Carta a los que se sentirán aludidos: Doblemente hipócrita no se vale

La gente perdona a sus líderes que cometan errores. Lo que nunca les perdona es cobardía.

Neto Muyshondt cometió dos errores: uno de imprudencia y otro de hipocresía. El error de imprudencia (de haberse metido en un diálogo con pandilleros siendo vicepresidente de su partido) lo está pagando caro ahora porque se lo están cobrando, no solo sus adversarios del FMLN (que es lógico), sino también sus supuestos amigos en ARENA. Sin embargo, los ataques del FMLN son tan absurdos y a la vez tan hipócritas que a la larga se hunden ellos mismos. Ellos, quienes han negociado con las pandillas todas las elecciones entre el 2004 y enero del 2014 - ¡y con éxito! -  dicen ahora que la ola descomunal de homicidios que sufre el país desde enero del 2015 es culpa de ARENA porque en febrero del 2014 Neto se reunió con pandilleros para convencerlos que desmonten el operativo de intervención a favor del FMLN implementado en la primera ronda presidencial, en enero de 2014.

El dramático auge de la violencia en 2015/16 es debido a la decisión del FMLN y su segundo gobierno de declarar la guerra sin cuartel a las pandillas.

Regresemos a Neto Muyshondt y sus pecados. El error de hipocresía lo cometió cuando, habiendo dialogado con los pandilleros en el 2014, luego regresó a un discurso bélico contra las pandillas, la tregua, y todos los esfuerzos de diálogo para reducir la violencia. Pero para sorpresa de muchos, este error lo enfrentó muy bien Neto Muyshondt, cuando publicaron la grabación de su reunión con los pandilleros, se hizo cargo, y en vez de acobardarse, corrigió su actitud hipócrita de antes. Dijo, con la frente en alto: No solo no es ningún delito hablar con pandilleros, a veces puede ser necesario. En aquel momento para garantizarle el derecho al voto libre a todas las comunidades, y otro día para buscar la reinserción de los que ahora están al margen de la sociedad y la ley…

Observando a Neto Muyshondt en esta crisis, atacado por adversarios y abandonado por correligionarios, estoy seguro que ya no va a regresar al discurso hipócrita contra cualquiera que se atreva a incluir a los pandilleros en el diálogo que necesitamos para superar el estado de guerra en que está el país.

Donde Neto Muyshondt ha pecado de hipocresía y ahora se atreve a enfrentar el problema (no solo el suyo, también el del país) con sinceridad, muchos dentro de su partido ARENA pecan de doble hipocresía. No solo sabían perfectamente (y en algunos casos se beneficiaron) de las gestiones que Muyshondt y Ruano (y yo, de paso sea dicho) hicimos para convencer a los pandilleros a no seguir interviniendo en el derecho al voto libre de sus comunidades, sino además ahora se rasgan las vestiduras condenando a sus correligionarios. Esto se llama cobardía, y la gente no se los va a perdonar.

En los momentos que yo escribo esta carta, el Tribunal de Ética de ARENA está reunido recibiendo las declaraciones tanto de los dos “pecadores”, el alcalde Salvador Ruano, y el diputado Ernesto Muyshondt, como de Norman Quijano, en aquel entonces candidato a la presidencia, y Jorge Velado, en 2014 y ahora presidente del COENA.

Ojala que los miembros de este tribunal tengan sabiduría, sinceridad y valor para no caer en la hipocresía que rodea este caso.
e2b99-firma-paolo

(Mas!/El Diario de Hoy)

Columna transversal: El alma buena de Suchitoto



Luego de los terremotos del 2001, estuve harto de ver casas derrumbadas, harto de oler el maldito polvito de adobe pulverizado. Había pasado 5 semanas de pueblo herido en pueblo herido, tomando fotos de la destrucción.

