impidan representar a sus partidos en este debate?



Entonces, aparecieron Roger Blandino Nerio (por cierto el único en uniforme de pinta y pega del FMLN) y Carolina Ramírez, vicepresidenta de Campaña de ARENA. Por GANA apareció Gallegos, pero esto parece normal, porque es quien manda en GANA. A la par de ellos, los secretarios generales Rodolfo Parker, del PDC, y Meme Rodríguez, del PCN. Es una imperdonable falta de respeto a la ciudadanía que Interiano y Medardo se hayan corrido de este debate. Mandaron figuras de la segunda fila a las cuales luego pueden desautorizar si meten la pata… Y la metieron, por cierto.

Tercera decepción: montaron el debate en una sala llena de barras partidarias, vestidas de los colores de su partido – la del FMLN, encabezada por Nidia Díaz, incluso con banderitas rojas. Una imagen vergonzosa. Esto mata cualquier debate.

La mecánica que habían diseñado los organizadores era precisamente esto: mecánica. Cuatro temas generales, con 2 minutos para cada uno de los panelistas. Luego una repregunta a cada uno, con derecho a 1 minuto para responder. Muy mecánico. Ninguna interacción entre los partidos. Esto puede medio funcionar cuando los moderadores son muy buenos, precisos y acuciosos en sus repreguntas. O sea, cuando los periodistas no les permitan a los panelistas evadir las preguntas o decir incongruencias. Lo que casi todos hicieron, y los moderadores no reaccionaron, con la excepción de un corto intercambio de Diana Verónica con Blandino Nerio. Hicieron su segunda pregunta, y aunque la respuesta quedó insuficiente, evasiva o muy torpe, así quedó y pasaron al siguiente tema. Nadie topó a nadie. Ni los periodistas, ni los otros panelistas. No hubo debate. El formato escogido tiene como resultado que las respuestas son monólogos preparados, declaraciones de cajón. Los panelistas pudieron decir impunemente cualquier cosa, sin ningún riesgo de ser expuestos.


Los panelistas pudieron decir impunemente cualquier cosa,
sin ningún riesgo de ser expuestos.


A Blandino Nerio le permitieron decir que tanto la reactivación de la economía como la recuperación de la paz social van bien bajo los gobiernos del FMLN. Gallegos pudo decir que necesitamos la pena de muerte y medidas extraordinarias para siempre y que los derechos humanos solo son para gente honesta. Carolina Ramírez (y también Nerio) pudieron decir que sus partidos son ejemplos de renovación, apertura y relieve generacional. Concertación Nacional pudo manifestar que siempre ha sido partidario de una Corte de Cuentas independiente y que no se hace cargo de los chanchullos de Conciliación Nacional. Y nadie les cobró el costo político por estos atrevimientos. Simplemente el formato y la inseguridad de los moderadores no lo permitieron.

Si un extraterrestre hubiera visto este debate, tendría que haber llegado a la conclusión de que el único partido sensato es el PDC, debido a la manera en que Rodolfo Parker sabe hablar el lenguaje políticamente correcto. A la par de él, todos los otros parecían principiantes en política y debate. Carolina Ramírez ni siquiera desmintió, cuando Diana Verónica le hizo una pregunta sobre seguridad, asumiendo que ARENA ya se comprometió a apoyar la prórroga de las medidas extraordinarias, y que incluso está dispuesto a convertirlas en ley permanente. Significa que el COENA ni siquiera ha discutido este problema. Que vean luego el Chato Vargas y Rodrigo Ávila qué hacen en la Comisión de Seguridad…


Hay que cambiar la mecánica.


Fue un primer paso, tomémoslo como ensayo general. Hay que cambiar la mecánica, apostar a un verdadero debate con interacción directa entre los participantes. Hay que conformar un grupo de moderadores profesionales, sin tentación de sermonear ni miedo a provocar. Hay que eliminar las barras partidarias. Y hay que garantizar una producción de televisión que tal vez sobrepasa las posibilidades del canal 33. Y hay que retar a los partidos a que acepten un debate real. Quien se atreve, gana.
(EDH-Observadores)

Carta a los letrados de derecho: Se busca a un valiente

Estimados abogados:
El dirigente del FMLN y de ALBA, José Luis Merino, conocido como ‘Ramiro’, es candidato de su partido para una diputación en el departamento de San Salvador. Luego de la salida de Norma Guevara y Lorena Peña, sería el jefe indiscutible de la nueva bancada del FMLN.

