Operación Bunker. Observador Electoral

¿Por qué escribo en este espacio ‘Observador Electoral’ sobre el reciente ‘operativo Cuscatlán’ de la PNC? Porque es por primera vez (por lo menos por primera vez de forma tan evidente), que se ejecuta un mega operativo de seguridad que es diseñado con criterios de campaña electoral – y coordinado, en gran medida, no por fiscales o policías, con criterios de investigación, sino por expertos de comunicación, con criterios propagandísticos y electorales. Veamos…

Casa Presidencial y la cúpula del FMLN llegaron a la conclusión (acertada) que corren peligro de perder las elecciones de marzo 2018 y marzo 2019. Identificaron (también correctamente) que la gente está desesperada de los cosas: el mal desarrollo de la economía que no produce empleos, y la situación de inseguridad. La tercera conclusión (igual acertada) fue que poco o nada pueden hacer para cambiar la percepción negativa de la gente sobre la economía y el empleo. La conclusión final: Hay que focalizar todos los recursos necesarios para ganar puntos en el campo de seguridad. Y como saben que no pueden cambiar la realidad, deciden cambiar la percepción – que es lo único relevante en tiempos electorales.


Surge el ‘proyecto Bunker’


Puede ser que oficialmente tenga otro nombre, pero este es desconocido, porque se trata de una oficina clandestina. En las comunicaciones internas de la PNC tiene la clave ‘bunker’. Instalan en el pabellón 6 del CIFCO una oficina, donde concentran buena parte del personal de comunicaciones de la PNC, de Centros Penales y del Ministerio de Seguridad, más varios refuerzos. Todas las jefaturas de la PNC reciben instrucciones, no solo de colaborar con ‘el Bunker’, sino de seguir sus instrucciones a la hora de diseñar y ejecutar cualquier operativo de Seguridad Pública, antipandillas o incluso de tránsito. Esto es lo nuevo: Diseñar operativos policiales con criterio de su impacto mediático y electoral.

El jefe de comunicaciones de Casa Presidencial, Eugenio Chicas, recibe la orden de crear una estructura especial que se encargue de contrarrestar, con vista a las elecciones, la percepción de la ciudadanía, manifestada en todas las encuestas, que las políticas de seguridad del gobierno han fracasado. Chicas encarga esta misión a Carlos Argueta, quien tiene años de apoyar al Ministerio de Seguridad y la PNC con producciones audiovisuales. Carlos Argueta, conocido durante la guerra como ‘comandante Chiquito’, es un exdirigente del ERP, quien fue uno de los coordinadores de la exitosa labor de comunicación y propaganda del Sistema Radio Venceremos. Argueta, luego del fracaso del ERP de establecer un partido que compita contra el FMLN, se acercó a los gobiernos del FMLN para ofrecerles los servicios de su empresa de producción audiovisual – y su experticia en campañas de propaganda.

El ‘Bunker’, dirigido por Carlos Argueta, ha tomado control de todo el trabajo de comunicación de las instituciones encargadas de Seguridad. Y paulatinamente ha tomado control de la manera como la PNC define sus prioridades y diseña sus operativos, para que tengan impacto positivo en la percepción de la gente de las políticas de Seguridad del gobierno.


El ‘operativo Cuscatlán’


Luego de meses de ensayos para afianzar los mecanismos entre la oficina en CIFCO, las jefaturas policiales y los medios y periodistas (de los que colaboran siempre cuando consiguen primicias), lanzaron la primera mega-producción del ‘Bunker’: el ‘operativo Cuscatlán’, ejecutado en la noche del 14 al 15 de febrero. Si ustedes han visto los noticieros, se dieron cuenta que por donde llegaban las unidades policiales, estaban instaladas cámaras y hasta sets de Canal 10 – sobre todo donde llegaba al director de la PNC. Aterrizaba el helicóptero de Howard Cotto, y estaban las cámaras listas. Cuando Cotto personalmente arresta a uno de los presuntos cabecillas, las cámaras ya corrían. Los periodistas (no todos, solo las redes establecidas por el ‘Bunker’) tenían un insólito acceso a todo el desarrollo del operativo. Y donde no tuvieron acceso, como en el show en Zacatraz, donde sacaran al patio a los cabecillas de la MS presos para leerles las nuevas imputaciones, el ‘Bunker’ tuvo sus propias cámaras y proporcionó a los medios las grabaciones.


