Otra carta a los pandilleros

Miembros y jefes de las pandillas:
Ustedes se comprometieron con el proceso de desmontaje de la violencia y delincuencia que hace 16 meses iniciaron con la tregua, como primer paso. Luego reconfirmaron su palabra y dijeron, en varias ocasiones: No habrá paso atrás en este camino. Me lo han dicho fundadores de la MS13 y del Barrio 18 en los penales de Ciudad Barios, Quezalte y Cojute. Me lo han dicho palabreros en Ilopango, Apopa, Ciudad Delgado y en Soya. Me lo han confirmado hijos y madres de ustedes.

Hoy sí vamos a ver el valor de su palabra. Lo que vale la palabra se mide en situaciones adversas, no cuando la cosa es chiche. Hoy que está sentado en el despacho del ministro de Seguridad un hombre que hace lo posible para obstruir la tregua y que trata de desmontar los mecanismos exitosos de la mediación, vamos a ver si es cierto lo que ustedes dijeron: “Cueste lo que cueste, hagan lo que hagan los detractores de la tregua, la vamos a sostener y la vamos a convertir en un proceso de paz”.

Hoy que está claro que el gobierno de Funes no va a cumplir su compromisos de invertir fondos en la rehabilitación de las comunidades en los 11 municipios, donde ustedes firmaron con los alcaldes, las iglesias y las comunidades acuerdos locales para crear las condiciones para erradicar la violencia y las extorsiones... hoy se va mostrar si es cierto que ustedes se mantienen fieles a estos compromisos, aun cuando se dan cuenta que no habrá fondos del Estado para su reinserción productiva...

Hoy que los tres candidatos presidenciales han adoptado un discurso en contra de la tregua, vamos a ver si era cierto cuando ustedes dijeron que su tregua y su intención de dejar de dañar a las comunidades no dependían de concesiones o promesas del gobierno (de este o del futuro), sino de un compromiso de ustedes con sus familias, las comunidades y la ciudadanía en general.

Hoy que a raíz de todo esto ustedes tienen miembros de sus pandillas o clicas enteras que dejan de creer en la tregua y comienzan a romperla, vamos a ver si ustedes tienen la decisión, los huevos y la capacidad de controlar a su gente y garantizar que de parte de las pandillas nadie juega con fuego.

Hoy que la opinión pública no les es favorable, vamos a ver si ustedes asumen con seriedad la difícil tarea de volverse a ganar, paso por paso, la credibilidad que perdieron durante décadas que hicieron daño al pueblo.


Sepan que si ustedes hoy, cuando la cosa es cuesta arriba, muestran que son hombres de palabra, no estarán solos. Solos estarán si dan pasos atrás y no cumplen. Aunque tal vez no lo logran ver siempre, hay mucha gente en este país, en todos los sectores sociales, en todos los partidos, y también en el sector privado que están dispuestos a trabajar por la reinserción de ustedes y sus familias en la vida productiva y la convivencia ciudadana.

No destruyan las oportunidades cometiendo errores. Por ejemplo: No se dejen de manipular por nadie. Ningún deal de promesas contra votos. Escuchen bien si los discursos de los candidatos, en la recta final de las campaña, asumen más sensatez y sensibilidad frente a los problemas de las comunidades. No se alíen con nadie, pero tampoco quemen puentes con nadie. 

Les voy a decir al final de esta carta: Por más que me ataquen por esto, yo sigo creyendo en que ustedes están buscando salidas. Más bien entradas, puertas, oportunidades - para reinsertarse a la sociedad. 

Paolo Lüers 

(@paololuers) 
(Más!/EDH)