Carta a los “sabios”

Estimados rectores universitarios:
Siempre se dice que las encuestas pre-electorales tienen dos funciones: medir la opinión pública, y al mismo tiempo influir en ella. Las encuestas generan la percepción sobre perdedores y vencedores, y así se convierten en un poderoso instrumento de las campañas proselitistas.


Luego de estas elecciones, queda comprobado que todas (!) las encuestas emitidas por sus universidades (UCA, UTEC, UFG) exclusivamente cumplieron la segunda función: generar opinión, pero lamentablemente dibujaron imágenes falsos de la opinión pública y sirvieron como armas propagandísticas del FMLN. En cuanto a su función primordial de medir la opinión de los potenciales votantes, aportaron absolutamente nada. Por lo contrario.

Incluso la últimas encuestas universitarias, publicadas en febrero, pintaban al público un panorama falso, en el cual el candidato del FMLN para la alcaldía de San Salvador llevaba una ventaja de entre 13 y 25 puntos. De hecho, a esta altura la carrera estaba bien apretada, y Bukele terminó ganando con una mínima diferencia. Tan mínima que uno se pregunta: ¿Cómo hubiera sido el resultado sin encuestas tan engañosas?

El efecto distorsionador y manipulador de las encuestas universitarias aun se duplicó por la irresponsable manera como ustedes usaron su prestigio como académicos y rectores universitarias para presentar y propagarlas. Los canales de televisión han institucionalizado sus llamadas “rondas de rectores”, donde ustedes crean la ilusión que ahí habla la sabiduría, independencia y el sentido crítico de los académicos. La triste verdad es que ahí hablan, en el mejor de los casos, ciudadanos comunes, con mediocre criterio político y con los mismos prejuicios de ninguna manera filtrados por criterios científicos. En el peor de los casos, oportunistas que sacrifican el prestigio de sus casas universitarias para quedar bien con el gobierno de turno. De sabiduría, ni la huella. 

Uno se pregunta: ¿Qué pasó en este país, donde por la Universidad de El Salvador y la UCA han desfilado intelectuales, rectores y profesores de alto reconocimiento internacional, para que hoy las “rondas de rectores” sean tertulias mediocres como cualquier otra en cafetines y en el lamentable concierto de debates y entrevistas? Ver al rector de la UES, sucesor de intelectuales de respeto como don Fabio Castillo, Félix Ulloa y María Isabel Rodríguez, tartamudear en un estudio de televisión y hacer propaganda gratis al FMLN (tal vez pensando en las próximas negociaciones del presupuesto universitario con el Ejecutivo), da pena ajena. Ver al rector actual de la UCA, o a su antecesor inmediato Chema Tojeira, ambos herederos de Ignacio Ellacuría, hablar frívolas ocurrencias, pero siempre al favor del FMLN, resulta altamente frustrante.

No sólo vendieron las encuestas universitarias como imparciales y científicamente válidos, también se dedicaron, en unísono, a desprestigiar la única encuesta que al final de día resultó válida: la de New Link y El Diario de Hoy, que diagnosticó dos veces, en enero y otra vez en febrero, que Bukele y Zamora estaban empatados. En vez de reflexionar, como corresponde a académicos serios, sobre el reto que a todos ustedes lanzaba esta encuesta de New Link, con su enfoque metodológico diferente, no les ocurrió otra coas que burlarse: ¿Cómo se les ocurre hacer una encuesta en facebook?

Obviamente no saben, porque no lo han estudiado, que esta nueva metodología del “análisis predictivo”, apoyándose en complejas fórmulas matemáticas, en muchos países ha revolucionado la forma de hacer estudios de mercado y mediciones de la opinión pública. Entiendo que va contra su naturaleza reconocerlo, pero El Diario de Hoy, luego de mucha discusión con los matemáticos, sociólogos y informáticos de New Link, tomó la audaz decisión de apostar a esta nueva metodología. ¿Saben por qué? Porque la experiencia de los últimos años con las encuestas tradicionales, como ustedes las siguen haciendo, nos llevó a la conclusión que nunca se acercan a la realidad, y que son muy vulnerables a la contaminación ideológica de sus resultados. Prueba de esto: las encuestas que ustedes tanto defienden, aunque elección tras elección producen mediciones absurdamente erróneas.

