Carta sobre la corrupción en la fiscalía: ¿Casos aislados o sistema?

Tenemos casi 100 días sin Sala de lo Constitucional – y ya nos toca comenzar a discutir sobre la elección del próximo fiscal general. Es inevitable, porque el mandato del actual titular termina en enero próximo.

Más nos vale comenzar desde ya a analizar la situación de la fiscalía y determinar qué tipo de liderazgo necesita, porque viendo lo que está pasando en la Asamblea, corremos el peligro que arranquemos el año 2019 sin fiscal – y posiblemente sin Sala…

En medio de esta situación, el actual fiscal general lanzó otro caso espectacular, que revela la corrupción dentro de la misma fiscalía: una red encabezada por el ex general fiscal Luis Martínez, que involucra a ex jefes fiscales de mucho poder – pero según Douglas Meléndez con la posibilidad que también salgan comprometidos actuales funcionarios de su institución.

No estamos hablando de delitos aislados, sino de una corrupción sistemática, tanto para sustraer fondos de la fiscalía, como para pervertir la justicia, vendiendo al mejor postor (funcionarios públicos y empresarios) protección contra investigaciones de la fiscalía y el servicio de manipulación de evidencias.

Si el fiscal logra sustentar estas acusaciones, sería un paso muy positivo y probablemente el logro más importante de su gestión: el inicio de la depuración de la fiscalía.

¿Será suficiente para llegar a la conclusión que Douglas Meléndez merece la reelección? Indudablemente será un elemento a su favor, pero faltan otros que hay que analizar con cabeza fría. Otro elemento a su favor: Independientemente de si estamos satisfechos con el desenlace del caso Tony Saca y con el tortuoso avance de las múltiples acusaciones contra Mauricio Funes, la fiscalía de Meléndez ha logrado algo muy importante: descubrir los mecanismos y el funcionamiento del sistema de la corrupción institucionalizada en Casa Presidencial: las transferencias tramposas, los fondos secretos, reservados y discrecionales, la abundancia de pagos en efectivo, la falta de auditorías… Gracias a esto, ahora sabemos dónde y cómo hay que cerrar los vacíos de control y las válvulas de escape de fondos públicos.

La verdadera depuración no es solo de personas, sino de mecanismos y subterfugios que permiten el abuso. No es suficiente identificar a las manzanas podridas y apartarlas, hace falta erradicar los vacíos de ley y de control y los mecanismos específicos creados para poder robar impunemente. Y este paso, en el caso de la depuración de la fiscalía, todavía no se ha dado.

¿Cómo fue posible que Luis Martínez pudo apropiarse de buena parte de los 15 millones de dólares de los “narcobarriles” – y nadie se dio cuenta? ¿Cómo no hubo ningún mecanismo de control sobre el uso de tarjetas institucionales de crédito? ¿Cómo puede un fiscal general ordenar que se manipulen procedimientos o archiven investigaciones no concluidas – sin que nadie lo cuestione?


Ya sabemos cuáles son las válvulas que hay que cerrar en Casa Presidencial para prevenir futuros robos. Pero en el caso de la Fiscalía General, no. Al próximo fiscal general le toca hacer una reingeniería integral de su institución, para hacerla eficiente y transparente, y para blindarla contra manipulaciones jurídicas, políticas y financieras. Esto tendrá que ser el criterio principal para escoger al próximo fiscal general – incluyendo para la decisión de reelegir o no al actual titular.


Saludos,



Carta a los viejos y nuevos seguidores de monseñor Romero sobre su legado

Voy a hacer el intento de interpretar a monseñor Romero, desde mi entendimiento de la historia y de la ética. No lo puedo hacer desde la fe y la doctrina católica, porque no la profeso. Crecí en la tradición luterana, que no tiene espacio para santos, pero sí para imperativos éticos. Luego me aparté de la Iglesia, pero no de sus imperativos éticos.

