El bravucón de la red

Paolo, ¿Por qué darme un tiempo para escribirte? La respuesta es simple: nadie te ha puesto un alto  por la errónea idea de que cuestionarte afecta tu libertinaje de opinión  en el cual te escudas para ofender a otros;  tu constante prepotencia hacia distintos figuras públicas y sectores de la sociedad ha llegado a un límite de irrespeto que, en lo personal, me incomoda, y siendo un ciudadano que forma parte de nuestra sociedad, considero que hay que responderte de la misma forma.

No te has dado cuenta que la mayoría de la población conoce ya tu verdaderas intenciones no como un supuesto periodista, sino como un propagandista y escritor de panfletos de odio.  Tus columnas en vez de fomentar la crítica constructiva para nuestra democracia son un instrumento de deslegitimación de esta.
La llevas a un nivel “bajero” digno del pasado antidemocrático y del chambre barato. Tu constante accionar ha puesto a la política en un nivel de miedo con tus amenazantes cartitas; pero todo lo malo se acaba, siempre hasta el bravucón más fuerte acostumbrado al “bullying” recibe una buena lección de sus víctimas y detractores. 
Has perdido el toque o la gente está despertando sobre tu capacidad de manipular la realidad en tu beneficio particular y de un pequeño grupito que te patrocina. 
Escudado en la libertad de expresión escribes análisis monótonos de tus realidades, pinceladas desordenadas sobre El Salvador, un insulto para  nuestra sociedad que busca nuevas respuestas y no soluciones añejas.
Tu últimas cartas, una  sobre tu viaje de placer a Oslo para defender un proceso de paz con los mareros que solo existe en tu imaginación. Esto muestra lo alejado que estás de la verdadera población afectada por el flagelo de la delincuencia pandilleril.  Me suena a una especie de mal sana obsesión de tipo psiquiátrico  o  un sentimiento de éxito que nunca habrías logrado en tu tierra natal. 
Paolo, hablas con jesuitas muy al estilo de Coelho en tu viaje a Noruega, para poner en boca de personajes imaginarios tus ideales privados sobre el bien común. Tus amigos no te cuestionan tu tan cercana amistad con mareros, debería darte un buen jalón de orejas al ir en contra del nuevo slogan de campaña de tu candidato… ¿puede haber tanto caos en un grupo político?
La otra carta dictando consejitos para los planes de gobierno a los candidatos, sabiendo tu cero credibilidad como analista pues en tu mismo libro se lee el grupo editorial que, estoy seguro, te dictaron desde la introducción  al epílogo de ese folleto de bajezas.
Ahora te leo y pienso que la vejez no tiene nada que ver con la prepotencia, eso viene en la mala actitud que siempre has tenido desde la barra del bar de La Ventana. No te bastó poner el grito en el cielo cuando se aplicó la ley seca. Hiciste todo el “lobby” posible para pasar por encima de esa medida y salirte con la tuya. Esa vez no lo lograste, posiblemente porque no tenías los conectes de ahora.
Paolo, tu iniciaste un estilo de odio en tus ofensivas cartas publicadas para asustar y dañar, pues ahorita, considero que se te debe responder para que la gente pueda leer y saber lo equivocado que estás al vender gato por liebre semanalmente.

8 comentarios:

Hector Ramos dijo...

Peter Dumas si no tenias nada que escribir mejor te hubiera ahorrado la quema de neuronas, lo único que dijiste o demostraste es tu inmadurez y falta de coeficiente, dedicate a tus asunto en GANgA

Daniel Garza dijo...

Peter, me parece muy falso tu dolor en la carta. Como tu bien dices el pueblo ya sabe quien es quien sin importar las cartas que escribas, por tanto mucha gente sabe lo sucio y deshonesto que es el partido para el que trabajas en publicidad (GANA).
Tambien, viendo tus tuits reflejan mucho odio y aun más "bajeros" que los del cantinero que tanto criticas. Espero algún día encuentres paz y puedas reflexionar del daño que causa la gente a la que tanto apoyas.

Luis Polanco dijo...

¡Vaya Paolo!! has encontrado algunos adversarios mas listos en su exposicion de motivos y sobre todo con una narrativa mejor, mas amena. Con estos podras debatir - si es que puedes- ya que la mayoria de tus adictos, solo sirven para darte el amen -quiza pensando, que les daras un "descuentillo" en el consumo al visitar tu cantina-, pero bien. Cuanta razon tiene este sujeto. ¿Porque nunca escribes algo decente?

Dan Castro dijo...

No entiendo como alguien perteneciente al partido GANA (Peter Dumas)tiene el descaro de enfadarse por las verdades que algunos ciudadanos les restriegan en la cara. Hablan de acabar con la polarización política y lo que han venido ha ocasionar es un servilismo político mayor que gobiernos anteriores.Ven por sus intereses y no los de las mayorías. El pueblo guanaco poco a poco a palos pero estamos despertando de este gran letargo, ya las elecciones del 2015 tendran su merecido.

ROLANDO JOSE BATRES CASTRO dijo...

Paolo sos un esclavo de tus mismas ideas, crei q por ser alemán, y porque supuestamente en un país desarrollado sus ciudadanos tenían una forma de pensamiento distinta, no les vas a decir al sirra y a Lin q paren los homicidios.
te tenia una gran admiración y respeto pero desde q t crees q SOS dueño de la verdad absoluta ya no lo ago

Cecilia Gonzalez dijo...

Don Peter me avisan de la oficina de don Tony que ya puede pasar por su cheque. Saludos,

Exsal dijo...

La verdad y con todo lo que se puede decir, Paolo es como todo ser humano, a veces escribe bien y a veces escribe mal, claro siempre sigueindo su agenda, sino le conviene no responde a las preguntas simplemente las esquiva, y asi como todo politica barata de cualquier partido, los partidos solo defienden sus intereses y los de sus amos, nadie tiene el valor realmente de expressr ideas propias, todos parecen perros entrenados.....mi mama estuvo en la politica y cuando vio esto mejor se salio, prefirio el bienestar de su familia ...y eso es lo que cada quien debe hacer, unos honestamente y otros enganando a la gente con politica barata.... Al final, nadie se lleva nada en el ultimo estuche....

SCORPIOXL dijo...

Manden este NAZI de vuelta ha Alemania;una cosa es seguro allá se muere de hambre