Las universidades, si quieren recuperar su credibilidad, tienen que revisar de fondo la concepción de sus encuestas.

No me tomen mal mis palabras tan francas, señores, pero alguien les tiene que decir la verdad: Están haciendo un pésimo servicio a la academia salvadoreño y al país. Saludos, Paolo
(Mas!/El Diario de Hoy)

Columna transversal: #FueraOlivo

El presidente del Tribunal Supremo Electoral, Julio Olivo, tiene que renunciar. Es inevitable, ya la ciudadanía lo exige en voz alta. No cumple el requisito de independencia establecido por la Sala de lo Constitucional, por su clara adhesión al FMLN. No cumple el requisito de competencia profesional, como evidenciado por el fiasco del escrutinio y de la transmisión de los resultados electorales. No cumple ni siquiera la ley: piensa que puede simplemente “suspender” la realización y divulgación del escrutinio preliminar que demanda el Código Electoral.


Pero no es suficiente que renuncie Olivo. Luego la Asamblea tiene la obligación de formar una Comisión Especial para investigar la inaceptable actuación del Tribunal. No solo para determinar responsabilidades y, si hay caso, destituir al resto de magistrados, sino sobre todo para tener elementos para una reforma al Código Electoral que garantice que las siguientes elecciones se realicen de mejor forma.

Respecto al colapso del escrutinio, ya está claro que la falla de origen es la negativa del TSE, sobre todo de Olivo, de volver a contratar a la empresa INDRA, que con transparencia y eficiencia ha manejado las últimas elecciones. El argumento que esta empresa española era demasiado cara y que el presupuesto asignado al TSE no permitía contratar sus servicios, es absurdo, por dos razones: Primero, como muchas veces, lo barato sale más caro. EL TSE decidió contratar, sin licitaciones y sin aplicar los mínimos filtros, a un sinfín de empresas – y cuando se dieron cuenta que esto no funcionaba, tuvieron que contratar, de emergencia, a otro montón de técnicos. Al fin esto saldrá más caro que haber enregado todo el paquete a INDRA.

La segunda razón: El TSE no tiene ninguna obligación de aceptar las limitaciones presupuestarias que quiere imponer el ministro de Hacienda. El Ejecutivo está constitucionalmente obligado a proveer los fondos necesarios para garantizar el debido desarrollo de las elecciones. Punto. Un presidente independiente del TSE no hubiera aceptado la imposición del Ejecutivo.

Por ahora, toda la crítica al TSE se concentra en el colapso del sistema informático que hizo imposible el escrutinio preliminar y que a esta altura todavía nos tiene sin datos oficiales sobre los resultados. Pero la negligencia del Tribunal comenzó mucho antes y es mucho más integral. Los magistrados y su institución TSE fallaron también en la organización y preparación de las elecciones. No realizaron a tiempo la campaña para orientar a los votantes de las nuevas modalidades de esta votación. No emitieron a tiempo los instructivos para los miembros de la Juntas Receptoras del Voto, que son los que realmente tienen que ejecutar la votación y el escrutinio en sus respectivas mesas. No capacitaron a los miembros y delegados de las Juntas Electorales Municipales. Había delegados que en vez de aclarar las dudas en las mesas, crearon más confusión. El TSE no creó las mínimas condiciones para que las JRV pudiesen con eficiencia cumplir sus funciones: En muchos locales, no hubo mesas para adecuar ordenadamente el montón de papeletas y actas a llenar. Las actas no servían: tuvieron 16 copias, y era imposible llenarlas de manera que todas las copias fueran legibles. El conjunto de estas fallas llevó a una situación caótica en el escrutinio de las mesas, o incluso en la misma votación. Muchas actas, por esta negligencia del TSE, fueron mal elaboradas, lo que complicará aun más el escrutinio final.

