Carta a los pandilleros

Estimados amigos:
En los ya 15 meses que andamos en esta locura de la tregua les he ido conociendo. Ninguna frase que he escrito me ha atraído tanto odio y tanta incomprensión que la siguiente, que publiqué en una columna el 21 de febrero del 2013: “En estos meses de luchar para hacer funcionar y sostenible la tregua, he perdido el respeto a buena parte de nuestra clase política, y al mismo tiempo conocido en la cárceles y en las comunidades hombres y mujeres que han actuado totalmente diferente que todos pensábamos: con principios y con visión del país.”


Sostengo cada palabra. Lo que no significa que ustedes son angelitos. No lo son, con todo el daño que han hecho a la sociedad. Ni tampoco que esté resuelto el problema de la violencia, de la cual ustedes han sido los principales protagonistas durante años. Nada está resuelto. Esto lo mostraron los últimos días, cuando de repente se disparó de nuevo la violencia.

Ahora todo depende de ustedes. Ahora van a mostrar si era paja cuando dijeren: Vamos a avanzar en este camina hacia la paz, sean cuales sean los obstáculos. Ahora vamos a ver si son hombres de palabra. Porque siempre han dicho: El único capital que tenemos es nuestra palabra.

Ahora todo el mundo los está observando a usted los pandilleros. Y la única manera confiable de hablar para ustedes es por los hechos. Los muertos hablan, y en los últimos días los muertos han hablado mal de ustedes. Hoy tienen que mostrar que los muertos de los últimos días no fueron victimas de una estrategia de ustedes para extorsionar al gobierno. La única manera de comprobar lo contrario: redoblar sus esfuerzos para controlar nuevamente la violencia, y sin pedir nada. O están en esto porque realmente quieren contribuir a la reducción de la violencia y la construcción de la paz, o están en esto para presionar al gobierno y para conseguir algunas pinches concesiones.

Necesitamos escuchar de ustedes que no están dosificando la violencia para mostrar su poder. Yo necesito la reafirmación de la confianza que ustedes, en los barrios y en las cárceles, sigan apostando a la paz, haga lo que haga el gobierno. Yo entendí, y por esto me metí, que ustedes quieren ganarse el derecho a reinsertarse en sus familias, en sus comunidades, en la sociedad civil. Yo entendí que con ellas es el compromiso de ustedes, no con un gobierno. Gobiernos y ministros van y vienen, pero en la sociedad tenemos que convivir siempre.

No hay excusas: Tienen que defender la tregua y la oportunidad que se está abriendo con ella contra todos los problemas, incluyendo los internos de ustedes. Contra todas las dudas y resistencias, incluyendo las propias. Tienen que poner orden en sus filas. Tienen que mostrar que son líderes de verdad y que su palabra vale.

¿De dónde saco el valor de exigirles a ustedes, de hablarles de esta manera: Porque al igual que Raul Mijango, Fabio Colindres y sus docenas de colaboradores he apostado todo a este proceso: mi credibilidad, el único capital que tengo. Estoy asumiendo la presión política que esto acarrea, porque estoy convencido que vale la pena – ¡siempre cuando ustedes cumplan su palabra!

Tienen que erradicar, de una vez por todo, la sospecha que están jugando con la vida y el miedo de la gente. Y al sólo resolver este nuevo rebrote de violencia, inmediatamente ustedes tienen que asumir, en serio, la tarea de erradicar las extorsiones. Yo sé que no será fácil. ¿Pero quién diablos dijo que la paz es más fácil que la guerra? Se lo dice un tipo que ha estado en una guerra y en un proceso de paz.

Nos vemos, Paolo Lüers
(Más!/EDH)

3 comentarios:

Memo dijo...

Estimado Sr.Lüers:

Soy un fiel lector de sus cartas y casi siempre estoy a favor de sus posiciones políticas; pero en este caso, el de la tregua de las pandillas, estoy en total desacuerdo con usted.

Desde que leí que se iba a implementar una negociación del gobierno con los pandilleros y delincuentes para bajar los índices mortales por beneficios carcelarios a los cabecillas me dije: esto huele mal y va a terminar mal, y los que la apoyen y la promuevan van a terminar también oliendo a podrido.