Pero hay un pequeño problema: Para conseguirle inmunidad ante cualquier posibilidad de acción judicial por sus vinculaciones con las FARC y el gobierno venezolano, el presidente le nombró viceministro en el Ministerio de Relaciones Exteriores. Para hacer esto, inventaron un ‘Viceministerio para la Inversión y el Financiamiento para el Desarrollo’. Aunque este cargo es ficticio, legalmente es viceministro, con todas las consecuencias legales. Y aparte del goce de inmunidad, esto implica también que no puede ser candidato a diputado.

No lo digo yo, lo dice la Constitución, en su artículo 127:
“No podrán ser candidatos a Diputados:
1. El Presidente y el Vicepresidente de la República, los Ministros y Viceministros de Estado…
Las incompatibilidades a que se refiere el ordinal primero de este artículo afectan a quienes hayan desempeñado los cargos indicados dentro de los tres meses anteriores a la elección.”
Entonces, para evadir este obstáculo, José Luis Merino pidió ‘permiso sin goce de sueldo’. Lo del sueldo lo tiene sin cuidado, no así la inmunidad. No vaya ser… Por esto no renunció.

Entonces, ¿cómo hay que interpretar el artículo arriba citado? En concreto, ¿qué significa “ no desempeñar el cargo”? ¿Es suficiente que ya no viene a su oficina (dicen que antes tampoco venía), gozando de permiso – o tendría que haber renunciado, para que todas las implicaciones legales de su nombramiento caduquen, incluyendo inmunidad y la prohibición de ser candidato a diputado?

Hemos escuchado dos interpretaciones. Una del Tribunal Electoral, que lo inscribió como candidato, dándose por satisfecho con el permiso. Y otra del presidente de la Sala de lo Constitucional, magistrado Armando Navas, quien dijo que esto podría ser inconstitucional, pero que para que la Sala lo examinara, alguien tendrá que presentar una demanda.

No soy abogado, pero siempre parto de que la ley y la justicia son asuntos de la razón común – y la razón común me dice que pedir permiso sin goce de sueldo, manteniendo su inmunidad, es una maniobra para evadir el dictado constitucional.

Para salir de esta duda, urge que algún valiente, a la brevedad posible, presente a la Sala un recurso pidiendo que ordene al TSE a suspender la candidatura de José Luis Merino.

Saludos,


44298-firma-paolo
(MAS! / El Diario de Hoy)

 

Operación Bunker. Observador Electoral

¿Por qué escribo en este espacio ‘Observador Electoral’ sobre el reciente ‘operativo Cuscatlán’ de la PNC? Porque es por primera vez (por lo menos por primera vez de forma tan evidente), que se ejecuta un mega operativo de seguridad que es diseñado con criterios de campaña electoral – y coordinado, en gran medida, no por fiscales o policías, con criterios de investigación, sino por expertos de comunicación, con criterios propagandísticos y electorales. Veamos…

Casa Presidencial y la cúpula del FMLN llegaron a la conclusión (acertada) que corren peligro de perder las elecciones de marzo 2018 y marzo 2019. Identificaron (también correctamente) que la gente está desesperada de los cosas: el mal desarrollo de la economía que no produce empleos, y la situación de inseguridad. La tercera conclusión (igual acertada) fue que poco o nada pueden hacer para cambiar la percepción negativa de la gente sobre la economía y el empleo. La conclusión final: Hay que focalizar todos los recursos necesarios para ganar puntos en el campo de seguridad. Y como saben que no pueden cambiar la realidad, deciden cambiar la percepción – que es lo único relevante en tiempos electorales.


Surge el ‘proyecto Bunker’


Puede ser que oficialmente tenga otro nombre, pero este es desconocido, porque se trata de una oficina clandestina. En las comunicaciones internas de la PNC tiene la clave ‘bunker’. Instalan en el pabellón 6 del CIFCO una oficina, donde concentran buena parte del personal de comunicaciones de la PNC, de Centros Penales y del Ministerio de Seguridad, más varios refuerzos. Todas las jefaturas de la PNC reciben instrucciones, no solo de colaborar con ‘el Bunker’, sino de seguir sus instrucciones a la hora de diseñar y ejecutar cualquier operativo de Seguridad Pública, antipandillas o incluso de tránsito. Esto es lo nuevo: Diseñar operativos policiales con criterio de su impacto mediático y electoral.