En Semana Santa, fuimos a Suchitoto. Y no lo podía creer: un pueblo entero, con orgullosas casas coloniales, con muros de adobe de pie. Gente viviendo con las puertas abiertas. Decidimos con Daniela que queríamos ser parte de este pueblo, alquilamos una preciosa casa con paredes de adobe y vista al lago, en el barrio Concepción.

Y comenzamos a conocer la gente más extraordinaria.

Por ejemplo: Frank Cummings. Primero conocimos a Carol, su esposa, que hacía deliciosas galletas para recibir en su casa el flamante comité del barrió al que nos invitaron a participar la pupusera del barrio, la peluquera del barrio, el tendero del barrio,  el panadero del barrio, la trabajadora social de la alcaldía, la gerente del Hospital Nacional...

Frank, un retirado profesor de química de la Universidad de Atlanta, que luego de pensionarse decidió construir una nueva vida en Suchitoto, no se incorporó al comité, por que este señor flaco de pocas palabras fue, él solito, todo un comité de múltiples tareas comunales: organizaba círculos de inglés y matemáticas en las escuelas de Suchitoto, dando clases, consiguiendo libros, capacitando instructores; lanzó su programa personal de becas, poniendo y consiguiendo fondos para mandar a más de 150 alumnos a estudiar a San Salvador, acompañando su carrera con programas de tutoría; llenó de vida, contenido y rumbo el trabajo con jóvenes de la parroquia Santa Lucía…

A Frank no le gustaba mucho conversar, y no era fácil hacerse amigo de él. Siempre tenía cara de enojado, mucha gente le tenía miedo. En esta pareja, la que  asumió el departamento de relaciones sociales y amistades fue Carol – y lo hizo con una gracia que rápido se ganó el cariño de todo el barrio. Frank, en cambio, se ganó el respeto. Porque siempre cumplía, nunca prometía en vano. Exigía mucho a los bichos, pero siempre cumplía su parte. Aunque era difícil hacerse amigo de él, la gente comenzó a amarlo... de cierta distancia.

Cuando de repente, en el año 2006, sin aviso ninguno, murió Carol, Frank se quedó devastado. Se puso más flaco, habló aun menos, proyectaba una desgarradora imagen de soledad. Pero siguió trabajando en sus proyectos…

La gente de Concepción decía: “Frank se está devastando, la soledad lo está matando.” Lo que nadie sabía, ni él: Estaba desarrollando una rara, incurable y fatal enfermedad de la sangre. Cuando se dio cuenta, dijo a unos amigos: “Carol murió sin tiempo para despedirse de nadie. Cuando la muerte viene tocando, yo le abriré la puerta felizmente, pero yo estaré controlando la manera como moriré.”

Y así lo hizo Frank. Fue para Atlanta, le hicieron todos los exámenes y algunos tratamientos, pero cuando se dio cuenta que no funcionaban, los suspendió y planificó, metódicamente como era, su despedida de este mundo. Fue a decir adiós a sus amigos en Suchitoto y en varias partes de Estados Unidos. Y al fin, dijo: Ya estuvo. Se fue a la casa de uno de sus hijos, reunió la familia, y se murió.

Carol y Frank ya no caminan las calles del barrio Concepción. Pero su obra sigue. Frank dejó un testamento que permitirá continuar su proyecto prioritario, el programa de becas, por varios años.

En un artículo dedicado a la vida y muerte de Frank Cummings, el periódico Atlanta Journal-Constitution escribió: “Frank Cummings ahora tiene 75 años, pero hace mucho llegó a la conclusión que su vida no era simplemente la suya, que estamos aquí no solo por nuestro propio placer. Esta idea le vino cuando en 1951 sus padres fueron a vivir y trabajar en Indonesia. Solo tenía 11 años, pero realizó que uno podía cambiar el mundo, y que de hecho estamos obligados a por lo menos intentarlo.”

