Telegramas urgentes – con asesoría de choto

Diputados: ¿Si por esto de las cuotas les resulta tan difícil elegir a 5 magistrados y 5 suplentes, cómo van hacer cuando habrá que elegir a una solo persona para dirigir la Fiscalía General de la República?

Sociedad Civil:
Coincido que la actual procuradora Sonia Cortez no tiene calificaciones para ser magistrada de la Sala. ¿Pero porqué nadie de nosotros protestó cuando fue elegida y 2 veces reelegida Procurador General? ¿Nos vale esta institución?

Asamblea:
¿Por qué nadie votó en contra cuando en el 2010 fue electa Procuradora General la señora Sonia Cortez, y cuando fue reelecta en 2013 y en 2016?

FMLN:
Si ustedes pierden las elecciones presidenciales contra ARENA, pierden el poder. Si las pierden contra Bukele, además les destruyen el partido. Bukele es adversario interno y externo a la vez. 

FMLN:
Si GANA, al aliarse con Bukele, se ha convertido en su principal adversario a vencer, ¿porqué insisten en bloquear junto a GANA la elección de magistrados idóneos?

Diputados y alcaldes de ARENA:
¿No se dan cuenta que al resistirse tanto a los cambios en la forma de hacer política que promete Carlos Calleja, están boicoteando su campaña presidencial?

Alcalde de Santa Tecla:
Con la forma torpe y autoritaria de reorganizar la recolección de la basura, estás regalando al FMLN y a Bukele un tema poderoso de campaña: ARENA = privatización que atenta contra los trabajadores y los ciudadanos.

Alcaldes del Gran San Salvador: La crisis de desechos sólidos no se resuelve firmando contratos con otra mafia, que por otros 20 años podrá explotar y extorsionar a los municipios. Se resuelve creando un proyecto público-privado de alta tecnología que termine comprando la basura a las alcaldías. Mientras tanto, solo firmen contratos de corto plazo.

Trabajadores municipales:
Exijan sus derechos con fuerza, pero tengan claro que el peligro no es que la empresa privada participe en la modernización de los servicios municipales, sino la falta de transparencia y la corrupción. Asocios público-privados transparentes pueden mejorar los servicios y sus condiciones laborales.

Equipo FOCOS TV
: Les salió muy bien la entrevista con Feliz Ulloa. Sometan al mismo test a los otros candidatos a vicepresidente: Carmen Aída Lazo, Karen Sosa y Roberto Ocampo. Sabremos distinguir entre paja y sustancia. 

Nayib Bukele:
Hágase cargo de sus decisiones. Usted es el candidato de GANA, sus fundadores, financistas y dirigentes. Aunque los vista de nuevos colores, no dejarán de ser los corruptos de siempre.

Carlos Calleja:
Ante la maña de Bukele de lanzar propuestas populistas, tu deber es presentar políticas públicas audaces, pero realistas, aún cuando no sean populares. No te puedes quedar en generalidades.

Hugo Martínez:
Si quieres recuperar a las bases y los votantes que se fueron con Bukele, tienes que atacar al mito que ha creado. La única forma de hacerlo es redefinir con claridad y autocrítica la esencia y el potencial innovador de la izquierda. Así la gente entenderá que Bukele no es de izquierda, sino pertenece donde ha elegido estar: en GANA.

Josué Alvarado:
No sé si tienes conciencia que vos y VAMOS son el arma secreta contra Bukele. Nadie como ustedes puede captar a los votantes desilusionados que no quieren caer en manos de demagogos de la anti política.


Saludos a todos,




Email a un estudiante salvadoreño en Taiwán: No se dejen tratar como semovientes

Querido P.:
Me recuerdo de las pláticas en tu última visita al país, antes de ir nuevamente a Taiwán para terminar tu carrera académica. Me impresionó tu entusiasmo por los estudios y el amor que has desarrollado por tus anfitriones. Pero cualquier día de estos recibirás una notificación de tu presidente Salvador Sánchez Cerén (o de algún funcionario de su gobierno), diciendo más o menos así:


Muy estimado P.:

Le tenemos excelentes noticias. Nuestro gobierno y el de la República Popular de China hemos acordado, luego de exhaustivos análisis, trasladarlo de Taiwán, donde está terminando sus estudios en ciencias políticas y periodismo, a una universidad en la otra China, la verdadera, la única que a partir de ahora reconocemos. Esto le dará a usted la oportunidad de completar sus conocimientos de política, institucionalidad democrática y periodismo. En China Popular, gobernando por el Partico Comunista, tienen otras concepciones muy interesantes de la democracia y del ejercicio del periodismo, que no hubiera podido entender y asimilar al terminar sus estudios en la República China de Taiwán, que es un estado con concepciones burguesas de la política y del periodismo.

Le pedimos paciencia, pero en unas semanas le vamos comunicar cómo y a qué universidad en China Popular lo vamos a trasladar. Mientras tanto, le exhortamos que no se deje influenciar de la prensa taiwanesa y sus mentiras sobre el trasfondo de nuestra decisión de romper relaciones. Tampoco debería dejarse influenciar por comentarios irresponsables, que desde El Salvador salen a las redes sociales, por ejemplo las de Paolo Luers que en twitter comentó el anuncio del presidente de la República sobre el pronto traslado de los estudiantes salvadoreños a China Popular de manera irrespetuosa: “¿Trasladado? Está hablando de estudiantes, no de semovientes. Imagínese alguien estudiando en Taiwán y viene el gobierno a ‘trasladarlo’ a otro país, además un país sin libertades.”