El timing electoral


El timing es perfecto. La invisible mano del ‘Bunker’ nos mostró, a dos semanas de las elecciones, el show de un contundente golpe contra la MS13. Pero toda la información que necesitaban la fiscalía y la PNC para ejecutar los múltiples allanamientos y capturas, proviene de testigos criteriados que tienen más de dos años de colaborar con las autoridades y de proporcionarles información. Estos pandilleros fueron arrestados en la ‘operación Jaque’, en julio del 2016. El personaje central del caso ‘Jaque’, el famoso Piwa, quien según la fiscalía coordinaba las operaciones financiaras y logísticas de la MS13, colabora con las autoridades desde entonces, si no incluso antes de ‘Jaque’. Muy poco han podido judicializar del caso ‘Jaque’ y del siguiente operativo contra la MS13 de septiembre 2017, llamado ‘Tecana’. Y probablemente muy poco podrán judicializar de esta nueva versión, llamada ‘Cuscatlán’. Pero desde el punto de vista de la propaganda eso es irrelevante. El golpe de propaganda se da hoy, poco entes de la fecha electoral, y los problemas de judicialización vendrán meses después. Para el golpe mediático no se necesita pruebas, solo imágenes impactantes. Las pone en escena “Bunker’. Que después no habrá pruebas suficientes para sostener las acusaciones y decomisos, no importa, porque la función del operativo es mediática, no judicial.


Vuelven a meter a Mijango


Meter a la fuerza a Raul Mijango, el mediador de la tregua, en este caso espectacular, acusándolo ahora de cómplice de homicidio, es otro golpe mediático. Luego nos vamos a enterar que la acusación contra Mijango no tiene nada que ver con los presuntos pandilleros arrestados en el ‘operativo Cuscatlán’, y que además esta basada, de nuevo, exclusivamente en el testimonio de un criminal criteriado. Pero entonces, las elecciones ya habrán pasado a la historia.

Lo triste es que están jugando con la seguridad, ejecutando operativos con criterios propagandísticos. Esto va a profundizar la crisis de inseguridad. Pero sobre todo, y esto indigna aun más, están jugando con la desesperanza de la gente. Especulan, ojala sin éxito, que pueden venderle a la gente un show mediático, cuando lo que esperan son soluciones verdaderas.
(EDH-Observadores)


Carta a Raúl Mijango: Hazle huevo

Querido amigo:
Hoy me dijo tu compañera: “Solo falta que le acusen de la toma de la bastilla y del cambio climático…”

La verdad es que siguen con lo mismo: acusarte de mediador. Te atreviste a servir de intermediario, que ofrece sus buenos oficios en un conflicto, que los poderes han decidido resolver a pura fuerza.

La primera acusación, en el ‘caso tregua’, fue la más directa, y si se quiere, la más honesta: Acusaron la tregua como tal, y la política oficial del gobierno de facilitarla, permitiendo que vos y otros asumieran este papel de mediadores. Esta acusación fracasó, el juez determinó que la fiscalía trató de penalizar una política pública, y que los 19 acusados actuaron en el marco institucional de esta política. Por eso, desechó el caso.

Pocos días después, la fiscalía te acusó de nuevo, pero esta vez bajo el disfraz del delito de extorsión – y como no es excarcelable, desde entonces estás en detención provisional en Mariona. Pero viendo de cerca la acusación, el fondo es el mismo: nuevamente, tu rol de mediador. Una empresa, que por años fue sujeto de múltiples extorsiones de las diferentes pandillas y sus clicas, te pidió que mediaras entre ella y las diferentes pandillas para llegar a un acuerdo que garantizara la vida e integridad de sus vendedores y motoristas. Para la fiscalía, con esta intermediación te convertiste en extorsionista.

Nuevamente estará en el centro del juicio tu rol de mediador.