Esto resuma al Frank Cummings que tuvimos la dicha de conocer en Suchitoto. Un hombre que, sin muchas palabras y teorías, día a día hizo algo para cambiar, tal vez no el mundo, pero la vida de los jóvenes en su vecindario.

Frank murió en febrero 2016 en Eugene, Oregon, rodeado de sus hijos y nietos.
(El Diario de Hoy) 

 

Carta al fiscal general: No emule al infeliz ejemplo de su antecesor

Estimado Douglas Meléndez:
Hay políticos que cada vez que sienten el clamar popular a raíz de otro repugnante crimen, salen a la calle, rodeado de Rambos armados hasta los dientes, para a gritos pedir sangre, represión, que saquen al ejército, que pasen de las palabras a la acción…

Ya sabemos que estos son poses de macho que se asumen pensando en las próximas elecciones.

Pero un fiscal general no puede caer en estas actitudes populistas. A su antecesor Luis Martínez le encantaban estas poses, las palabras fuertes, las cámaras, los chalecos antibala… Mucha bulla, pocas nueces – y al fin la ciudadanía, que antes le aplaudía, se dio cuenta que de nada nos sirve tener a la cabeza de la fiscalía a alguien que habla fuerte y produce poco. Por esto no fue reelecto…



Y por esto los ciudadanos dijimos a los partidos y diputados: Necesitamos a un fiscal general de cabeza fría. Alguien que piensa en resultados, no en fotos; alguien que no piense en su reelección, sino en la protección de los ciudadanos y del Estado de Derecho.

Y por esto fue electo usted, licenciado Meléndez. Un fiscal de oficio, no de show publicitario. Alguien que ponga orden en la fiscalía. Y todos estamos contentos ver que usted está cumpliendo..

No borre esta buena impresión que tenemos los ciudadanos de usted, por favor. No la borre cediendo a la gente que quieren escuchar palabras fuertes.

¿Por qué salió usted un día de estos a posar antes las cámaras en Mejicanos, vistiendo un ridículo chaleco diciendo F1, rodeado de guardaespaldas apuntando sus fusiles a los cuatro vientos? Alguien había atacado un microbús, hubo un muerto y dos heridos. Y en la escena del crimen hizo aparición, rodeado de cámaras, el fiscal general de la República en persona, pidiendo a gritos ‘medidas extraordinarias’ del Estado y de la Fuerza Armada, para que “la ciudadanía sienta que el Estado está imperando”…

Que casualidad: Pocos días antes, fuentes cercanos a Casa Presidencial afirmaron que no fue el presidente Salvador Sánchez Cerén sino usted, el fiscal general de la República, que en la reunión de emergencia en Casa Presidencial había pedido que se decrete “estado de excepción.”

Disculpe al atrevimiento, señor fiscal: La tarea del fiscal general es defender los derechos constitucionales de la ciudadanía – y esto implica no permitir que el gobierno los restringe, sin tener un fundamento jurídico sólido, decretando estados ‘de excepción’ o ‘de emergencia’.

Usted no es electo jefe de policía, ni ministro de Seguridad, no mucho menos vocero de Casa Presidencial. Usted es el fiscal general, y como tal el garante del Estado de Derecho. Como no es policía, ni fiscal específico, no tiene que salir a la calle disfrazado de Rambo. Deje eso en el triste pasado de Luis Martínez. Tampoco tiene que salir pidiendo estos de excepción ni operativos de la Fuerza Armada: deje esto al presidente y la Asamblea, a quienes corresponde – y dedíquese a revisar si estas medidas corresponden a la ley y la Constitución.

Usted ha mostrado independencia, valentía, y profesionalismo. Siga así, por favor, no caiga en las tentaciones del populismo.

Saludos, 

(Mas!/El Diario de Hoy) 

Carta a ARENA: El comunicado que no se atrevieron a escribir

Estimados amigos:
El Faro publicó el viernes 11 un video grabado en una reunión que en febrero del 2014 tuvo lugar en Apulo: Ernesto Muyshondt, entonces vicepresidente del COENA, y Salvador Ruano, alcalde arenero de Ilopango, se reunieron con representantes de las tres principales pandillas del país.

