Carta al candidato presidencial de ARENA

Estimado Norman:
Te iba a felicitar porque al fin hiciste lo que deberías haber hecho cuando asumiste la candidatura a la presidencia: renunciar a tu cargo de alcalde. Pero me doy cuenta que no es cierto, no renunciaste, sólo depositaste tu cargo. Renunciar es definitivo e irreversible. Depositar es temporal y, si no resultas electo presidente, puedes regresar a la alcaldía...

¿Por qué, si estás convencido de ganar la presidencia, te guardas el puesto de alcalde? Deberías ir con todo, poniendo en línea todo, incluso tu cargo como alcalde...

Cuando digo que lo correcto y consecuente hubiera sido renunciar de una sola vez, no estoy hablando de una obligación legal, sino más bien ética. Estoy hablando de una señal para comprobar que vas en serio cuando hablas de transparencia y de romper la manera tradicional de hacer política en este país. Pero más allá de esto estoy hablando de tu propia conveniencia: Si hubieras renunciado (y si lo hubieras hecho el año pasado), te hubieras ganado una gran ventaja sobre tus competidores. Además una ventaje muy difícil de igualar para ellos. Sánchez Cerén no puede renunciar a su cargo como vice-presidente. Tampoco quiere. Por tanto, el candidato del FMLN no tiene boca para hablar de ruptura con el mal gobierno actual. Él es el mal gobierno actual.


El otro candidato, Elías A. Saca, no está dispuesto a renunciar a la propiedad ni al control de sus medios de comunicación. Por lo contrario. Y por más que la trata de esconder, no puede renunciar a su paternidad con GANA. Ni mucho menos puede (ni quiere) renunciar a su calidad de ex-presidente, o sea a todo lo que ha hecho (o no hecho) durante sus 5 años en el poder.

Hubieras podido conseguirte una ventaja real muy grande si hubieras decidido romper con dos cosas: con tu ventaja aparente de ser alcalde y de lanzar tu candidatura desde este bastión; y con las ataduras con el pasado del partido ARENA. Tu ventaja real hubiera sido poder decir: Yo me lanzo desde el bastión de la ciudadanía y desde un partido que es fuerte porque lo renovamos y lo abrimos al futuro y a la ciudadanía...

Nunca es tarde, Norman. Todavía puedes decir en voz alta: No voy a regresar a la alcaldía. O voy para Casa Presidencial o me voy a mi casa. Y todavía puedes, ahora que tienes las manos libres, apostar a la renovación consecuente de ARENA. Puedes ser el hombre que abre la puerta al relevo y la renovación...

Y todavía puedes tomar la delantera si te atreves a tomar decisiones audaces. Por ejemplo: Presentar a un equipo de gobierno que no deja lugar a dudas sobre el carácter progresista de tu gobierno. Si tú a corto plazo presentas a la ciudadanía un equipo de gobierno compuesto por los mejores profesionales, conocidos por su capacidad, su independencia intelectual, su apego a los principios de transparencia y rendición de cuentas - y sobre todo por su apertura a las grades reformas que necesita el país - ¿cómo los candidatos de GANA y del FMLN podrán igualar este paso?

Así que te aconsejo que ahora, que te vas a dedicar full time a tu candidatura, no sólo lo inviertas en más visitas a más cantones, sino que des prioridad a la construcción de los acuerdos con los mejores profesionales, ejecutivos, académicos que vas a necesitar para formar un gobierno que vale la pena. No puedes dejar esto para después, por una simple razón: Si no logras construir y proyectar este equipo de gobierno, no habrá después...

Si no muestras con quiénes vas a formar un gobierno que abre el camino al futuro, todos vamos a asumir que vas a gobernar con los sospechosos de siempre...

Saludos, Paolo Lüers

A mis lectores críticos: Correcto, soy amigo de Norman. ¿Quiero que gane? Más bien quiero que valga la pena que gane.
(Más!/EDH)