Columna transversal: Alegato por el Gran San Salvador

Los gobiernos -¡todos!- han mostrado que son incapaces de resolver los problemas de tráfico y transporte público del área metropolitano. Lo mismo es cierto para los problemas ecológicos, el manejo de riesgos, el agua potable, el tratamiento de aguas negras y de la basura en este complejo urbano llamado Gran San Salvador, donde vive más del tercio y trabaja, comercia o estudia más de la mitad de la población del país.


Las alcaldías, así como son concebidas en nuestro esquema de Estado centralizado, no tienen la capacidad financiara ni las competencias legales para exitosamente solucionar estos problemas que afectan no sólo la vida de todos los ciudadanos de nuestras ciudades, sino además el desarrollo económico y social del corazón económico, productivo, comercial y cultural del país.

Antes de que a este corazón le de un infarto, hay que crear la base para poder enfrentar todas las enfermedades que padece el Gran Salvador. Y esta base se llama descentralización del Estado. Hay que crear verdaderos gobiernos municipales, pasando competencias y fondos del gobierno central a las alcaldías. Y hay que crear, entre los gobiernos municipales del Gran Salvador, instancias metropolitanas capaces de construir soluciones estructurales y sostenibles: la Autoridad Metropolitana de Tráfico y Transporte Público; la Autoridad Metropolitana de Desechos Sólidos; y la Autoridad Metropolitana de Agua. Y una Autoridad Metropolitana de Planeación Urbana que trascienda las competencias de la OPAMS.

Tomemos como ejemplo el desastre del SITRAMSS. Este megaproyecto tiene una falla de nacimiento: No ha sido coordinado con los gobiernos municipales, aunque afecta a todos los municipios del área metropolitano. Afecta en especial y de manera directa San Martín, Ilopango,  Soyapango y San Salvador, donde la primera fase del SITRAMSS ya está causando daños incalculables; y si se realizara, así como pretende imponer el gobierno, la segunda fase, igualmente saldrían perjudicados Santa Tecla, Antiguo Cuscatlán - y en San Salvador todo el sector sur-occidental. Pero es peor: el SITRAMSS también tiene impacto negativo sobre el resto de las ciudades del Gran San Salvador (Apopa, Mejicanos, Tonacatepeque, Cuscatancingo, Ayutuxtepeque, Ciudad Delgado, Nejapa, San Marcos, cuyos habitantes mayoritariamente se desplazan a San Salvador diariamente), porque altera todo el sistema de transporte público y el tráfico vehicular en todo el Gran Salvador. A esta lista hay que agregar, a esta altura del crecimiento urbano, municipios vecinos como Cojutepeque, Santiago Texacuango, Santo Tomás, Colón, Quezaltepeque, Nuevo Cuscatlán y Zaragoza. Y los alcaldes de todas estas ciudades afectadas no tienen ninguna participación en la planificación, el diseño y la administración de este proyecto.

La primer cosa que deberían hacer los candidatos a alcalde serios (del partido que sean) es exigir que el gobierno central suspenda la implementación del SITRAMMS y entre en una negociación seria con los alcaldes electos en marzo 2015, con el fin de crear un sistema consensuado, bien planificado e integral que corresponda a las necesidades de las ciudades y sus habitantes. Esto significa no sólo suspender la segunda fase, para evitar que el actual caos se expanda a la Escalón, San Benito, Antigua Cuscatlán, Merliot y Santa Tecla. Significa también suspender la puesta en marcha de la primera fase, que ya tiene hasta la madre a los habitantes de Soyapango, Ilopango, el Centro y la parte Oriental de San Salvador.

Los futuros alcaldes, desde sus campañas actuales, tienen que tomar la iniciativa y crear un liderazgo que puede obligar al gobierno a recapacitar y a la Asamblea a legislar al respecto. Repito: No importa de qué partido sean. No es un conflicto entre partidos. Es un conflicto de intereses entre el poder local, que representa a los ciudadanos y sus comunidades, y el gobierno central, que quiere acaparar los fondos y el poder de decisión, bloqueando la democracia participativa y el desarrollo orgánico de las ciudades y de su conjunto, el Gran San Salvador.

Lo del SITRAMMS sólo es el ejemplo más urgente y que está a la vista de todos. Pero lo mismo hay que hacer respecto al manejo de aguas y en un tema central: la planificación del desarrollo urbano sostenible económica y ecológicamente. Para mostrar que las alcaldías están listas y dispuestas a convertirse en gobiernos locales, los futuros alcaldes tienen que tomar medidas en los campos que ya son de su competencia y que cada municipio por separado no puede enfrentar exitosamente: la basura y el mantenimiento de las calles urbanas. Se ha mostrado hasta la saciedad que las alcaldías, así como están concebidas, no pueden enfrentar el cartel mafioso de MIDES, que tiene el monopolio del manejo de los desechos sólidos y lo aprovecha estrangulando las finanzas de todos los municipios. Y en cuanto a las calles urbanas, los futuros alcaldes tienen que luchar por crear un FOVIAL del Gran Salvador, concentrando sus recursos propios y peleando con el gobierno central la parte que al Área Metropolitana corresponde de los fondos del MOP y del FOVIAL central.

Candidato a alcalde que siga filosofando (“buen vivir”, “nuevas ideas”, “la señal de los nuevos tiempos”, “tú eres tu sueño”, “por amor a El Salvador”), pero no propone soluciones concretas y no está dispuesto a luchar por la descentralización del Estado, está engañado a la gente. Candidato que sólo habla de su municipio, cuando los problemas son comunes y requieren soluciones conjuntas, está hablando paja.

Los ciudadanos exigen a los candidatos a alcalde, sobre todo de la capital, que hablen claro. No vamos a seguir votando por candidatos que venden fantasías y humo, sino por líderes que conjuntamente construyen soluciones. Partido que no articule una plataforma conjunta de sus candidatos a las alcaldías del Gran Salvador y de su bancada legislativa en pro de la creación de verdaderos gobiernos municipales y competentes autoridades metropolitanas, falla a la ciudadanía.

Ojala que los candidatos piensen en esto antes de lanzar sus campañas de cancioncitas y poemas. 
(El Diario de Hoy)

1 comentario:

Juan Rodriguez dijo...

Los protagonistas del debate nacional deberían ser nuestros científicos y literatos como el Dr. Bukele, en vez de esos mediocres políticos y sus plumas pagadas buenos para nada como usted Paolo Lüers. Deberíamos tener un país con un debate más sustantivo, en el que hablemos de valores y logros, en vez de tener estos periodistas que sirven mas a un partido político y que dicen ser críticos pero que en realidad lo que hacen es propaganda y que todo lo devoran y envilecen.