No es suficiente que renuncien o sean sustituidos el presidente y los magistrados del TSE. Desde ya hay que hacer cambios en el procedimiento. Hay que normar la acreditación de los vigilantes. No podemos seguir permitiendo que los partidos traigan miles de vigilantes de otros municipios. No puede ser que residentes de Soyapango voten por el alcalde de San Salvador. Los credenciales de los vigilantes deben ser emitidos, a solicitud de los partidos, por el TSE, así como se procede con los integrantes de las JRV. Es la única forma para evitar los fraudes masivos detectados, por ejemplo en la Concha Viuda de Escalón, donde se presentaron (y votaron fraudulentamente) “vigilantes” con credenciales falsos. Las JRV no tienen capacidad de comprobar la autenticidad de los credenciales emitidos por los partidos.

Las JRV hay que componerlos de otra manera, para garantizar que todos sus integrantes estén debidamente capacitados. Es indispensable tener en cada JRV un delegado neutral, capacitado por el TSE, que puede orientar la labor de la mesa y garantizar que las actas se llenen correctamente. Estos delgados deberían sacarse de listados presentados por los gremios profesionales.

Una vez se haya limpiado el caos creado por la incapacidad y negligencia del actual Tribunal, la Asamblea debe ponerse de acuerdo sobre cómo completar la reforma electoral impulsada hasta ahora por la Sala de lo Constitucional. Urge una depuración del padrón. Urge la constitución de un Instituto Electoral que organiza las elecciones, y de un Tribunal que funciona como una corte electoral. Y urge la creación de distritos electorales, donde tres o cuatro diputados representen una población determinada, comparable a los departamentos pequeños como Morazán o Cabañas. Es imposible ejercer con eficiencia el voto por cara y cruzado en planillas de 24 o 10 candidatos por partido, que para la mayoría de los votantes son desconocidos y a los cuales nunca pueden pedir rendición de cuentas.
(El Diario de Hoy)




Carta a mis colegas de la JRV 438


Estimados colegas:
Al escribir esta carta, en la tarde de este lunes post-electoral, siento una horrible goma. Peor incluso que las gomas que le producen los placeres del licor. Es una de fatiga, luego de una jornada de 27 horas de trabajo como miembro de una junta receptora de voto. Pero también es goma producida por la rabia que te produce la manera como el Tribunal Supremo Electoral pone a trabajar a estos más de 300 mil ciudadanos que en cada elección se apuntan voluntariamente para integrar las juntas o servir de vigilantes electorales.

Quería conocer esta experiencia, y por esto me apunté, esta vez no como periodista o observador, sino como miembro de la JRV 438. A pesar de la goma, estoy feliz de haber vivido esta experiencia junto con todos ustedes.

Trabajar juntos hasta el punto del colapso es una excelente forma de conocer a los seres humanos. Conocí en ustedes, los colegas y vigilantes de la JRV 438, extraordinarios ciudadanos comprometidos, cada uno con sus causa política, pero de gran calidad humana y solidaria que deja olvidar las diferencias. Por mala suerte, tuvimos que establecer la mesa entre solo cinco integrantes, lo que significaba que nadie tenía suplente y nadie podía descansar en ningún momento de la jornada. La única manera de enfrentarse a la monstruosa tarea de facilitar, en medio del caos creado por la incompetencia y negligencia del Tribunal Electoral, el voto libre a los ciudadanos y luego terminar los conteos y llenar los docenas de actas era formar un verdadero team.

Conocí a Lorena, quien con orgullo lleva el chaleco rojo del FMLN, siempre cumpliendo su misión de proteger “su voto”, pero al mismo tiempo solidaria con la inexperiencia de otros, como yo, echándonos la mano – y tratando a los votantes vestidos de tricolor con la misma amabilidad que a los que venían forrados de rojo.

Conocí a Vicente, veterano de batallas electorales de ARENA, quien junto con Lorena hizo funcionar esta mesa, con su sentido de humor, su experiencia y su concentración.

