Carta al símbolo de la ‘izquierda de lujos’

Estimado compañero:

Usted tiene fama de andar en lujosos carros deportivos, a pesar de presentarse como político progresista, como un hombre de izquierda.

Usted tiene fama de viajar en aviones privados, a pesar de que se proyecta al pueblo como promotor del cambio y de la responsabilidad social.

Usted se viste de los mejores trajes hecho a la medida, frecuenta los restaurantes más lujosos e invita a sus alegados a los licores más finos, pero sigue manejando un discurso de izquierda.

Usted pide al pueblo y a los empresarios sacrificios económicos para salir de la crisis económica, pero en lo personal vive la vida loca de lujos y de lujuria.

Usted se presenta como hombre casado y padre de familia, pero cada rato conocemos de nuevos amoríos suyos.

Su esposa, por lo menos en público, hace ojo pacho a este juego para no perjudicar la imagen de su esposo como funcionario y como líder de izquierda, pero a esta altura ya nadie le cree.

Lo más increíble: mientras todo esto estaba pasando, durante años y a la vista de todos, usted todavía gozó de la credibilidad y del liderazgo de un líder progresista. Nadie le cuestionaba sus pretensiones presidenciales. A todo les parecía aceptable su estilo de vida.

Hasta que usted cometió llevó el problema de mujeriego a otro nivel y empezó a corretear a mucamas en un hotel de lujo...

De repente, ya cuando en la prensa salieron los fotos de usted preso por abuso sexual, su partido y toda la izquierda lo empezaron a cuestionar. Un poco tarde, ¿verdad?

Si le hubieran parado el tren antes, cuando no era un caso criminal, sino ‘solamente’ de ética, todos se hubieran ahorrado un montón de problemas.

C'est la vie (así juega la vida), monsieur Dominique Strauss-Kahn, todavía jefe del poderoso Fondo Monetario Internacional y hasta hace poco candidato a la presidencia de Francia, actualmente preso en la cárcel de Rikers Island en Nueva York,

Paolo Lüers

(Más!)

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Me gustó el comentario, logró su objetivo me hizo pensar en quien usted quería que pensaramos

Anónimo dijo...

LO felcito Paolo por su forma de escribir es interesante, poer recordmeos que no inporta si es de derecha o de izquierad el que está en el poder ejecutivo, los lujos siempre han existido y con años anteriores con más extrabagancia.

Jan Pahl dijo...

Ese es el dilema de toda la izquierda política y lamentablemente mucha de la intelectual, no así la izquierda de la calle. La psicótica deontología de exigir deberes pero en lo privado y exactamente en los mismos puntos pedir derechos sancionados por la ''limpieza de conciencia'' que da ser de izquierda, es como ir al cura, mentar los pecados, 3 avemarías y salen con la conciencia limpia y las manos sucias.

Dominique hay muchos, y entre más poder adquieren, con más estrépito caen, como los árboles centenarios podridos.

Anónimo dijo...

Hasta el octavo párrafo pensé que estaban hablando de otra persona...de un salvadoreño para ser específicos.

Slds

Anónimo dijo...

Usted es algo envidioso. Bien dicen que extranjero que anda por estas tierras, es porque fracasó en sus tierras natales.

Si esto es periodismo o política... mejor no leo nada.

Anónimo dijo...

Jajajaja, hoy si me fui en la de choto, yo pense que estaba hablando de mi presidente, es que se parecen iguales las dos historias, jajajajaja, buena por esa.

Anónimo dijo...

sería bueno que también mandara cartas a los simbolos de la derecha, hay varios y usted bien los conoce, algunos mujeriegos como el llamado por los derecha "presidente de la paz" o el que se "pelió en un foro con Fidel Cas.. y luego protegió a Posada Carriles (anticastrista para los de derecha , terrorista para los de izquierda, criminal para el criterio común y sensato),es logico que escribir como lo hacía durante la guerra no le rinda dinero como le rinden sus cartas agradables a los de derecha

Anónimo dijo...

Paolo vos estas enojado porque no te dieron el chance de motorista de la Corte, y por eso escribis asi, o a lo mejor sos de otro planeta y no te has dado cuenta, porque en El Salvador esta cosa no puede darse, es imposible en nuestra clase polìtica

saludos y mis respetos

edwin

Jan Pahl dijo...

la derecha tiene sus vicios, y nada agradables, pero no son los que la izquierda dice que tiene, ni son los vicios de la izquierda. Cada cosa se mide con su propia vara.

La derecha verdadera, liberal, no ve al dinero como algo cochino, ni al rico como un cerdo, un político liberal en un hotel de 5 estrellas de lujo no es lo mismo que un social demócrata, un social cristiano, un nacional socialista o un comunista en el walton Astoria.

Creo que con esto respondo más que bien a los que usaron mi e-mail para lo que debería ser un debate público. Eso si, respecto a si soy de derecha o ultra-derecha, No, no y no, yo no soy de derechas, soy liberal y social-demócrata ''puto'', es decir según el proyecto político que me vendan y la circunstancia. Tiendo a ser social demócrata en época de vacas gordas y liberal en época de vacas flacas. El problema es que una persona como yo acá en América lo tienden a identificar con derecha, por que acá derecha real a saber

'' la de economía de mercado libre, estado reducido al mínimo, Banco central claramente separado, individualismo, separación clarísima de poderes, continuidad de políticas, carteras y cargos''

pues nunca ha existido.

un gran saludo a todos.
Jan

Alex S. dijo...

Hay gente que le gusta escucharse a si mismo. Hay gente que habla por hablar. Digalo sin pelos en la lengua. De frente y sin falsos silogismos.

Conchale vale, de una tan sola vez!

Anónimo dijo...

Alex, le apoyo en su propuesta!!

Simple y concreto !!

Anónimo dijo...

Señor Luers: Si quiere decir algo, dígalo con valentía. En este país eso es lo que falta:Los h., perdón, el valor para llamar a cada cosa o a cada persona por su nombre. Eso es valentía señor, lo demás es chambre. Bien que le gustaba que fueran los ricos y los igualados a consumir a su negocio de caché verdad?

Mal Pensado dijo...

CUALQUIER SIMILITUD ... ES PURA COINCIDENCIA..... JAJAJAJ