La ética, como las leyes, es un sistema de imperativos que pueden entrar en conflictos, lo que nos obliga a definir prioridades y jerarquías entre principios legítimos. Ahí es donde podemos equivocarnos, si no sabemos poner los imperativos éticos correctamente en el contexto de la realidad.
Cuando monseñor Romero habla de justicia, su principal objetivo es que termine la injusticia, la represión, la matanza. Este objetivo está por encima de cualquier otro, incluyendo la aplicación de la ley. Un ejemplo: Para la ética cristiana, es condenable el uso de la violencia armada para obtener el poder político. Sin embargo, monseñor Romero promueve el violento golpe de Estado del 15 de octubre 1979, porque piensa que puede parar la represión.

Esta posición clara de monseñor Romero de priorizar el objetivo de parar la represión, como máxima expresión de la injusticia encima de cualquier otro es el legado que dejó a su país – y que 12 años después de su asesinato hizo posible los Acuerdos de Paz. Al fin el imperativo de la paz se impuso sobre las legítimas demandas de los diferentes actores de la guerra, incluyendo la demanda de justicia por todos los crímenes cometidos; incluyendo también la demanda legítima de cambios en el sistema social del país.

Hoy, cuando al fin hay un consenso nacional de aceptar a monseñor Romero como autoridad ética, simbolizado en su elevación como Santo de la Iglesia Católica, ¿cómo vamos aplicar su legado?

¿Cómo vamos a entender y hacer nuestro su clamor contra la injusticia?

Hay quienes prefieren aplicarlo al pasado, exigiendo que se aplique justicia en los casos pendientes de crímenes cometidos en el contexto de la guerra, comenzando con el asesinato del mismo monseñor Romero. Pero hay que preguntarse: ¿Qué aportaría esto al objetivo de parar las injusticias y el diario derramamiento de sangre del presente? ¿No será que ahondar en los conflictos y las divisiones del pasado nos dificulta buscar soluciones al problema de violencia del presente que requiere de la concurrencia de toda la sociedad?

La única manera lógica y consecuente de aplicar el legado de Óscar Arnulfo Romero será buscar entre todos una solución al problema de la violencia que padece el país – una solución que obviamente no puede ser basada en más represión, que solo genera más violencia, sino en la voluntad de toda la sociedad de comenzar a erradicar la exclusión social. Y si aceptamos la ética y las prioridades de monseñor, solo puede ser una solución que se construya mediante el diálogo y la reinserción pacífica.

Es irónico que los que más reivindican el legado de monseñor Romero son los que de manera más férrea apuestan a una lucha contra la delincuencia con métodos que monseñor ha condenado tan tajante y valientemente. Es obvio que tanto la mano dura de ARENA como la guerra frontal del FMLN no son soluciones que corresponden al imperativo de Romero que el objetivo prioritario es parar la violencia – por encima del clamor, también legítimo, por aplicar la justicia penal a cualquiera que haya violado la ley.


Si no estamos dispuestos a asumir y aplicar este legado de Romero y continuamos priorizando nuestra sed de venganza disfrazada de justicia, de nada nos sirve venerarlo de Santo en las misas y los discursos políticos.


Disculpen que un hombre no religioso se meta en este asunto. Pero para mi, es un asunto de país, no de religión. Saludos,



Carta a Raúl Mijango: Condenado por mediador

Querido amigo:
Te condenaron a 13 años. Tu pecado: ser mediador. A petición de una empresa extorsionada actuaste de mediador con las pandillas. Quedó establecido en el juicio que lograste que bajara la extorsión de 15 a 6 mil dólares al mes. Lograste que ningún repartidor, motorista o vehículo de la empresa sufriera daños. Pero luego la empresa fue adquirida por el consorcio Alba del FMLN – y los nuevos dueños te denunciaron.