Conocí a María Isabel, la representante del FMLN en esta la JRV 438, una mujer de extraordinaria dulzura y disposición de trabajo, sin la cual yo hubiera estado perdido en el caos, y que con suavidad ayudó a ordenar el caos. Durante la jornada se me olvidó por completo qué partido representaba, por que jamás se expresaba en su actuar.

Conocí a Roberto, con su chaleco amarillo, con el cual celebramos cada uno de los pocos votos por el CD, “el tío” Douglas y Roberto Cañas, y que se convirtió, sin que yo se lo pidiera, en mi subsecretario. Conocí a Erika del PCN, que me hizo masajes para aguantar el dolor de espalda, a Verónica y Gissela que representaban al PDC y al PSD, siempre sonrientes, siempre dispuestas a ayudar a quien necesitaba que le echara una mano. Conocí a doña Flor, que GANA había inscrito como presidenta de la JRV 438, sin experiencia ninguna, sin ninguna preparación. Sin discusión alguna, entre todos, sin distinción de colores, actuamos para que nunca se sintiera incómoda o humillada. Simplemente, Lorena y Vicente asumieron sus funciones en la mesa, con el apoyo de todos los demás vigilantes y vocales de todos los partidos. Y doña Flor nos agradeció esto siempre con una sonrisa.

Entre todos nos enfrentamos al caos y al hecho que el Tribunal no procura, por nada, que este ejercito de voluntarios pueda hacer su trabajo en un ambiente adecuado. No tuvimos ni una sola mesa adecuada para ordenar los montones de papeles a llenar, revisar, y resguardar. No había ni siquiera sillas para cada uno del equipo, y los que había eran pupitres para niños que te quiebran la espalda. Ni hablar de la desorganización, a pesar del esfuerzo sobrehumano de algunos héroes como Erika Saldaña y Bea Gamero que corrian de una mesa a otra a contrarrestar el caos creado por un TSE cínicamente incompetente. Hay que decir: esta elección estaba pésimamente preparada, con un exceso de burocratismo inadecuado y ridículo.

Todo esto lo aguantamos porque decidimos olvidarnos de nuestras diferencias y comportarnos como ciuadadanos. Quiere dedicarles a todos ellos esta carta como agradecimiento. No merecen cumplir su deber ciudadano en estas condiciones infrahumanos. Ustedes merecen mi respeto y cariño.

Saludos, su amigo Paolo 
(Mas!/El Diario de Hoy)


Carta al votante

Ciudadanos:
Mañana nos toca a nosotros. Los partidos y candidatos han hablado hasta la saciedad. Ahora nos toca a nosotros hablar. Hablar con el voto. Decidir con el voto.


Siempre dicen que “el poder emana del pueblo”. Bueno, aunque normalmente es paja, mañana es cierto.

Mañana tenemos el poder de juzgar al gobierno. No lo podemos cambiar, pero mañana tenemos el poder de dar más o menos poder al gobierno. Si le restamos poder, o sea si le restamos diputados dóciles al gobierno, este tendrá que corregir sus políticas. Ya no tendrá los votos en la Asamblea para subir impuestos, endeudarnos más, poner en riesgo nuestros empleos y nuestros fondos de pensiones.

Si ustedes le más poder al gobierno, votando por más diputados de GANA y FMLN, ellos no tendrán freno para seguir con sus políticas equivocadas. Después no se quejen.

Tenemos también el poder de premiar o castigar las campañas de los partidos. Podemos hacer caso a las promesas demagógicas y las fantasías, fabricadas por expertos en mercadeo político, o podemos rechazarlas y darles oportunidad a quienes nos hablan con sinceridad y realismo.

Pero tenemos aun más opciones. Ya no estamos restringidos a solo escoger entre partidos, podemos votar por personas con nombre, cara y trayectoria. Podemos decidir retirar el apoyo a los diputados que no han cumplido, sino más bien se han aprovechado de su cargo para buscar la buena vida. Podemos decidor sólo dar el voto a las personas que realmente nos inspiran confianza. El voto por cara nos permite seleccionar. Nadie nos obliga a votar por alguien, solamente porque está en el partido de nuestra preferencia. De esta manera podemos incidir en la renovación, democratización y limpieza que necesitan todos los partidos.