Como este caso también está en riesgo de no prosperar ante la justicia, la fiscalía hace una doble maniobra: retrasa la audiencia en el caso de la extorsión, y te acumula otro delito más grave, complicidad en un caso de homicidio. Obviamente, esto aumenta la presión sobre el juez que tiene que decidir si pasa el caso de extorsión a juicio o lo desecha. De repente se entiende porqué la fiscalía había pedido suspender la audiencia programada para el 7 de febrero.

El fiscal da a conocer esta nueva imputación contra vos en el marco del ‘operativo Cuscatlán’, con sus decenas de arrestos, allanamientos e incautaciones de bienes, presuntamente frutos de financiamientos de la MS13. Pero el caso de homicidio, en el cual te quiere involucrar, no tiene nada que ver con los negocios allanados en el operativo ‘Cuscatlán’. Claro, al vincular estos dos casos, se aumentó el impacto mediático de ambos. Lo único que tienen en común ambos casos es el papel de testigos criteriados, muy en particular del famoso ‘Piwa’, que tiene dos años de colaborar con las autoridades.

¿Y cuál es el fondo del nuevo caso? Otra vez tu papel de mediador. Dice la fiscalía que vos reclamaste a los dirigentes de la MS que algunos de sus cabecillas locales no estaban cumpliendo con los compromisos de la tregua. Claro, esta era la función de los mediadores. Dice el fiscal que a raíz de tu reclamo la MS13 decidió asesinar a uno de sus cabecillas por insubordinación – y que esto te hace autor intelectual de homicidio. Pero yo soy testigo que siempre cuando se hizo este tipo de reclamos a los dirigentes pandilleros, vos fuiste enfático que resolvieran estos problemas internos, pero sin uso de violencia. Este era el rol de la mediación. Y si alguien lo cumplió a cabalidad, retando a los pandilleros, fuiste vos.

Te siguen acusando, ya por tercera vez, de los mismo: haber actuado de mediador.
Esta verdad se va a imponer, y mientras tanto, hazle huevos. No estás solo.
Saludos, tu amigo

44298-firma-paolo
(MAS! / El Diario de Hoy}

 

Carta a la alcaldesa de Antiguo Cuscatlán: No se corra

Estimada doña Mila:
Hace un mes publiqué una Carta a los candidatos de todo tipo y color: Quien se corre pierde, exhortándolos a no evadir el debate con sus contrincantes. Hemos visto algunos debates, y varios de ellos habrán ayudado a los ciudadanos a definir su voto. Otros se han negado a debatir.

Ahora me dirijo directamente a usted, doña Milagro Navas, alcaldesa de Antiguo Cuscatlán. Repetidamente le han propuesto debatir con Luis Rodríguez, el candidato del CD-FMLN que la está retando. Lo propusieron canales de televisión y varios foros ciudadanos. Hasta ahora, su respuesta ha sido un categórico no.

Esta actitud la hace verse muy mal, señora. Si usted, con la experiencia de 30 años de alcaldesa, no se atreve a enfrentarse en una debate a un joven que la desafía, los ciudadanos de su ciudad comienzan a dudar si tiene sentido elegirla nuevamente. ¿O será no el temor al debate que la mueve a negarse a aceptarlo, sino el menosprecio a un ‘don Nadie’? Si es así, sería una expresión de arrogancia que tampoco cae bien a los ciudadanos que quieren ver debates precisamente para medir las capacidades y las actitudes de los candidatos.

Una universidad de gran prestigio ha propuesto ser anfitriona de debates entre usted y Luis Rodríguez, así como también entre Jackeline Rivera y Neto Muyshondt, quienes corren por la alcaldía de San Salvador. Tanto la candidata del FMLN como usted, candidata de ARENA, han mostrado desinterés. Quiere decir, que no es un problema ideológico, sino un problema personal de las dos candidatos que no quieren exponerse a un debate ante un público probablemente crítico y exigente. Tal vez habrá que plantear a la universidad que hagan un solo debate, con los dos candidatos que sí estaban dispuestos. Sería interesante escuchar a Neto Muyshondt y Luis Rodríguez debatir sobre su visión del urbanismo y del desarrollo del Gran Salvador. Obviamente, las dos candidatos ausentes perderían credibilidad. A esta altura del juego democrático, esto debe ser el costo que los candidatos paguen al correrse de los debates.