La jueza dio por válidas todas las pruebas presentadas por la Fiscalía, incluyendo lo dicho por varios testigos que solo contaron lo que otros les contaron. El nuevo apoderado de la empresa, que solo contó lo que los anteriores gerentes le contaron. Dos oficiales de la PNC que relataron lo que los antiguos gerentes supuestamente les contaron en 2014, aunque nunca firmaron ninguna declaración. Los mencionados gerentes, que te habían pedido que intercedieras con los pandilleros, no testificaron porque salieron del país y la Fiscalía nunca los contactó. Los dos oficiales policiales nunca hicieron ninguna investigación, solo hicieron sus informes. Estos informes tampoco fueron presentados por la Fiscalía, mucho menos las declaraciones no firmadas por los gerentes.

Pero la jueza admitió todos estos testimonios como válidas. Igual que el cuento del testigo criteriado, quien fue uno de los cabecillas que participó en la extorsión – y no fue acusado, ni en este caso, ni de los varios asesinatos por los cuales fue detenido.

La sentencia que la jueza especializada Tatiana María Morales Artiga dio este viernes obviamente no resistirá la revisión por parte de la cámara. Uno no tiene que ser abogado para darse cuenta que la Fiscalía no tuvo un caso sólido contra Mijango. Es un asunto de sentido común que alguien quien actúa a petición de la víctima; quien logra que el monto de la extorsión se reducía y se eliminara cualquier daño a los empleados de la empresa extorsionada; quien además no recibe ningún beneficio material, no es extorsionista, sino mediador.

El problema es que el Fiscal General se ha propuesto de criminalizar cualquier tipo de mediación que intervenga en el problema de la violencia y las pandillas. Por esto tienen que convertirte en delincuente, para que a nadie se le ocurra meterse donde según la fiscalía solo debe actuar ella y la policía.


A vos, Raúl, te persiguen, porque no aceptás que el problema de la violencia solo se puede combatir con balas y cárcel. Nuestra justicia, si es independiente, no debe criminalizar los intentos genuinos y desinteresados de personas como Mijango de usar el diálogo para reducir la violencia. Yo sigo teniendo confianza que nuestro sistema judicial funciona y al fin te va a absolver de esta acusación absurda. 


Fuerza, amigo. Saludos,


 

Carta al Frente: Feliz cumpleaños, aunque nadie lo celebra

Estimados compañeros:
Hoy hace 38 años se fundó el Frente. ¿Por qué nadie lo celebra? Veo en las redes sociales un comunicado del FMLN que habla de batallas pasadas y por venir; veo una foto de 10 personeros vestidos de rojo levantando el puño en un cementerio en homenaje a “héroes, heroínas y mártires”…

Esto no es celebrar. Esto no es rescatar la esencia de este día histórico hace 38 años. La esencia no son las batallas ni los muertos, sino la capacidad de construir unidad sobre la diversidad. El Frente que fundaron un 10 de octubre de 1980 resultó tan fuerte por la diversidad y autonomía de sus integrantes.

¿Por qué el FMLN, cuando se convirtió en partido, fue paulatinamente abandonando su carácter plural, sustituyendo la unidad basada en diversidad por una unidad doctrinaria e impuesta?

¿Por qué el FMLN pone en el centro de su historia sus batallas y sus muertos – y no su más grande logro histórico: la construcción de la paz y del pluralismo por la vía del diálogo y la concertación?

Si el FMLN hubiera apostado consecuentemente a este legado en los últimos 20 años, hoy no se vería ante el peligro de ser desplazado por seudo-líderes que profesan una melcocha de ideas antisistema.

Pero nunca es tarde. El Frente, a pesar de los errores cometidos como oposición y sobre todo como gobierno, de hecho nunca dejó de ser parte y pilar de este “sistema”, que ahora está siendo cuestionado y atacado por un nuevo populismo desbordado y demagógico. Hoy es cuando el Frente debe tener el valor de asumirlo. Es el sistema democrático, pluralista y constitucional que nunca hubiera podido establecerse en El Salvador sin el Frente.

