¿De quién es el FMLN? La argolla.

De lo único que estamos claros en este momento es que el FMLN no es de Funes. Muchos pensaron y vociferan hace dos años que el FMLN era distinto porque ahora Funes tenía influencia en el partido, porque el gobierno del cambio los iba hacer distintos. Hoy dos años después de esa campaña electoral queda una cosa clara, teníamos la razón, a Funes no le interesaba el partido, no tenia compromiso con él y nunca intentó modificarlo. Ni siquiera tenía interés en trabajar en una agenda programática común. Nos llamaron traidores y derechistas cuando, muchos como yo, dijimos que Funes no era de izquierda, que no representaba la visión del FMLN y que habría un enorme conflicto. Aunque las aguas parecen estar en paz, en esto momentos, a esta altura del partido, a todo mundo le quedan claro las grandes diferencias entre partido y Presidente.

El Frente es de la gente o de la argolla. El debate entre comunistas y progresistas se ha vuelto a reanimar, abre la puerta a la única esperanza de izquierda que le queda a El Salvador. Tal vez me llamarán iluso, dirán que por la plata baila el mono, y que nunca se separan de la argolla del poder. Pero por fin se ven señales de que hay una disputa entres las bases y la argolla. Esta argolla es parte del partido, son ese liderazgo acomodado que anda en Hummer. Son los que sin ninguna vergüenza llegan en las Land Cruiser Prado, luces de sirena y trajes finos a las misas de Monseñor Romero, mientras la gente humilde comenta y ese que hace en la misa. Estos nuevos ricos a costa de la política. La gente, el pueblo cada vez más comienza a reconocer la diferencia entre los lideres genuinos e insurgentes, versus los acomodados y perdidos en el poder.

Todavía tenemos esperanza que ese argolla del Frente que no le da vergüenza aliarse con GANA. Exactamente igual que como lo hacía ARENA con el PCN. Ese liderazgo que no le da vergüenza decir que es el partido el que tiene que elegir a los diputados y no la gente. A ese partido le hago un reto, a esa argolla, dejen que la democracia hable. Dejen su bandera en la papeleta y compitan contra personas, dentro de su mismo partido. No le den ningún privilegio a las candidaturas que ustedes elijan, dejen que seamos nosotros que digamos quienes de ustedes son los que preferimos. Dejen que nosotros elijamos entre la argolla de los albapetrodolares y los lideres de toda la vida que, siguen llegan a trabajar en su carro de siempre, que son intachables, que aunque no sean los mejores en su cargo, nunca se levantará ni la más minima sospecha que exista corrupción en sus ministerios.

Mis queridos amigos decentes del partido. Sepan que tampoco van a tener muchas más oportunidades. Seguir teniendo esta argolla es un lastre. Necesitamos la rebelión de los decentes. Necesitamos que impongan sus criterios y necesitamos una resurrección. Pero por el contrario, si siguen jugando a estar con GANA, si venden la corte de Cuentes, si no proponen una reforma electoral apegada a la sentencia de la Corte Suprema. Si no sucede la reforma, el frente quedará en el pasado. Tiene todavía la oportunidad, pero no tendrán mucho más. Queremos un FMLN de la gente.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Solo me imagino a la norma guevara y sigfrido reyes riendo a quijada batiente de este artìculo...