Todavía hay tiempo para que usted cambie de opinión. Todavía hay tiempo para armar el debate que hace falta sobre el futuro de Antiguo Cuscatlán. Su contrincante dice que está listo, los medios están listos, la universidad está lista. Solo falta un sí de usted.

Saludos,

44298-firma-paolo
(MAS! / El Diario de Hoy)

 

¡Son empleos, estúpidos! Observador Electoral

El proyecto editorial ‘Observadores Políticos’ nació en 2008, como ‘Observadores Electorales’, como una intervención proactiva de un grupo de analistas en el debate electoral. Es tiempo de reactivarlo. Voy a dedicar, hasta marzo del 2019, por lo menos una columna semanal al escenario electoral.


Partiendo de cuáles son los problemas principales que enfrenta el país, la campaña electoral debería estar enfocada en discutir soluciones en tres temas: empleo, educación y seguridad pública. Pero extrañamente los tres temas son casi ausentes en la campaña electoral 2018.

Si quisiéramos decidir nuestro voto por las propuestas que nos presentan los candidatos en estos tres temas claves, tendríamos serios problemas. Todos hablan de temas secundarios: corrupción, transparencia, privilegios de diputados, ley de agua, precios de ANDA, ciudad mujer, plebiscitos, video vigilancia… No digo que no sean importantes estos temas, pero mientras no hay soluciones para crear empleo, mejorar y reorientar la educación a tecnologías del futuro, y atacar las raíces de la violencia, son irrelevantes.

Bill Clinton le ganó la elección a George W. Bush con una frase: “It’s the economy, stupid!” (“¡Es la economía, estúpidos!”). Mientras tanto, Bush hablaba de política exterior, seguridad nacional y valores…

Hoy y aquí es un poco más complejo, pero básicamente se resume en lo mismo: “¡Se trata de empleo, estúpidos! Sin buena educación no tendremos buenos empleos. Y sin educación y empleos nunca resolveremos la crisis de seguridad.”

Este debate es ausente en la actual campaña por diputaciones y alcaldías. Ni modo, aguantemos una campaña aburrida y superficial, en la cual ni los partidos ni los candidatos hablan con claridad. Aguantemos tres semanas más de vallas, mupis, y spots estúpidos, hechos para analfabetas políticos.

Pero el 5 de marzo, al solo terminar las votaciones para diputados y alcaldes, comienza la campaña presidencial. Inmediatamente ARENA entrará sus primarias para definir su candidato presidencial, que se van a definir el 22 de abril. El FMLN, aunque no quiere hacer una verdadera primaria donde compitan varios candidatos, ya anunció que hará la votación interna, obligatoria por ley, en el mismo período. Nayib Bukele lo hará al revés: Está organizando un partido y una coalición alrededor de su candidatura.

Ojala que ARENA tenga la disposición y la capacidad de poner en el centro de su contienda interna entre Javier Simán, Carlos Calleja y Gustavo López los temas que realmente cuentan: empleo, educación y seguridad.

Si ARENA aprovecha su contienda interna para poner estos temas en la agenda nacional, con propuestas que parten de la interrelación entre estos tres problemas, ya tendría una marcada ventaja sobre sus contrincantes. Ni Gerson Martínez y su partido FMLN, ni Nayib Bukele, con la coalición que logre construir, pueden competir en este terreno. Gerson, por razones obvias: el fracaso de los dos gobiernos del FMLN en estas tres materias. Bukele, con su movimiento populista, simplemente por falta de sustancia y gobernabilidad. Ellos tratarán de llevar el debate a otros escenarios.