Claro, para que el Frente asuma sin ambigüedades y con credibilidad esta defensa, sería necesario una revisión autocrítica de su actuación como parte de este sistema, primero como signatarios de los Acuerdos de Paz, luego como oposición política y finalmente como gobierno. Muchos en el partido entienden que ellos mismos promovieron actitudes antisistema y populistas – y que sin esto no hubiera surgido con tanta fuerza el peligro que ahora amenaza con desplazarlos.

Bukele y sus apóstoles atacan al Frente sin misericordia, precisamente por que es parte del sistema de la postguerra. El Frente tiene dos opciones: o asume con orgullo y decisión la defensa y la reforma de este sistema que, por muy imperfecto que sea en cuanto a inclusión social, ha dado al país libertad de expresión, desmilitarización, pluralismo, alternancia en el poder, institucionalidad. O competir con Bukele en el campo de la antipolítica y la erosión del sistema republicano. Tengo entendido que lanzando a Hugo Martínez como candidato, el Frente ha optado por lo primero – solo falta un paso decisivo: asumirlo sin ambigüedad.

Para evitar cualquier malentendido: Mucho de lo dicho en esta carta hay que reclamarlo también a ARENA, que también debería asumir con orgullo como su logro histórico no la lucha férrea contra la izquierda, sino su decisión y capacidad de abrir el sistema cerrado del autoritarismo para crear un sociedad abierta y pluralista con plena inclusión de la izquierda. Todavía hay muchos en ARENA y sus liderazgos que siguen buscando el derrumbe del FMLN, sin darse cuenta que se estaría derrumbando uno de los pilares del sistema democrático y pluralista.


Ambos partidos tienen que entender que son competidores y adversarios, que representan dos visiones de cómo reformar el sistema, pero que los enemigos que ponen en peligro lo logrado y lo que falta hacer son otros.



Saludos los miles de excombatientes del Frente,



Carta a los que exigen una CICIES: Cuidado con el fraude de etiqueta

Estimados amigos:
Arrancando con su campaña presidencial, Bukele se apropia de una bandera que en El Salvador ya cambió varias veces de portadores: la CICIES – una Comisión Internacional contra la Impunidad y Corrupción.

Antes de que se alegren, los movimientos sociales que durante años hablaron de una CICIES, deben analizar si esta propuesta de Bukele realmente es lo mismo que ellos pidieron – o si es un fraude de etiqueta…
Su órgano oficial “Última Hora” reporta lo que Bukele anunció en su meeting en La Unión: El candidato presidencial, Nayib Bukele, confirmó que su compañero de fórmula, Félix Ulloa, será el responsable de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en El Salvador (CICIES), propuesta que tiene como finalidad combatir la corrupción en El Salvador.”

Y Ulloa inmediatamente lo confirmó en su Twitter: “Gracias a mi compañero de fórmula Nayib Bukele por nombrarme como responsable de la CICIES con que combatiremos la corrupción y el clientelismo político.”



¿Esto es lo que durante años muchos sectores de la sociedad civil exigieron? Obviamente no. Exigieron que en El Salvador se instale una comisión como la CICIG de Guatemala, que estaba al punto de meter preso a la vicepresidente y al presidente de la República. Siempre se estaba hablando de una comisión internacional, que por definición tiene que ser no partidaria y absolutamente independiente del gobierno.

¿Una CICIES bajo responsabilidad del vicepresidente? Es una idea aun más descabellada que la del presidente guatemalteco Jimmy Morales, quien expulsó al jefe de la CICIG y exige a Naciones Unidas nombrar a un sustituto que tenga el beneplácito del gobierno.

