Carta a los agentes de la PNC: Tienen razón, pero no pueden extorsionar

Estimados policías:
Tienen razón, los salarios que les pagan no corresponden al grado de responsabilidad y riesgo que el estado les exige asumir todos los días. Gana más un ordenanza en la Corte o en la Asamblea que un policía que a diario arriesga su vida. Es absurdo e injusto.


Tienen razón también en exigir al gobierno que les facilite los recursos necesarios para hacer su trabajo con dignidad y eficiencia. Sin vehículos, armas, sistemas de comunicación, uniformes adecuados su trabajo se vuelve menos profesional y más peligroso.

Tienen razón incluso en pedir que el gobierno y la dirección de la PNC dejen de improvisar y que definan estrategias y planes operativos de Seguridad que sean consistentes e integrales y que tengan claridad de metas. Sin una conducción profesional, los que pagan el costo de la ineficiencia e improvisación son ustedes que andan en la calle.

Tienen razón de plantear que el gobierno les está metiendo en un conflicto que trasciende el carácter policial y adquiere carácter de una guerra. Además una guerra que no se puede ganar y en la cual todos pierden, sobre todo los policías y sus familias. El gobierno no tiene derecho de mandarlos a reprimir a las comunidades y matar a pandilleros - y luego dejarlos solos en sus barrios…

En todo esto, ustedes tienen razón 100% - y la opinión pública los tiene que apoyar.

Donde no tienen razón es cuando extorsionan al gobierno (y por tanto a la sociedad que han jurado proteger). Un cuerpo armado como la PNC no puede ir a la huelga, y mucho menos amenazar con acciones violentas para promover sus reivindicaciones, por más razonables que sean. Ustedes no pueden bloquear carreteras, ni tomarse a la brava edificios públicos. Como fuerza del orden no pueden crear desorden.

Ustedes tienen que usar la fuerza de sus argumentos y convencer a la opinión pública para que ejerza presión sobre el gobierno para mejorar sus condiciones. Si ustedes convencen a los ciudadanos que así como actúa el gobierno está poniendo en peligro la eficiencia y la integridad de la policía, y por tanto la seguridad de todos, la sociedad se va  a movilizar para que el gobierno cumpa a los policías.

Para convencer a los ciudadanos para que obliguen al gobierno a cambiar sus actitudes con la policía y sus planes de seguridad, ustedes tienen que estar siempre a la par de la gente, abstenerse de cualquier abuso de autoridad y de violencia. Una población que tiene confianza a su policía, no la va a dejar sola. Si nosotros entendemos que ustedes, los policías no están luchando por privilegios, sino por mejores condiciones para protegernos, los vamos a apoyar – y no tendrán necesidad de incurrir en huelgas, movilizaciones violentas y amenazas.

Marchar a Casa Presidencial encapuchados y armados, removiendo las barricadas de la UMO, es una acción muy delicada. Esta vez no hicieron daño a nadie, pero violaron la legalidad, cuando ustedes son los que la tienen que proteger y garantizar.

Un gobierno no puede dejarse extorsionar por sus propios cuerpos armados. Es por esto que la ley no les da el derecho a sindicalizarse e ir a la huelga como los trabajadores públicos. Ustedes tienen derecho de organizarse y de expresarse libremente – nadie les puede quitar esos derechos constitucionales. Pero no a sindicalizarse para ir al paro de labores.

Hagan uso de sus derechos, sobre todo de la libertad de expresión, y de manera legal y pacífica lograremos juntos resolver los problemas. Porque los problemas de los policías son los problemas de toda la sociedad.

Les saluda Paolo Luers

(Mas!/El Diario de Hoy)