¿Por qué le digo esto? Porque no se le puede tomar la palabra como verdadera a aquellos que no saben el significado de la honestidad, la decencia, el respeto, y el amor al prójimo, y que matan, roban, extorsionan como medio de subsistencia, y ocupan la intimidación para causar miedo y lograr sus objetivos.

Usted les creyó y tomó su palabra tomó como buena e hipotecó su imagen y su credibilidad como periodista y persona honorable y decente para apoyar e impulsar una idea y un proyecto, que si bien tiene mucho de noble y loable que es el de bajar los niveles de crímenes, asesinatos y violencia en nuestro país, esté basado en solamente eso, en la palabra de los pandilleros comprometida solamente para obtener beneficios carcelarios.

La realidad hoy nos demuestra que ellos, los pandilleros, no les importa ni nunca las ha importado la sociedad pues nunca se han sentido parte, y tampoco quieren reincorporarse a ella, porque han preferido beneficiarse de ella sin trabajar por medio del delito.

Yo no se si usted haya leído el poema de Rubén Darío "Los motivos del lobo". Yo lo leí cuando tenía apenas como 10 años y desde que supe de ésta tregua de las pandillas con el gobierno lo asocié inmediatamente con el poema, porque es muy parecido. Si no lo ha leído, se lo recomiendo.

"Mal paga el diablo a quien bien la sirve".

Saludos Don Paolo.

Su fiel lector.

Memo.

Cristian Canjura dijo...

"Carta a los pandilleros Estimados amigos:" Que acaso no se da cuenta de lo aberrante que suena la manera tan sumisa de dirigirse a los delincuentes? Entiéndalo de una vez: NADIE, absolutamente NADIE que haya sido blanco de estos sus referidos, va a estar de acuerdo en darle el visto bueno a esta denominada "tregua". Primero hay que enfocarse que esta solamente se aplica entre los dos grupos más grandes de delincuentes criminales que pudieron haber existido en nuestro país. (incluso desde antes que participaras como periodista del FMLN, del que ahora critica su forma de hacer política) Esta tregua en nada beneficia a la gente trabajadora y me refiero a esos asalariados que ganan desde $200 hasta $400 al mes. Ud. es trabajador, pero sus ingresos no están en ese rango se lo juro. Por lo tanto, puedo decirle que no tiene idea de lo que es ser, o haber sido, víctima de los abusos que a diario cometen estos grupos. Ejemplos? Amigo de clase media que fué secuestrado y casi asesinado (El cuchillo estaba sin filo no pudieron degollarlo y lo dejaron creyéndolo muerto); amigos microbuseros que ya no pagan renta porque la cobran en las cooperativas, amigos de soyapango que la renta la distribuyen a estos grupos a cambio de "seguridad privada" donde ellos mismos son los empresarios. Amigos que han tenido que cerrar sus pequeños negocios de Cybercafé, panadería, centros de recarga y pequeñas tiendas y sin contar las familias desquebrajadas que tuvieron que emigrar, de sus casas de toda la vida, por la extorsión.
Siempre he leído, de los pandilleros, que supuestamente su forma de vida se debe a que el gobierno, o el ente que sea, no le crea condiciones. Sabe qué? Un anciano que pasa los 70 años, se rompía la espalda con la cuma y dando el culo al sol con tal de llevar siquiera los frijoles diarios a su familia. Estos sus "estimados amigos" no tienen la mitad de años de aquél anciano (que de paso es mi tío), tienen la edad, tienen la condición física, pero no el requerimiento básico que se necesita para trabajar honradamente y sin joder a nadie "huevos". Condiciones y oportunidades este gobierno las debe, pero eso nunca le importó alguna vez a aquél anciano de la cuma...
En total desacuerdo al apoyo suyo a estos grupos!

franpr dijo...

Yo solo el hecho de pensar que las subidas records de homocidios antes de la tal "tregua" solo fueron una asquerosa estrategia por parte de estos sociopatas dirigentes de pandillas. Hoy tienen al estado practicamente extorsionado casi diciendo "si no me dan lo que pedimos comenzamos a matar 15-20 salvadoreños diarios". Que asco ceder ante criminales sin primero haberles exigido que abandonaran por completo el accionar delictivo. Sinceramente don Paolo yo soy lector de sus articulos y muy de acuerdo con sus ideas con respecto a politica pero jamas podre estar con ud en favor de esta "tregua", por hoy los "mediadores" de esto junto con los cabecillas mareros son las personas mas repudiadas en el salvador.