Todo depende cómo los precandidatos de ARENA, principalmente Calleja y Simán, van a dirigir sus campañas, y qué marco su partido va a dar a esta contienda. Si siguen la dinámica y retórica de la actual campaña por diputaciones, discutiendo cualquier problema secundario, sin tocar los tres temas centrales con sustancia (repito: empleo, educación y seguridad); enfrascándose en debates sobre valores cristianos, el carácter del matrimonio cristiano, o apostando a un debate interminable sobre la corrupción, en al cual al final todos van a salir enlodados, dejan la puerta abierta al populismo de Bukele y el FMLN, y el país corre peligro.
Posdata:

De paso sea dicho: El eslogan “It’s the economy, stupid!” apareció primero como argumento interno. El jefe de campaña de Bill Clinton, James Carville, lo colgó en la pizarra del cuartel general, para cortar en seco las discusiones sobre el enfoque de la campaña. Después usaron esta frase en la publicidad. Bueno, yo lo cuelgo en la pizarra de Arena…
(El Dairio de Hoy-Observador)


Telegramas electorales

José Luis Merino:
El artículo 127 de la Constitución dice que “No podrán ser candidatos a diputados: el presidente y vicepresidente de la República, los ministros y viceministros del Estado…”

Tribunal Supremo Electoral:

¿Tiene el TSE en su poder un documento que comprueba que José Luis Merino ha renunciado a su cargo de viceministro en el Ministerio de Relaciones Exteriores? No estoy hablando de pedir permiso, sino de renuncia.

Guillermo Gallegos:

¿Cómo hace cada 3 años para convencer a algún peón que corra por la alcaldía de San Salvador para GANA, cuando todos saben que lo va a sacrificar negociando con otro candidato? Ayer con Bukele, hoy con Neto.

Neto Muyshondt:

Ya que no necesitás el apoyo de tu ‘amigo Gallegos’ para llegar a la alcaldía, ¿puedo asumir que este deal con el ‘Chelito’ es para la fase II de tu proyecto: Calleja 2019?

Candidatos del PDC, PCN, CD, GANA y PSD:
En caso que estén coqueteando con la idea de ir en el 2019 con Bukele, díganlo antes del 4 de marzo. Les puede dar más votos, y no estarían engañando a sus bases.

Javier Simán:

Me gusta la palabra ‘radical’, casi excluida del imaginario político salvadoreño. Ya que la resucitó, ¿puede definir el ‘cambio radical’ que propone?

Carlos Calleja:

Me gusta la palabra ‘nueva visión’, aunque es un poco trillada. Ya que es el lema de la candidatura, ¿puede definir su ‘nueva visión’?

Candidatos a diputados:

En caso que llegaran a la Asamblea los nombres de los candidatos a magistrados Jaime Martínez, Gilberto Canjura Tito Edmundo Zelada y Jesús Ulises Rivas, ¿ustedes votarían por ellos? Díganlo antes del 4 de marzo.

Mauricio Interiano:

Entiendo que el FMLN no permite la libre competencia entre sus candidatos a diputados. ¿Por qué ARENA llama también a votar por bandera y no a votar por cara?

Rodolfo Parker:

¿Por qué toda la propaganda del PDC está concentrada en el número 3 de su lista para San Salvador?

Milagro Navas:

¿En serio piensa que los habitantes de Antiguo Cuscatlán acepten que su alcaldesa se niegue a debatir con su contrincante del CD/FMLN?

Salvador Sánchez Cerén:

Casa Presidencial sostiene un ‘Coro Presidencial para el Buen Vivir’. Si es ‘presidencial’, ¿cómo explica que nació en la campaña electoral del FMLN del 2014 y vuelve a aparecer en la actual campaña del FMLN?

Candidatos a diputados:

¿Están dispuestos de decirnos antes del 4 de marzo si están dispuestos a aprobar (o, en dado caso, derogar) ‘medidas extraordinarias’ de Seguridad declaradas por Naciones Unidas violatorias a Derechos Humanos?