El 12 de marzo ARENA publicó un comunicado que no era ni chicha ni limonada – que es lo peor que uno puede hacer cuando está bajo ataque. Además salieron declaraciones de dirigentes areneros como Norman Quijano, Gerardo Suvillaga y Roberto d’Abuisson desmarcándose de Muyshondt – aunque todo el mundo sabe que Neto no fue a platicar con pandilleros por iniciativa personal, sino por encargo del partido. A mi, estas actitudes pusilánimes me dan pena ajena. Con énfasis en ajena…
Aquí les mando el comunicado como lo hubieran escrito si fueran audaces y visionarios.


– – – – – – – – – –

EL COMUNICADO DE ARENA QUE NO FUE

El 11 del presente mes, El Faro publicó un video en el que un dirigente y un alcalde de nuestro partido están reunidos con pandilleros, en enero del 2014. Ante este hecho y sus implicaciones, ARENA manifiesta lo siguiente a la ciudadanía:
  1. El video es genuino, y Ernesto Muyshondt y Salvador Ruano sí participaron en esa reunión con pandilleros.
  1. La decisión de participar en esa reunión fue del equipo de campaña del doctor Quijano, entonces candidato a la presidencia, y de la dirección del partido, ante varias consideraciones:
    a) la avasalladora ventaja que implicaba para el FMLN tener de su lado a las pandillas, dedicadas a intimidar a la población identificada con nuestro partido;
    b) las reflexiones internas sobre el daño que había causado el enfoque equivocado de la campaña del doctor Quijano, que no reflejaba el plan de gobierno elaborado por el partido, sino una versión desfasada y populista del concepto de mano dura;
    c) la convicción que este error no sólo nos dificultaba ganar las elecciones, sino además creaba tensiones y miedos que dificultarían la implementación de una política de Seguridad integral e inclusiva.
    Ante esta situación, y ante la urgencia de tiempo, se decidió hacer un intento de diálogo directo con las pandillas, para romper su pacto electoral con el FMLN, y para conocer sus reacciones ante las propuestas de ARENA en el tema Seguridad, formuladas en el plan de gobierno y retomadas en las nueva campaña para la segunda ronda electoral.
  1. Aceptamos que fue un error, pero no de haber buscado este diálogo, sino de no haberlo hecho de forma más transparente y consistente. De esta manera pierde credibilidad nuestra crítica y oposición a la forma oscura que los gobiernos del FMLN han manejado (y siguen manejando) su relación con las pandillas.
  1. ARENA está abierto a cualquier investigación fiscal o judicial respecto a estos hechos, en la convicción que no dimos pasos ni asumimos compromisos que estén en conflicto con la ley. De la misma manera pedimos que la FGR investigue todas las circunstancias de la tregua, así como las denuncias sobre ejecuciones extrajudiciales y sus posibles conexiones con autoridades estatales.
  1. ARENA se compromete ante la ciudadanía a desarrollar propuestas para una política de Seguridad integral que no excluya los métodos del diálogos, siempre cuando se realicen dentro del marco de la ley y con la transparencia posible.
– – – – – – – – – –

Vaya babosada, pasó lo que nunca me imaginaba que algún día podía a ocurrir: Salí en defensa de Neto Muyshondt, con el cual he tenido diferencias serias de forma y contenido. Pero no se ahuevó en febrero 2014 cuando los pandilleros querían hablar con algún dirigente de ARENA para ver si era cierto el viraje que Norman estaba dando a su campaña luego de la primera ronda perdida. Y no se ahueva ahora, cuando su partido no sale en su defensa.

Saludos,


e2b99-firma-paolo 
(mas!/El Diario de Hoy)