Y esta vez, gracias a la Sala de lo Constitucional, tenemos un poder adicional: salirnos de los carriles de los partidos y escoger libremente entre los mejores candidatos de todos los partidos. Esto abre la puerta a la renovación de la Asamblea, durante años bloqueda por las cúpulas partidarias. El hecho que ahora la posición en la lista no le da ninguna ventaja a los dirigentes que se pusieron en las primeras posiciones, es tal vez el factor más democratizador en estas elecciones. Los partidos que insisten en llamar al voto por bandera entregan la decisión final de quienes entran a la Asamblea a sus votantes más independientes y críticos. Si el 90% de los votantes del FMLN hace caso a su partido y votan por bandera, los restantes 10% tendrán el poder de desbancar a los jerarcas. Con razón, el FMLN y GANA son tan bravos con los magistrados de la Sala. ARENA, en cambio, se ha subido al tren de las reformas electorales y permitido que sus candidatos compitan libremente por las diputaciones.

La carrera por la alcaldía de San Salvador también abre una gran oportunidad a los ciudadanos de ejercer su poder de forma decisiva. Pueden avalar esta tendencia de poner candidatos de moda que se comportan como rock. O la pueden parar en seco antes de que se haga epidemia.

Nos vemos el domingo. Paolo Lüers
(Mas!/El Diario de Hoy)

Carta a Facundo Guardado

Querido Facundo:
Esta vez, tuviste razón, como en muchas ocasiones que hemos discutido en los últimos 30 años. Menos las ocasiones donde yo tenía razón - como cuando corriste por la presidencia con un partido FMLN dividido, donde la mitad de la dirección te quería hacer la cama…

Bueno, pero esto es historia. Cuando, algún día de noviembre del año pasado, me dijiste que ibas a correr por una diputación en La Libertad, con la bandera del PDC, nuevamente te declaré loco. Te dije: Viejo, olvídate del sueño de la "tercera fuerza", nos hemos dado en la frente con esta idea, y nunca funcionó - y al final vino Tony y agarró esta bandera y la hizo pedazos… Pero vos, como sos necio, te metiste a este huevo, sin gran bulla, calladito trabajando en los cantones y barrios, como es tu forma de hacer política.

Ahora resulta que estás a punto de quitarle una diputación a GANA, a este señor Franzi Zablah - lo que sería un gran servicio a la patria, un acto de sanidad política. Así que tengo que confesar: Esta vez, tu terquedad, que a veces me ha dado ganas de golpearte, tiene sentido.

Es más, otro loco igual de necio, Orlando Mena, que también viene de las batallas por la renovación del Frente, y que también corre por diputado del PDC, está a punto de dejar en Santa Ana fuera de la Asamblea a Francisco Merino. Otro acto patriótico y de sanidad política…

Y para más joder, nuestro amigo común Josué Alvarado, quien viene de otra historia muy diferente, pero junto con vos decidió unirse al PDC para renovar la Asamblea, bien puede arrancarle a GANA otro diputado.

En otra cosa tuviste razón. Cuando yo te dije que, si ya decidiste correr por la Asamblea, por lo menos haga una campaña visible en la televisión, en redes sociales, y con vallas, si no te van a humillar, vos solo te reíste y me dijiste: A Facundo todo el mundo lo conoce, yo no necesito hacer estas payasadas, y el poco pisto que puedo gastar, lo pongo en el terreno, no en los medios.
Así que, ojalá tengas razón, hermano. Si la gente en el puerto, en Quezalte, en Lourdes, y en los pueblitos de la Cordillera del Bálsamo, votan por vos, aunque no han visto spot ni vallas ni mupis con tu cara, esto sería la prueba que la trayectoria honesta de un líder que dice frases incómodas y que nunca miente a su gente, todavía vale más que los productos publicitarios. Esto realmente sería una revelación en tiempos que parece que los Saca, Funes, Bukele, Muyshondt marcan la pauta de la política.

