Carta a los periodistas que cubren la violencia

Estimados colegas:En facebook me encontré con las reacciones de los lectores a una publicación de El Diario de Hoy titulada: “Pandilla MS quiere ser la que dé seguridad en el mercado Central”. Docenas de ciudadanos exigiendo la pena de muerte, comandos de exterminio, mano dura – resumen: ¡Que los maten a todos!

Y todo a partir de una información falsa. Los pandilleros de la MS no han buscado ellos asumir la vigilancia en el mercado. Ni siquiera a ellos se les ocurre una idea tan absurda. Han planteado a la alcaldía que el CAM asuma la vigilancia en el mercado, ya que los vigilantes actuales son corruptos y actúan para defender y encubrir sus negocios relacionados al contrabando, la droga y la comercialización de mercadería obtenida por una red de roba furgones.

Hay muchos elementos que indican que el cuerpo de vigilantes existente se ha convertido en otra banda, que compite con las otras por el control del territorio – y de los negocios sucios. De ahí vienen los pleitos, los enfrentamientos, los rumores de toque de queda, y los recientes homicidios. Ustedes, los reporteros, en todo o que se ha escrito sobre el pleito en el mercado, no mencionan que hay muertos de todos los bandos: pandilleros, vendedores, vigilantes. Y de paso sea dicho: mucho más pandilleros que vigilantes.

En este sentido, tiene sentido llegar a la conclusión que la seguridad del mercado no puede seguir estando en manos de uno de los grupos delincuenciales en pugna por el control. Entonces, también tiene lógica la propuesta de los pandilleros de la MS de que con el CAM tome control de la situación una autoridad ajena a los pleitos entre diferentes grupos delincuenciales.

Me consta que esta fue la propuesta de la MS, porque me buscaron para trasladarla a la alcaldía. En esta propuesta que me pidieron trasladar, incluso se comprometieron a respetar y no agredir a los agentes del CAM. Trasladé esta propuesta a la alcaldía, pero no tengo conocimiento si actuaron sobre ella y qué decisiones tomaron. Lo que sí me consta es que los pandilleros que me contactaron estaban buscando parar la escalada de violencia que afecta a todo el mercado, incluyendo a los miles de vendedores y usuarios inocentes que nada tienen que ver con los pleitos de control.

Yo sé que los pandilleros no son angelitos. Muchos de ellos están en el mercado para trabajar, pero otros para delinquir. O para ambas cosas. Es una realidad que a corto plazo no podremos cambiar. Nadie lo ha podido, ni con la super mano dura. Entonces, cualquier posibilidad de reducir la violencia en el mercado (aunque tal vez no la delincuencia) hay que verla con atención y responsabilidad.

Regreso al punto de partida, colegas: La información incompleta, parcial, distorsionada que a veces publicamos en nuestros medios, en vez de calmar los ánimos de la gente, echa leña al fuego. De esta manera, una noticia mal investigada y escrita con el hígado y no con la razón, provoca que los odios y resentimientos que de todos modos existen en la población, debido al grado de violencia que sufre, desemboque en pedir a gritos que revivan la Sombra Negra y los escuadrones de la muerte...

No sé si ustedes leen los cientos de comentarios violentos  que sus notas provocan, llenas de lenguaje obsceno, a veces abiertamente fascista. Deberían. Dan asco. Obligan a reflexionar.

Ya se que muchos van a decir que yo defiendo a los mareros. No es cierto: defiendo la posibilidad de reducir la violencia mediante el diálogo y la inclusión. A ustedes, los periodistas, no les pido que tengan simpatía con los pandilleros -¿a título de qué tendrán simpatía?-, ni siquiera que apoyen la tregua y otros esfuerzos de pacificación. Solo les pido que hagan bien su trabajo, con respeto a los hechos, sin distorsiones.

Saludos, Paolo Lüers


1 comentario:

lucas garcia dijo...

nadie con 2 dedos de frente puede creer esta sarta de mentiras, ahora resulta que los mareros están preocupados por la vigilancia de los mercados, y los delincuentes son los vigilantes, como puedes engañar así a la gente