La idea de Bukele tiene historia en El Salvador. Mauricio Funes propuso una CICIES en 2011, pero rápido abandonó esta idea, al ver que en Guatemala esta comisión internacional comenzó a convertirse en una amenaza real para la impunidad de los gobernantes. Desde entonces, tanto Funes como el FMLN y GANA se oponen con vehemencia una “intervención en la soberanía nacional”…

Parece irónico que hoy es el candidato de GANA, Nayib Bukele, quien quiere navegar en su campaña presidencial con la bandera de una CICIES. Solo se puede entender como un truco propagandístico, un empaque engañoso sin contendido real. Esto se llama fraude de etiqueta. La etiqueta promete una cosa novedosa y audaz, el contendido es lo mismo de siempre: Control gubernamental sobre algo que solo puede funcionar si es independiente.

Si realmente quisiera combatir la impunidad y la corrupción, no estuviera atacando la independencia de la Fiscalía General. Cada vez que la FGR comienza investigaciones que podrían afectar a Bukele, denuncia que la fiscalía es parte de un esquema para bloquear su ascenso al poder. Si su partido GANA estaría interesado en combatir la corrupción, no estuviera bloqueando la elección de magistrados independientes que podrían revivir el trabajo de la Sección Probidad.

Lo peor que podría pasar al país es una CICIES como instrumento del Ejecutivo para debilitar las instituciones que controlan la actuación de los funcionarios. Comisiones de este tipo solo tienen sentido si fortalecen la independencia de la Fiscalía, de Probidad, de la Corte de Cuentas.

Bukele, Ulloa y GANA obviamente saben que la Sociedad Civil y la Asamblea nunca van a aprobar una CICIES que no sea independiente del Ejecutivo. Conclusión: No es un propuesta seria, es propagandística, tratando de apropiarse de una causa ciudadana – no sin antes pervertirla. De manera más perversa no pueden expresar su desprecio a los movimientos ciudadanos… 


Saludos,




Primero limpiar la casa (presidencial). Columna Transversal

(1 junio 2019. Discurso del presidente de la República,
que este día asume su mandato)

Ustedes conocen nuestro Plan de Gobierno. Ahí están detallados nuestros compromisos de mejorar la educación, la salud, la seguridad, la economía, las inversiones sociales, la creación de empleos, la infraestructura, la seguridad energética. En los meses de transición hemos avanzado en convertir algunos de estos compromisos en políticas públicas; para otros temas nos faltan los datos necesarios que resultarán de las auditorías exhaustivas que van a comenzar mañana. Dentro de poco vamos a presentar todas las políticas públicas e iniciar las gestiones legislativas necesarias, previas consultas con todos los sectores de la sociedad.

Pero hay algunas medidas que ya están decididas y que vamos a comenzar a implementar hoy mismo. Son medidas que solo dependen de la voluntad y decisión de este presidente y del gabinete que juramentaremos hoy. Se pueden resumir en una frase: Primero hay que limpiar y ordenar la casa – Casa Presidencial.

Las tres últimas administraciones han creado en Casa Presidencial un sobregobierno, restando facultades a las ministerios y al Consejo de Ministros, duplicando y confundiendo competencias y gastos, y evadiendo rendición de cuentas. Este elefante blanco lo vamos a desmontar y restablecer la institucionalidad del gabinete de gobierno y la responsabilidad de cada ministro sobre políticas públicas y la ejecución del presupuesto.

Las decisiones de este gobierno no van a emanar de un despacho presidencial donde el mandatario confabula con asesores, secretarios y comisarios políticos, quienes no responden a las responsabilidades legales y presupuestarias de ministros del Estado. Van a surgir de un Consejo de Ministros coordinado por la vicepresidencia y presidido por este servidor.

Todas las competencias de las secretarías de Inclusión Social, Juventud, Protección Civil, y muchas de las competencias de las actuales secretarías de Comunicación, Asuntos Jurídicos y de Gobernabilidad van a ser asumidos por los respectivos ministerios.

Esto implica un rediseño de varios ministerios y la creación de dos nuevos: Inclusión Social y Justicia. El primero se hará cargo de toda la inversión social y del sistema nacional de prevención de violencia y delincuencia. Justicia va a dejar de ser un apéndice raquítico del Ministerio de Seguridad, conducido por oficiales de policía, y entre otras cosas asumir la administración del sistema penitenciario y las políticas de rehabilitación.