Ya no puedo pedir el voto, pero sí puedo desearte suerte. Me encanta la idea de tener en la próxima Asamblea a un tipo que tiene décadas de trabajar, tercamente y de verdad, por la renovación de la política. Si hay un espacio entre los dos partidos mayoritarios, a los cuales tanto cuesta renovar, lo deberían ocupar y ampliarlo son Orlando Mena, Josué Alvarado y vos. Y no los farsantes de GANA o figuras artificiales como Nayib Bukele.

Nos vemos el lunes, para celebrar o para consolarnos. Paolo Lüers
 

(Mas!/El Diario de Hoy)

Carta a los votantes de GANA

Estimados amigos:
La ley manda que a partir de mañana ya nadie puede pedir el voto por nadie. Silencio electoral lo llaman y es para darles a los ciudadanos unos días de reflexión para decidir cómo votar. En vez de volver a pedir el voto para mis candidatos preferidos, voy a usar esta carta para pedir que NO voten por Guillermo Gallegos.

Aunque me cuesta, yo puedo entender que hay muchos ciudadanos que siguen creyendo que GANA es una tercera fuerza válida para los que no confían en los dos partidos mayoritarios. Aunque ARENA está cambiando, su pasado da razones para desconfiar de este partido. En el caso del FMLN es más bien el futuro el que inspira desconfianza, porque apunta a un Estado controlador de todo.
Si ustedes quieren apostar a GANA como tercera fuerza, ¡háganlo! Pero entonces, sean consecuentes: conviértanlo en una fuerza independiente. Porque bajo la dirección de Guillermo Gallegos y Herbert Saca, GANA es una ficha de sus negocios con ALBA y el FMLN.

Si realmente creen en la promesa de GANA de una fuerza de centro, no pueden votar por Guillermo Gallegos. Si se deshacen de Gallegos, también se deshacen de Herbert Saca quien dirige el partido desde la oscuridad, sin nunca dar la cara.

Esta es la primera razón para no votar por Gallegos.

Le segunda: Gallegos es el político más irresponsable del país. Juega con la angustia de la gente por la inseguridad y la violencia. Con su discurso incendiario, echa gasolina al fuego, en vez de ayudar a controlar y apagar el fuego de la violencia. Pide la pena de muerte para pandilleros, pero nunca supo convencernos de no tener supuestos vínculos al crimen organizado.

La tercera razón de no votar por Gallegos: se aprovecha, sin ningún escrúpulo, de su cargo de diputado para pasar la buena vida, viajando y cobrando viáticos ficticios. Si GANA no erradica estas malas prácticas, nunca se convertirá en una opción política seria.

Y la cuarta razón: mientras Gallegos se mantenga en la Asamblea, seguirá condenando a GANA como satélite del FMLN. Gallegos ha respaldado al FMLN en todas las políticas que chocan con la institucionalidad democrática y con la estabilidad financiera del país.

Incluso, sin el respaldo incondicional de Gallegos, Sigfrido Reyes no hubiera podido cometer sus atropellos contra la Corte Suprema y contra la transparencia.

Si ustedes creen que GANA debería ser una fuerza que apoya las políticas buenas del FMLN, pero también se opone a sus políticas malas, tienen que sacar a Gallegos de la Asamblea y del poder en su partido.

Si no les puedo convencer que mejor no voten por GANA, sino más bien por los candidatos que en serio promueven la renovación y democratización de ARENA, entonces les pido que ejerzan su derecho al voto por cara y escojan a los candidatos de GANA que realmente creen en la filosofía de una tercera fuerza independiente.

Nos vemos el domingo 1 de marzo en cualquier local de votación. 




