Carta al entrenador de Borussia Dortmund

Hallo, Jürgen Klopp:
Vos sos, para mi sin duda, el mejor entrenador del momento. Y sabes porqué: Estás con el club adecuado. He visto gente opinando que el Real Madrid debería contratarte, pero es paja: Sería un desastre para el Real, y un desastre para vos. Vos tenés que estar con un club como el Mainz 05, donde jugaste durante 11 y entrenaste durante 7 años. O como la Borussia Dortmund, donde ya tienes 5 años y dos campeonatos de la Bundesliga...


Vos no sirves para dirigir un equipo de estrellas, como el Bayern o el Real. Te estarías peleando con las primadonnas. Vos sos bueno para empezar con jugadores jóvenes o medio fracasados y llevarlos a la cima.

Cuando tu jugador más prometedor en Dortmund, Mario Götze, se fue al Bayern, dijiste: “Sentí como un ataque de corazón. No pude hablar. Con nadie, ni con mi esposa...” Por todo que invertiste en este alumno. Por todos los planes que aun tuviste para este bicho de 20 años... Vos sos el entrenador que compró, de choto, tres jugadores polacos con poco éxito como profesionales, y los convertiste en futbolistas super exitosos cotizados.

Vos con tu “fútbol a todo gas” vas a topar en Dortmund. No sos para administrar el éxito, sino para construirlo, conquistarlo. Te veo agarrar, como en el caso de Mainz 05 y Dortmund, otro club donde sobran las ganas de jugar fútbol y faltan los medios para hacerlo. Tal vez deberían mandarte una oferta de agarrar la Selecta...

Un reportaje del periódico español El País sobre vos comienza con esta fase tuya: “Hace ocho años, esta sala no estaba llena de periodistas, sino de acreedores”. Esto resume tu historia en Dortmund. La Borussia, uno de los clubes más tradicionales y con más arraigo local, sobre todo en las masas de trabajadores y mineros de la antigua Dortmund industrial, estaba al punto de declarar bancarrota, no sólo financiera sino también deportiva y moral. ¡Y mire cómo está la Borussia hoy!

Tu fútbol tiene 4 características: ofensivo, flexible y colectivo. Y la cuarta y tal vez más importante: es un juego y hay que gozarlo. Con esta filosofía vos lográs formar jugadores fantásticos, y al mismo tiempo captar el entusiasmo del público. La Borussia es hoy el club más afianzado en sus raíces locales y proletarios que existe en Europa. Gracias a un futbolista que de jugador confiable, pero que nunca llegó al estrellato, se convirtió en el mejor entrenador del mundo.

Viel Glück, lieber Jürgen, wünscht dir Paolo Lüers
(Más!/EDH) 

Por primera vez la carta sale en la sección de deporte