Columna Transversal: No dejarse joder. Y no dejar de joder.

El martes de esta semana, tuvo lugar en La Ventana el lanzamiento público del libro que publiqué junto con mi amigo, el caricaturista Alecus: “Jodiendo en Serio - cartas y cartones de Paolo y Alecus”.

Quiero compartir con mis lectores del Diario de Hoy el epílogo que escribí para este libro, bajo el título: “No dejarse joder. Y no dejar de joder.”

---

Hace años, me preguntaron cuál era mi definición del carácter salvadoreño, y dije, sin pensarlo mucho: ‘No dejarse joder.’ Si lo hubiera pensado bien, hubiera agregado: ‘Y no dejar de joder.’

Son dos virtudes complementarias. ‘No dejarse joder’ significa: siempre estar de guardia, siempre asumir que alguien nos quiere joder, siempre estar dispuesto de ir al contraataque. O si no se puede, correrse.

‘No dejar de joder’ significa: nunca perder el humor y la agresividad; siempre estar listo para un buen pleito, para un golpe certero; pero también para resolver el problema con unos tragos y unos chistes.

Así veo a los salvadoreños: con una gran capacidad de supervivencia, y con el don de ‘seguir jodiendo, aunque estemos jodidos...’

Cuando siendo flamante columnista de El Diario de Hoy me invitaron a escribir una columna para el periódico Más!, inmediatamente dije que sí. Varios de mis amigos se desmayaron. “¿En el Más? Estás loco. Ahí no cabe análisis político...”

Pero yo no buscaba más espacio para el análisis sesudo y filudo. Yo buscaba espacio para joder, pero en serio. ¡Escribir para la mara de a pié, en el periódico de la calle! ¡Combinar el arte de la crítica política con el arte de joder! ¿Cómo no aceptar este reto?

Le pedí ayuda a un amigo que del arte de joder ha hecho su oficio: ‘Alecus’, Ricardo Clement. La Prensa Gráfica, por mala suerte de él (y de este periódico) y por buena suerte mía, había decidido de prescindir de los servicios de este caricaturista genial. Alecus ha sido amigo de jodedera desde tiempos de la guerra. Jodedera seria que en aquellos tiempos uno la podía pagar con la vida...

Lo invité a juntarme en el Diario y en Más!, y por suerte tanto él como los respectivos editores estaban, más que de acuerdo, entusiasmados con esta idea de llevar más jodedera a los periódicos. Así que un día martes 13 de enero del año electoral 2009 empezamos los dos a joder en el Más! Nació la tradición de las cartas y los cartones de Paolo y Alecus, tres veces a la semana.

Nuestro concepto: dar trancazos. Golpes certeros. Lenguaje claro y pelado. Con el riesgo de equivocarse. Con el riesgo de exagerar. Pero nunca con el riesgo de no atreverse.

Y así, en dos años hemos publicado 300 cartones y 300 cartas en el Más!. Jodiendo en serio. No tanto porque la situación sea tan seria (lo que es), sino porque sin andar jodiendo hasta el cielo sería insoportable. En el libro que hoy presentamos bajo el título “Jodiendo en serio”, van las 120 cartas más irreverentes y las 120 caricaturas más certeras. Buen provecho.

---

Quiero agregar una cosa: Me dejó sumamente impresionado la asistencia de tan variados sectores al lanzamiento de este libro: asistieron integrantes del actual gobierno, a los cuales Alecus y yo los hemos jodido bastante en el periódico y en el libro; asistieron integrantes de anteriores gobiernos igualmente victimas de nuestras sátiras; asistieron ex-comandantes guerrilleros y un ex-general; asistieron personajes duramente enfrentados en el actual conflicto sobre el “decreto Néstor”; asistieron fundadores de ARENA y fundadores del FMLN; asistieron varios ‘presidenciables’ de diferentes partidos. Y todo esto en un evento en cuyo centro están la crítica, el humor, la tolerancia. Como dijo uno de los personajes presentes al tomar el micrófono: “esta es la sociedad que todos queríamos construir.” Y yo le contesté: “A partir de hoy que ya no me vengan con la paja que en este país no hubo reconciliación.”

El libro está en venta en los mejores librerías del país, en La Ventana, y las oficinas de Editorial 5.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

El de los Venezolanos es ‘No dejarse joder y siempre pensar que lo quieren a uno Joder', excepto por detalles de forma, de fondo no somos tan distintos los latinoamericanos

carlos.elsalvador dijo...

Hay un problema con esta regla. Si se va a joder, deben existir los sujetos de esa acción. Si no nos vamos a dejar joder, no hay cabida para los que joden.

La frase simplemente ilustra la esencia del sr. luers.

Anónimo dijo...

Que triste y aburrido es Usted señor Carlos.

Rojo dijo...

Felicidades Paolo Y Alecus!!

Rojo