Venezuela: El primer gran paso

Venezuela ya habló. La oposición democrática, coordinada en la Mesa de la Unidad Democrática MUD, al fin se ha convertido de mayoría en el país también en mayoría parlamentaria. La votación opositora fue tan masiva que no hubo forma que el gobierno la revirtiera con un fraude técnico. Y la decisivo: La Fuerza Armada hizo saber a Maduro que no está dispuesta prestarle la fuerza represiva necesaria para imponer un fraude.


La oposición logró este triunfo a pesar de todo: el control que el gobierno ejerce sobre la mayor parte de los medios de comunicación; las múltiples violaciones de las leyes electorales por parte del oficialismo; un Consejo Nacional Electoral parcial.

La mayoría parlamentaria opositora es el inicio de la transición en Venezuela. Inicio de un proceso que será extremadamente complejo, conflictivo y peligroso. En 17 años en el poder el chavismo ha concentrado inmenso poder en la presidencia. Del ejecutivo, que sigue en manos del chavismo, y no del poder legislativo depende el control del Estado, incluyendo el sistema judicial, el aparato electoral, la fiscalía, y obviamente las Fuerzas Armadas. Paralelamente el chavismo ha logrado, en estos 17 años, una permanente centralización del Estado – en un país que históricamente fue un ejemplo de descentralización. Educación, sistema de salud, carreteras, aeropuertos están en manos del gobierno central, dejando las gobernaciones y alcaldías con pocos recursos y competencias. Seguridad pública y policía, históricamente descentralizados, han pasado en gran parte a control central.


Los chavistas van a usar esta enorme concentración de poder en manos del ejecutivo para contrarrestar el poder del legislativo cuyo control acaban de perder.

Esta noche, la oposición esta celebrando, y tiene toda la razón de hacerlo, pero a partir de este lunes le espera un reto nunca enfrentado. Requerirá de mucha unidad interna, mucha paciencia, disciplina y capacidad negociadora por parte de la dirigencia opositora, si quiere alcanzar la alternancia sin que el país pase por caos, violencia y guerra interna. Solo si su liderazgo presenta al país un proyecto político nuevo, realista, e incluyente, la oposición logrará consolidar la mayoría necesaria para revocar en el 2017 el mandato del presidente Maduro, ganar las subsiguientes elecciones presidenciales y –el reto más grande- sacar a Venezuela de la crisis económica.

El 6 de diciembre fue solo el primer paso.
(El Diario de Hoy)