(Mas!/El Diario de Hoy)

Carta a Antonio Ledezma, el alcalde secuestrado de Caracas

Estimado alcalde:
Espero que estés vivo y sano. La última noticia de Caracas este viernes era que todavía estabas desaparecido, luego de que militarmente ocuparon (y destrozaron) tu despacho de Alcalde Mayor de Caracas y te llevaron a punta de fusiles y a golpes. Amigos en Venezuela me dijeron que estabas en la sede de la temible SEBIN, la policía secreta de Maduro, y que ni tu familia ni tus abogados han podido constatar tu situación de salud y jurídica.


Espero que la movilización popular en Venezuela e internacional en todo el mundo consiga pronto tu libertad. Te cuento que el alcalde de la capital de mi país, Norman Quijano, inmediatamente se ha pronunciado exigiendo tu libertad. Igual otros alcaldes del país, académicos y organizaciones ciudadanas. Los únicos que se han solidarizado con Nicolás Maduro son los dirigentes del FMLN, condenando el intento de golpe de Estado que el régimen te acusa haber preparado.

Todos sabemos que los golpes de Estado lo hacen los que tienen las armas, y que en Venezuela los únicos que tienen armas son los militares que están gobernando al país. El pecado tuyo es otro: desde la sociedad civil has exigido la renuncia de Maduro y de los militares del poder. Imperdonable.

El FMLN se solidariza con Maduro, porque mediante ALBA le está financiando sus campañas electorales y sus empresas. El resto de la sociedad salvadoreña, te lo aseguro, está con ustedes: con Leopoldo, con Mario Corina, con Capriles - y con Antonio Ledezma.

Me da risa que a ti te acusen de golpista, cuando de hecho te hicieron golpe de Estado a ti. Fuiste electo libremente Alcalde Mayor del Distrito Metropolitano de Caracas, derrotando al candidato chavista, y Hugo Chávez y Nicolás Maduro te quitaron casi todas las competencias constitucionales, interviniendo ilegalmente la alcaldía desde el gobierno central.

Yo estuve contigo en agosto del 2009 cundo tú, recién electo alcalde por primera vez, trataste de entregar al Ministerio del Interior tu plan de seguridad pública para la ciudad de Caracas, que a esta altura ya estaba entre las tres ciudades más violentas del mundo – y los únicos funcionarios que te recibieron fueron policías antimotines para cerrarte el paso. En mi reportaje escribí: “Una operación guerrillera: O no te dejan entrar, y te robas cámaras; o entras, y en la salida das declaraciones. Siempre sales ganando. Una acción mediática, pero de serio contenido político: la inseguridad en Caracas…”

Y cuando te pregunté cómo pensabas trabajar, en esta condiciones adversas, como alcalde, tu respuesta fue: “Seguir trabajando con la gente, con las alcaldías que componen el distrito metropolitano, con el gobernador de Miranda. Y seguir exigiendo al gobierno que respete la descentralización y la división de poderes…”

Obviamente nunca respetaron ni la descentralización ni la división de poderes. Hasta llegar al colmo, hace dos días, de secuestrarte de tu despacho a punta de fusiles…  

Me recuerdo de lo que me dijiste cuando por primera vez nos conocimos. Los famosos “colectivos armados” de Chávez habían tirado unas bombas al edificio de Globovisión, que en aquel entonces todavía era un canal independiente y crítico, para intimidar a este medio opositor. Cosa que en el 2009 no lograron, pero con otros ataques violentos y jurídicos lograrían, 4 años después su objetivo: los dueños del canal se cansaron y lo vendieron a un amigo de Chávez y Maduro. Un medio independiente menos.

Aquel día en agosto del 2009 de las bombas en Globovisión, yo llegué de reportero y tú de alcalde. Todo el personal estaba evacuado en el parqueo. Tú agarraste un megáfono y dijiste una frase que se me quedó grabada: “Hagan lo que hagan: bombas, capturas, balazos - las voces críticas nunca se van a apagar. Ni la suya, ni la mía.”

Cumpliste. Por 6 años difíciles, cumpliste. Y aunque estés preso, igual que Leopoldo López, que ya lleva un año encarcelado, las voces críticas, en vez de apagarse, se multiplican.