Saludos a todos de


44298-firma-paolo
(MAS! / El Diario de Hoy)

Carta al dúo canciller & fiscal: Yo no fui, fue Teté, pégale, pégale al quien fue

Señores:
Es vergonzante ver como dos de los funcionarios más importantes para defender los intereses del Estado se tiran la pelota en el caso Odebrecht-Funes. O mejor dicho, el escándalo Odebrecht-Joao Santana-Lula-Vanda-Funes.
  • Odebrecht: el magnate brasileño de construcción, que sobornó a presidentes candidatos en toda América Latina;
  • Joao Santana: el publicista de Lula y Funes, quien confesó haber conseguido los 3 millones de dólares para la campaña de Funes (por cierto a su cargo);
  • Lula: el presidente de Brasil, quien se encargó de pedir a su chero Odebrecht que suelte estos 3 millones para su otro chero Funes;
  • Vanda: la que quería ser primera dama y sirvió de intermediaria entre Lula y Funes, según la confesión de Santana;
  • Funes: el hombre que hicieron presidente con fondos ilegales.
Todo esto ya se sabía desde hace meses, y quedó confirmado cuando Santana negoció con la fiscalía brasileña y le puso del dedo a sus cheros Lula, Vanda y Mauricio.

También lo sabe el fiscal general Douglas Martínez, así como sabe del transe de Funes con Astaldi, la empresa que abandonó el proyecto Chaparral con 129 millones autorizados por el presidente Funes. Pero Funes, escondido en Managua, todavía no está siendo acusado penalmente, ni en el caso Chaparral, ni por el enriquecimiento ya comprobado por la cámara de lo civil – y tampoco en el caso Odebrecht.

Dice el fiscal
que no puede hacer nada, porque no le han mandado la documentación, dado que Cancillería no le tramita el acuerdo formal con Brasil. Y dice el canciller que tal trámite nunca ha existido. Tiene la desfachatez de mandar una carta al Diario de Hoy, que había citado las declaraciones del fiscal general, y exigir “la rectificación de la noticia”.

Igual de vergonzosas son las declaraciones del fiscal, que EDH publicó junto a la carta del canciller. Los dos se están tirando la pelota – y mientras tanto nadie hace nada para investigar y llevar a la justicia el caso Odebrecht-Funes, o sea del financiamiento de campaña con fondos de procedencia ilegal. Así, entre varios cocineros, se cocina la impunidad.

El fiscal, en todos sus cantinflescos alegatos, no menciona que él fue invitado por la fiscalía de Brasil a una reunión con los fiscales de los países donde gobernantes o candidatos recibieron fondos ilegales de Odebrecht para coordinar la investigación. Pero don Douglas no fue, con la absurda excusa que salió muy caro el viaje. Mucho más caro nos sale que el caso Funes queda en el aire.

En vez de ir a recoger la documentación ofrecida, el fiscal le tira la pelota al canciller, y este se la devuelve fingiendo demencia. Mientras tanto, su amigo y mentor Mauricio Funes, feliz en Managua, gastando la fortuna con la cual salió de Casa Presidencial.

Menos mal que el fiscal, en la misma conferencia, dice que aun no sabe si quiere reelegirse. Igual que Hugo Martínez aun no ha decidido si va a correr por la candidatura presidencial. Hagan el intento, señores, y recibirán la factura por este burdo juego de apariencias.

Saludos,
44298-firma-paolo
(MAS! / El Diario de Hoy)

La batalla por la esencia de Costa Rica. Columna Transversal

Mezclando política y religión siempre sale un coctel venenoso. ¿Quién hubiera pensado que entre todos los países centroamericanos Costa Rica se iba a intoxicar? ¿La Costa Rica que siempre hemos envidiado, con razón, por su cultura de tolerancia, pluralismo y civilidad?


Pasé en Costa Rica por un mes, visitando a mi esposa, conociendo la costa caribeña, y observando la campaña electoral en su recta final. No había mucho que observar, me sorprendió la tranquilidad, la falta de angustias y agresiones, la ausencia de barras armadas de banderas. Vaya, pensé: Estos ticos no sufren de esta enfermedad nuestra de siempre, ante cualquier elección, sentir que todo está en juego y en peligro, que el país se va al barranco cuando gane el otro…

Había 13 candidatos a presidente, pero todos sabían que era una carrera entre cuatro: los candidatos de los dos partidos de la tradición bipartidista; el candidato del partido sorpresa que en última elección le había arrebatado el poder al bipartidismo; y un candidato ‘bully’ predicando la antipolítica mezclada con mano dura y su cruzada contra la corrupción, que tenía a medio mundo asustado. No mucho, porque todos me decían: incluso si este ‘bully’ llegara a colarse en la segunda ronda, todos se van a unir contra él, y nada esencial va a cambiar. Con los partidos institucionales, que en vez de dos ahora son tres (el gobernante Acción Ciudadana, de centroizquierda; más Liberación Nacional y los Socialcristianos, que marcan dos versiones de centroderecha) no puede haber cambios radicales.