Como han visto, he nombrado ministros de Defensa y de Seguridad civiles, quienes van a establecer el control civil sobre los cuerpos armados del país. Es una condición indispensable para efectivamente combatir abusos de autoridad y garantizar el cumplimiento de los Derechos Humanos.
La actual Secretaría de Comunicación será transformada en una Oficina de Prensa de la Presidencia. Los medios estatales de comunicación social, ahora adscritos a la Secretaría de Comunicación, saldrán del control de la presidencia y serán convertidos en entidades autónomas, sin control político de la Presidencia.

Medidas parecidas serán tomadas en el Ministerio de Cultura, convirtiendo las instituciones culturales (teatros, museos, bibliotecas, zoológico) en instituciones autónomas. Las instituciones autónomas de comunicación social y cultura serán conducidas por directivas profesionales y no políticas, que incluirán representantes de la academia y la Sociedad Civil.

El reglamento que hoy firmaré reducirá la publicidad de Cada Presidencial y de todas las dependencias del Ejecutivo estrictamente a la difusión de información necesaria para la ciudadanía. Quedará determinantemente prohibida cualquier publicidad gubernamental para promover al gobierno y sus instituciones. Esta regla será extensiva a las autónomas y superintendencias.
Dos secretarías de la Presidencia serán disueltos: la Secretaría de Participación Ciudadana, Transparencia y Anticorrupción, que en el fondo es un aparato de propaganda; y la Secretaría de Gobernabilidad. Algunas funciones de estas secretarías (las que no son superfluas ni ajenas a la función pública) serán asumidas por la Vicepresidencia, Secretaría Técnica, o la nueva Oficina de Auditoría interna que será adscrita a la Vicepresidencia.

Todo el aparataje de Casa Presidencial que estaba en función de los programas Gobernando con la Gente y Buen Vivir será disuelto. La presidencia no va a ejecutar ningún programa publicitario de este tipo.

A la Secretaría Técnica será adscrita un Centro de Investigación Económica-Social de alta calidad académica, el cual también dará servicios profesionales a los ministerios. Esta medida reducirá sustancialmente el gasto del Ejecutivo en asesores y consultorías.

Otro reglamento que presentaré hoy al Consejo de Ministros establece la creación de un car pool, un servicio centralizado de transporte, que sustituirá la asignación de vehículos a los funcionarios. Este servicio será exclusivamente para usos oficiales. Para uso privado y familiar, cada funcionaría hará uso de su vehículo particular. La flota gubernamental será reducida drásticamente y vehículos de lujo serán sustituidos por vehículos funcionales y económicos. Medidas similares serán ejecutadas en el resto del Ejecutivo.

No habrá partida secreta, ni fondos discrecionales, ni en Casa Presidencial, ni en otras dependencias del Ejecutivo; tampoco transferencias presupuestarias no autorizadas por la Asamblea. Los únicos fondos reservados serán los asignados a la Oficina de Inteligencia del Estado, los cuales serán sujeto a estricta auditoría.

No habrá en este gobierno ningún tipo de sobresueldos, y las asignaciones de gastos de representación, combustible y telefonía serán reducidos al mínimo necesario y estrictamente auditados.

Como presidente, comandante en jefe de la Fuerza Armada y responsable de la PNC y de la Oficina de Inteligencia del Estado voy a asumir personalmente la conducción de las políticas de Seguridad Pública y Seguridad Nacional.

La vicepresidencia asumirá la responsabilidad de conducir nuestro esfuerzo especial: asegurar que las políticas sociales y económicas obedezcan a una priorización integral. Ambos vamos a asegurar que las políticas sociales, económicas y de seguridad obedezcan a una estricta coordinatación y focalización para producir sinérgicamente crecimiento económico, inclusión social, reducción de la pobreza y seguridad ciudadana.

