Carta a Elías Antonio Saca y Salvador Sánchez Cerén

Distinguidos candidatos:

Tirar la piedra y esconder la mano es un truco viejo en política. Pero por más que nos quieren crear la imagen falsa que este nuevo ataque a la Sala de lo Constitucional no proviene de sus partidos sino que se trata de un pleito jurídico adentro de la misma Corte Suprema, las manos peludas de FMLN y UNIDAD quedan expuestos.

Por más que ustedes ahora, como candidatos, manejen un discurso de respeto a la Constitución y la independencia de la Corte, es obvio que detrás del nuevo intento de desarticular esta Sala de lo Constitucional demasiado independiente se juntan los intereses partidarios de ustedes dos: la necesidad de UNIDAD de blindar la candidatura de Saca contra posibles recursos de inconstitucionalidad que la Sala podría estar dispuesta a aceptar. Y la necesidad del Frente de defender el bastión que como partido tomaron por asalto en la Corte Suprema, metiendo como presidente a un fiel militante como Salomón Padilla, luego a otros militantes como gerente general y como jurídico, y a través de ellos a cientos de cuadros partidarios en el aparato administrativo y en los juzgados. Esta estrategia del FMLN de incrustarse en el órgano judicial está al punto de caer con la decisión de la Sala de lo Constitucional de revisar si es constitucional la elección de este militante partidario que el FMLN logró colocar en la presidencia de la Corte Suprema.


O sea, el hecho que los magistrados de la Sala de lo Constitucional admitieron una demanda que en el fondo va contra la influencia partidaria en la Corte; y la posibilidad que en el futuro pueden admitir una demanda contra la inscripción de Saca como candidato a la presidencia – estas dos cosas juntas provocaron que nuevamente FMLN y UNIDAD se juntaran para desarticular la Sala - antes de que pueda afectar sus intereses partidarios.

Esto es el trasfondo del hecho que la Sala de lo Contencioso Administrativo admitiera una demanda contra la elección los 5 magistrados y 5 suplentes electos a la Corte en el 2009, entre ellos los ‘4 magníficos’ y sus suplentes. Quiere decir, no sólo se trata de descabezar a la Sala, sino erradicarla: crear una situación donde de aquí a las elecciones el país se quede sin Sala que ejerza control constitucional sobre gobierno, parlamento, consejo electoral...

Es como decir: Vaya, cabrones, ustedes le pusieron la pistola a la cabeza de Salomón Padilla, nosotros encañonamos de un sólo a 10 de ustedes. O sea, a todos que no están de acuerdo con la manera que el FMLN, mediante el magistrado Salomón Padilla y el gerente Orestes David Ortez Quintanar (hijo del diputado del FMLN Orestes Ortez), controla todas las contrataciones en la Corte.

‘Mexican standoff ‘se llama esto en círculos del crimen organizado y de inteligencia: Ustedes tiran a nuestro hombre, nosotros matamos a todos ustedes... ¡y más!

Lo insólito es que para crear este empate y así extorsionar a la Sala de lo Constitucional para que no proceda con el recurso contra Padilla, la Sala de lo Contencioso admite una demanda que no le corresponde, según la ley y su propia jurisprudencia, expresada en sentencias anteriores. Ante la Sala de lo Contencioso Administrativo sólo se pueden presentar demandas contra actos administrativos que afectan directamente al demandante – y tienen que presentarse en un plazo máximo de 60 días luego del acto reclamado. Pero el acto reclamado en esta demanda contra la elección de los 10 magistrados se originó en el 2009 (¡hace más o menos 1000 días!) – y no fue un acto administrativo con afectación directa del ciudadano demandante, sino una elección de segundo grado, cuyo control constitucional corresponde exclusivamente a... ¡la Sala de lo Constitucional!

Señores candidatos: No crean que pueden tirar la piedra y esconder la mano. Es demasiado obvio que sus partidos están detrás de esta maniobra. El recurso que aceptó la Sala de lo Contencioso para desarticular la incómoda Sala de lo Constitucional fue cocinado en las oficinas de la presidencia de la Asamblea, por los directivos del FMLN y de UNIDAD, con ayuda del ex-magistrado Mauricio Clará. Ustedes, si no quieren pagar el altísimo costo electoral por esta nueva crisis constitucional que sus partidos están provocando, amarren a sus chuchos y paren esta locura. Unas palabras claras de ustedes dos pueden evitar al país esta nueva crisis. Apaguen el fuego antes de que se vuelvan cenizas sus  aspiraciones presidenciales. Porque lo que parece un empate, en realidad no lo es: la Sala de lo Constitucional tiene la ventaje de la razón jurídica y ética.

Saludos de Paolo Lüers