El jefe de comunicaciones de Casa Presidencial, Eugenio Chicas, recibe la orden de crear una estructura especial que se encargue de contrarrestar, con vista a las elecciones, la percepción de la ciudadanía, manifestada en todas las encuestas, que las políticas de seguridad del gobierno han fracasado. Chicas encarga esta misión a Carlos Argueta, quien tiene años de apoyar al Ministerio de Seguridad y la PNC con producciones audiovisuales. Carlos Argueta, conocido durante la guerra como ‘comandante Chiquito’, es un exdirigente del ERP, quien fue uno de los coordinadores de la exitosa labor de comunicación y propaganda del Sistema Radio Venceremos. Argueta, luego del fracaso del ERP de establecer un partido que compita contra el FMLN, se acercó a los gobiernos del FMLN para ofrecerles los servicios de su empresa de producción audiovisual – y su experticia en campañas de propaganda.

El ‘Bunker’, dirigido por Carlos Argueta, ha tomado control de todo el trabajo de comunicación de las instituciones encargadas de Seguridad. Y paulatinamente ha tomado control de la manera como la PNC define sus prioridades y diseña sus operativos, para que tengan impacto positivo en la percepción de la gente de las políticas de Seguridad del gobierno.


El ‘operativo Cuscatlán’


Luego de meses de ensayos para afianzar los mecanismos entre la oficina en CIFCO, las jefaturas policiales y los medios y periodistas (de los que colaboran siempre cuando consiguen primicias), lanzaron la primera mega-producción del ‘Bunker’: el ‘operativo Cuscatlán’, ejecutado en la noche del 14 al 15 de febrero. Si ustedes han visto los noticieros, se dieron cuenta que por donde llegaban las unidades policiales, estaban instaladas cámaras y hasta sets de Canal 10 – sobre todo donde llegaba al director de la PNC. Aterrizaba el helicóptero de Howard Cotto, y estaban las cámaras listas. Cuando Cotto personalmente arresta a uno de los presuntos cabecillas, las cámaras ya corrían. Los periodistas (no todos, solo las redes establecidas por el ‘Bunker’) tenían un insólito acceso a todo el desarrollo del operativo. Y donde no tuvieron acceso, como en el show en Zacatraz, donde sacaran al patio a los cabecillas de la MS presos para leerles las nuevas imputaciones, el ‘Bunker’ tuvo sus propias cámaras y proporcionó a los medios las grabaciones.


El timing electoral


El timing es perfecto. La invisible mano del ‘Bunker’ nos mostró, a dos semanas de las elecciones, el show de un contundente golpe contra la MS13. Pero toda la información que necesitaban la fiscalía y la PNC para ejecutar los múltiples allanamientos y capturas, proviene de testigos criteriados que tienen más de dos años de colaborar con las autoridades y de proporcionarles información. Estos pandilleros fueron arrestados en la ‘operación Jaque’, en julio del 2016. El personaje central del caso ‘Jaque’, el famoso Piwa, quien según la fiscalía coordinaba las operaciones financiaras y logísticas de la MS13, colabora con las autoridades desde entonces, si no incluso antes de ‘Jaque’. Muy poco han podido judicializar del caso ‘Jaque’ y del siguiente operativo contra la MS13 de septiembre 2017, llamado ‘Tecana’. Y probablemente muy poco podrán judicializar de esta nueva versión, llamada ‘Cuscatlán’. Pero desde el punto de vista de la propaganda eso es irrelevante. El golpe de propaganda se da hoy, poco entes de la fecha electoral, y los problemas de judicialización vendrán meses después. Para el golpe mediático no se necesita pruebas, solo imágenes impactantes. Las pone en escena “Bunker’. Que después no habrá pruebas suficientes para sostener las acusaciones y decomisos, no importa, porque la función del operativo es mediática, no judicial.


Vuelven a meter a Mijango


Meter a la fuerza a Raul Mijango, el mediador de la tregua, en este caso espectacular, acusándolo ahora de cómplice de homicidio, es otro golpe mediático. Luego nos vamos a enterar que la acusación contra Mijango no tiene nada que ver con los presuntos pandilleros arrestados en el ‘operativo Cuscatlán’, y que además esta basada, de nuevo, exclusivamente en el testimonio de un criminal criteriado. Pero entonces, las elecciones ya habrán pasado a la historia.

Lo triste es que están jugando con la seguridad, ejecutando operativos con criterios propagandísticos. Esto va a profundizar la crisis de inseguridad. Pero sobre todo, y esto indigna aun más, están jugando con la desesperanza de la gente. Especulan, ojala sin éxito, que pueden venderle a la gente un show mediático, cuando lo que esperan son soluciones verdaderas.
(EDH-Observadores)