Esto es absolutamente falso. Sabemos que ustedes no son semovientes, sino patriotas salvadoreños que van a acatar las decisiones que su gobierno ha tomado junto al Partido Comunista Chino. También es falso que en las universidades de la República Popular de China no existe libertad académica. Mientras ustedes no se meten con opositores o otros desestabilizadores, tendrán garantizadas las mismas libertades que el partido y gobierno de China Popular garantizan a los estudiantes chinos.


Con cordiales saludos, el Gobierno de Salvador Sánchez Cerén


Ni modo, papito, o te dejas “trasladar” a la otra China, o te vas a tu casa, sin beca. Olvídate del supuesto derecho de poder libremente escoger en cuál país o universidad estudiar – y bajo qué régimen político. Esto deciden por vos los gobernantes de El Salvador y China Popular.

No sé qué es lo que el gobierno de China Popular ha prometido a nuestro gobierno, porque todo este asunto sigue siendo muy poco transparente. Claro que un país soberano tiene derecho a escoger a sus aliados, incluso sin pedir permiso a los gringos. Sin embargo, aquí nadie entiende los beneficios que esta decisión tendrá para nosotros. A ustedes, quienes estudian en Taiwán, les complica la vida. A los que estudian carreras técnicas, tal vez no les afecte tanto, ¿pero quién diablos querrá tener politólogos, juristas o periodistas formados en China Comunista?

El hecho que el acuerdo de Beijing fue negociado por el secretario general del partido FMLN Medardo González tampoco ayuda a quitarnos las dudas. Lo único que se me ocurre hacer por ustedes es pedir a las mejores universidades salvadoreñas que a los estudiantes que el gobierno quiere “trasladar” a China Popular les ofrezcan becas para terminar sus carreras aquí.


Saludos,




Carta a los medios de comunicación: Está en juego la credibilidad de nuestra profesión

Estimados colegas que dirigen los medios:
Recomiendo que lean con detención una columna titulada “Legado”, que el domingo pasado publicó el colega Cristian Villalta. Es dirigida a quienes podemos pensar que los únicos que han permitido el sistema Tony Saca de corrupción institucionalizada fueron sus cómplices directos. No es así, todos tenemos responsabilidad.

Villalta explica que el alcance de la corrupción solo pudo darse porque el sistema Saca no solo pervirtió al servicio público, sino también a varias industrias claves del país, o por lo menos buenas partes de ellas: la banca, la radiodifusión, la publicidad. Yo agregaría una cuarta: los medios de comunicación.

La muestra se llama Jorge Hernández. Y tal vez tenga otros nombres. Yo no me voy a meter en especular quiénes de nuestros colegas se hicieron cómplices dejándose sobornar y traicionar toda ética periodística. El único que ha sido confrontado con evidencia tan contundente que no le quedó otra cosa que confesar para tratar de salvarse es Jorge Hernández, un periodista y ejecutivo de mucha importancia en el mundo de los medios de comunicación. Tal vez fue el único que se hizo parte de la trama de lavado de dinero. Pero seguramente no el único que traicionó nuestra profesión recibiendo sobornos de Casa Presidencial. En algún momento saldrán ala luz sus nombres, no mediante chambres como ahora, sino con pruebas y -tal vez, ojala- confesiones.

Pero hay responsabilidades que van más allá de estas traiciones consumadas. Hay una responsabilidad de negligencia, de falta de rigor y valor, que hizo que los medios no hicimos todo en nuestro poder para descubrir y exponer a tiempo las tramas de la corrupción. Y esta complacencia se dio más durante la presidencia de Saca que durante la de Funes. Y no solo por cierta cercanía con el partido ARENA, bajo cuya bandera navegaba el sistema de abuso de poder de Saca, sino más bien porque Tony Saca, como persona, nunca nos provocó la misma repulsión que nos provocó la persona de Mauricio Funes. A pesar de divergencias políticas con su populismo y clientelismo, y a pesar de ciertas sospechas de corrupción, todos vimos a Tony, como la llamábamos con cierto cariño, como buena gente. Porque nunca lo vimos tratar con la pata a nadie, mucho menos a los periodistas. A diferencia de Mauricio Funes, Tony Saca es un tipo casi imposible de odiar.

Esta condescendencia ciertamente no ayudó a que como periodistas cumpliéramos a cabalidad nuestra tarea de escrutinio riguroso con el gobierno de Saca. Pero tampoco es el problema principal que hay que señalar autocríticamente.

El problema es que Tony Saca logró corromper los medios. Si periodistas de alta jerarquía recibieron sobornos, es un problema ético (y tal vez judicial) de ellos. Pero que algunas empresas mediáticas hayan permitido que estos pocos malos periodistas a cambio del dinero recibido por CAPRES hayan podido comprometer la línea editorial y la cobertura investigativa de sus medios, es otra cosa y requiere una análisis exhaustivo y autocrítico de nuestro gremio.

Con la información confusa que tenemos hasta ahora, no se puede acusar a nadie más que a Jorge Hernández. Pero esto no nos exima del imperativo de ejercer este análisis autocrítico. Está en juego nada menos que la credibilidad de nuestra profesión. 


Saludos,