Con todas estas medidas, que vamos a oficializar hoy y poner en práctica al más corto plazo, el presupuesto de Casa Presidencial se reducirá sustancialmente y será más transparente. Casa Presidencial será un lugar de toma de decisiones, y la implementación de las políticas estará al cargo de los ministerios y bajo responsabilidad de los ministros y viceministros.
A todo esto me refiero cuando digo: Primero vamos a limpiar la casa.

***
Posdata de Paolo Lüers: Se vale soñar…


Carta a los candidatos: Pónganse serios

Estimados candidatos presidenciales:
El candidato de Gana, Nayib Bukele, hizo una propuesta a sus competidores: Propongo que los 4 candidatos presidenciales nos reunamos y consensuemos una propuesta de Sala de lo Constitucional para los diputados de la Asamblea. Si bien es atribución única de los diputados, estoy seguro que una propuesta de consenso de nosotros 4 desentramparía la elección.”

Tal vez suena bonito a algunos, pero no es una propuesta seria. Es una movida demagógica – y peligrosa, porque implica llevar el asunto de la elección de los magistrados, ya jodido por su indebida politización, al plano electorero. Por suerte, nadie le hizo caso.

¿Por qué es demagógica esta propuesta? Primero, porque gestiones de este tipo, si realmente la intención es remover obstáculos, no se hacen como reto en Twitter. Resolver una crisis institucional requiere de construir confianza – y es lo que menos hacen GANA y su candidato. Segundo, cada candidato primero tiene que poner orden en su propia casa, antes de buscar mecanismos extra-institucionales que, mal hechos, pueden profundizar la crisis en vez de resolverla. O sea, cada candidato, si quiere aportar a una solución, tiene que hacer valer su influencia en su propio partido y sus diputados. Y al ser necesario, golpear la mesa, pero la mesa en su casa, no en Twitter.

El único que ha hecho esto fue Carlos Calleja, con el resultado que las bancadas de su alianza electoral han consensuado una propuesta sólida, basada en la idoneidad de los candidatos a magistrados. Esta propuesta es perfectamente aceptable para todos que están dispuestos de despojarse del afán de regresar al esquema de cuotas partidarias – y de toda intención de bloquear la elección de la Sala.

¿Cuál sería la conveniencia de no tener Sala? Algunos en el FMLN creen que les conviene que no exista Sala de lo Constitucional que pueda ejercer control de la constitucionalidad de leyes y de las actuaciones del Ejecutivo. Para otros, en GANA y Nuevas Ideas, porque les conviene que el país viva una crisis institucional, porque les ayuda mostrar que el sistema partidario no sirve – y que se necesita a un líder que moviliza “al pueblo” a transformarlo.

El candidato del FMLN debería asumir liderazgo y convencer a su partido que no puede ser su interés seguir bloqueando la elección de los magistrados y alargar la crisis institucional – y que hay otras formas, más civilizadas, de asegurar al gobierno del FMLN la gobernabilidad que necesita para terminar su mandato sin fiasco.

Bukele y GANA deben pensar en serio si quieren seguir jugando con el fuego de una crisis artificialmente alargada. Se pueden quemar las manos. La granada que quieren tirar a lo que llaman “el sistema de los mismos de siempre” puede explotarles en la mano – electoralmente hablando.

Calleja debe asegurar que la unidad alcanzada dentro de su alianza no se rompa por bayuncadas como la última de Rodolfo Parker, cuando propuso mecanismos inconstitucionales (traslado de magistrados, elección parcial de la Sala). Y además, para desbloquear la situación, debe animar a sus partidos que se abran a una concertación con el Frente que genere gobernabilidad – tanto para el gobierno saliente como para el entrante. Mientras el FMLN ve en la alianza legislativa con GANA la única manera de terminar su gobierno sin perder la cara, va a apoyar a GANA en su afán de bloquear la constitución de la próxima Sala.


Si los candidatos presidenciales quieren aportar a resolver esta crisis, que cada uno haga su tarea – en su casa.
 


Saludos,