Hasta que un día, en media de la recta final de la campaña, la Corte Interamericana de Derechos Humanos dio una sentencia que obliga a Costa Rica a permitir el matrimonio entre dos hombres o dos mujeres. Se despertaron los ticos de su apatía electoral, y comenzó un debate apasionado, en el cual ya no cabían los temas y los problemas centrales que antes se discutían de manera civilizada. El tema único a partir de ese momento: el matrimonio gay, los ‘valores tradicionales’ versus los derechos civiles, familia versus perversión, dictados religiosos contra cultura de tolerancia y respeto a diversidad…

Explotó el coctel molotov hecho de la mezcla de política y religión. En medio de esta conmoción, los 4 candidatos que podían llegar a la segunda ronda, se sintieron obligados a tomar posición. Los dos candidatos de centroderecha, Antonio Álvarez (Liberación), Rodolfo Piza (Socialcristianos) y el ‘bully’ de la antipolítica, el abogado Juan Diego Castro, todos dijeron: Estamos en contra del matrimonio gay, pero es una sentencia que de alguna manera Costa Rica tendrá que cumplir. El candidato socialdemócrata Carlos Alvarado, siendo el único que siempre ha estado a favor de liberalizar la legislación y permitir el matrimonio gay, manifestó su satisfacción. Pero de repente surgió un quinto: el pastor evangélico Fabricio Alvarado. Nadie lo había tomado en cuenta ni en debates ni en encuestas, su partido con el nombre patético de Restauración Nacional ni siquiera tiene cuadros políticos o profesionales para cubrir ministerios, su esposa se había hecho famosa con un video viral hablando en lenguas en un culto. Pero fue el único que en esta situación dijo: Jamás voy a aceptar el matrimonio gay, prefiero que Costa Rica salga del sistema interamericano antes de aceptar este pecado.

Y en Costa Rica, el país pluralista de la civilidad y tolerancia, este predicador evangélico fue catapultado al estrellato y terminó ganando la primera ronda. Por lógica, el otro candidato que creció, y quien también llegó a la segunda ronda, fue el que representa la posición opuesta, respaldando la sentencia. Los otros tres candidatos, teniendo posiciones wishi-washi, de “sí, pero no” y “no, pero sí”, se hundieron. El tema del matrimonio gay con todas las pasiones religiosas que despierta, había desplazado el tema central de Costa Rica, su crisis fiscal, y catapultó a la “pole position” para la carrera final a un predicador ultra radical, quien no habla de finanzas públicas ni economía, sino solo de “restauración” nacional y de valores tradicionales.

Ahora viene una campaña final que obviamente será entre conservadurismo religioso y cultura liberal de tolerancia y pluralidad. Ahora les toca a los ticos, en vez de buscar consensos sobre como resolver su crisis fiscal, buscar una mayoría para defender sus tradiciones democráticas contra un retroceso político y cultural. Las cúpulas de los partidos de centroderecha tienden a negociar un pacto con el predicador, aspirando a llenar ellos el vacío de gobernabilidad de un gobierno dirigido por un predicador sin partido. Los jóvenes, los intelectuales, los artistas, independientemente de sus tendencias ideológicas-políticas, van a movilizarse para defender las libertades culturales sin los cuales no podrán respirar. Lo que viene no será una batalla entre izquierda y derecha, sino entre dos culturas, una abierta y liberal y la otra cerrada y autoritaria.

Y de repente, contra todos los pronósticos, sí está en juego la esencia de Costa Rica. Estado laico versus fundamentalismo religioso.
(MAS! / El Diario de Hoy)