Carta al presidente de la República

Señor presidente:

Me quedé en casa para ver su discurso de los dos años de su gobierno. Mejor hubiera ido a trabajar...

Su discurso me hizo pensar en el viejo dicho que “los árboles nos impiden ver el bosque”: muchos detalles, bastantes números, un plan para cada gusto, ¿pero el rumbo del país?

Este semana el sector privado –los dirigentes de 45 gremiales empresariales- le hicieron el reto público: ¡Hagamos entre todos un pacto para el empleo y la inversión! Deje de estar amenazando con impuestos para los ricos (o sea, a la inversión), deje de subir el gasto público... y hagamos un pacto general, donde nos ponemos de acuerdo sobre gasto público, impuestos, eficiencia del estado, incentivos para inversiones.

¿Y esto lo que escuchamos hoy es todo que les tiene que constar como presidente? Me cuesta creerlo.

Tal vez usted prefiere contestarles a su propuesta en privado, en las reuniones con el sector privado que arma en Casa Presidencial. Ojala. Pero que sea más claro y concreto que hoy en el discurso que otra vez parecía más un discurso de promesas que un discurso que marca rumbo.

En algún momento nos tiene que decir (y no en privado, sino poniendo la cara a todos, incluso a su partido) si el presidente de la República está con los empresarios defendiendo la libertad empresarial, o si está con los radicales que sueñan con un capitalismo del Estado, con un gobierno que fija precios...

En algún momento nos tiene que decir en público, brinque o no el ala ortodoxa del FMLN, si es en serio este discurso incendiario suyo que tilda a los empresarios opuestas aun impuesto nuevo como gente acostumbrada a privilegios que no quieren aportar al desarrollo del país. O si este discurso radical es, como usted explica en privado, “para la gente” y que no hay que tomarlo en serio.

¿Cuál de los dos discursos suyos, señor presidente, hay que tomarlo en serio? ¿El de unidad o el de ricos y pobres?

Saludos de Paolo Lüers

(Más!)

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Paolo así es como funciona nuestro país a ello nosotros le llamamos democracia, lo bueno es que todos podemos decirlo que pensamos, y la política de nuestro país es así, odne la ANEP tira una cortina de humo para salvarse del impuesto de seguridad, pero tú cual crees que debería ser el verdadero discurso del presidente Funes, el ricos y pobres, es mentira que existe una clara diferencia entre ricos y pobres?, o el de la unidad, el cual se hace con la única intención de beneficiar a el pobre, los discursos son diferentes pero en fin el mismo, ayudar a las clases mas desprotegidas.

Anónimo dijo...

Me parece muy acertadas sus opiniones, lamentablemente nuestro país esta tan lejos de tomar un camino para salir adelante.
No existe ni siquiera la sombra de una iniciativa por parte de las personas en el poder para salir del subdesarrollo, y la gente que de verdad esta interesada en el bienestar de la gente jamás se involucraría con un sistema político tan podrido como el nuestro

Anónimo dijo...

Claro Paolo, pero a mí me pareció más bien un discurso de un candidato que quiere quedar bien con todos y no comprometerse con nadie, recordemos que las cifras dependen del lente desde donde se miran...y es que aquí, el único que cree que nuestro país está mejor que antes, es el propio Presidente, porque la vida de lujos que está llevando ahora nunca la había tenido; lastimosamente nuestra "democracia de panfleto" tiene como base un sistema de partidos politicos donde nadie rinde cuentas de nada.