Animo, alcalde, la razón está de tu lado. Paolo Lüers
(Mas/El Diario de Hoy)

Columna transversal: Una excelente iniciativa

En medio de la multitud de mensajes de esta campaña electoral, pasó casi inadvertida una de las pocas que no ha sido demagógica: el llamado de Roberto Cañas a sus contrincantes en la carrera por la alcaldía capitalina de sentarse y construir un "Pacto por San Salvador". Duele decirlo: nadie le hizo mayor caso, precisamente porque no era altisonante, no era demagógica, sino muy racional. Las propuestas racionales, en tiempo de campaña, tienden a tener poca resonancia.

Roberto Cañas hizo una reflexión muy simple: Esta vez se está eligiendo, por primera vez, un concejo plural. Los que ahora estamos enfrentados, en los próximos tres años vamos a tener que gobernar la ciudad juntos. Ya no estamos eligiendo caciques sino a un alcalde que sepa presidir y hacer funcionar productivamente un concejo incluyente que refleje la voluntad de todos.

"Ninguna fuerza por si sola puede imponer su propia visión ni un programa único, y las transformaciones que la capital necesita no pueden salir adelante sin llegar a consensos básicos. Es una necesidad imperiosa lograr acuerdos que coloquen el interés general por encima del interés de cualquier partido político, que permitan sacar adelante San Salvador", escribió Roberto Cañas en su propuesta a los otros cinco candidatos.

Claro, con frases así no se ganan elecciones, y Roberto Cañas seguramente lo sabe. No está en esta carrera para ganar sino para introducir en esta campaña la racionalidad de una izquierda no populista, sino profundamente democrática. Por esto hizo la propuesta del "Pacto por San Salvador", y precisamente por esto el otro candidato que finge representar la izquierda ni siquiera le contestó.
Hay un patrón en esto: Bukele, que es un candidato sin ninguna trayectoria de vida o trabajo que lo certifique ser de izquierda, sino más bien representa la continuidad del pacto que en 2009 el grupo empresarial dirigido por Tony Saca hizo con el FMLN para crear un nuevo grupo económico y político hegemónico, puede sentarse a discutir con cualquiera, menos con el único candidato de izquierda en esta disputa. Por esto ha evadido cualquier formato de foro o debate donde tendría que enfrentarse a las posiciones de izquierda democrática y racional que representa Cañas.

Los candidatos de la derecha no tienen este problema, y como era de esperar, han reaccionado positivamente a la iniciativa de Roberto Cañas. Deberían hacerla realmente suya y promoverla, y sí en última instancia firmar el Pacto, aunque Nayib Bukele y el FMLN se nieguen a participar. De todos modos, Nayib Bukele no ha apostado al concepto del concejo plural, ni siquiera se incluyó en la lista de concejales. Bukele y el FMLN, nuevamente se evidencia, apuestan únicamente a un gobierno municipal dominado por ellos y no ven ninguna necesidad de concertación. El discurso de la superación de la polarización, que Bukele heredó de Tony Saca y UNIDAD, es sólo esto: discurso. Igual que en la caso de Saca, para Bukele unidad significa que sectores de la derecha y del empresariado se incorporen a su proyecto político y empresarial y no la construcción de acuerdos entre todos. Como dijo Tony Saca: Yo soy Unidad.

Regresemos a la apuesta que Roberto Cañas hace a la racionalidad y al pluralismo: Viendo los diferentes planes de gobierno de los seis candidatos, pareciera fácil construir esta visión común. Tanto en el diagnóstico como en las soluciones que ofrecen los candidatos, hay mucho más coincidencias que contradicciones. Si cada uno (y sus respectivos partidos) tomara en serio sus propios planes, y no como instrumentos de campaña para engañar a la ciudadanía, debería consensuar un "Pacto por San Salvador", hacerlo público, y hacerlo suyo en el futuro concejo plural de la capital, gane quien gane el cargo de alcalde. Con su iniciativa audaz y racional, Roberto Cañas ha mostrado que su candidatura como representante de izquierda no es una locura quijotesca sino un gran aporte a la democracia.

(El Diario de Hoy)