Carta al director general de la PNC y al fiscal general

Señores:
¿Qué pasó con la investigación de la masacre de Opico? Ha pasado más de un mes, y el “crimen del año” no está esclarecido. Nadie ha sido acusado. Ustedes dos guardan silencio, y queremos saber: ¿Guardan silencio porque no tienen nada que informar? ¿O guardan silencio porque les da pena?
Digo “crimen del año” por lo horrible: murieron 8 trabajadores de una empresa de servicio eléctrico, por razones que hasta ahora nadie sabe; y murieron además tres campesinos, por la única razón de haber sido testigos.

Pero “crimen del año” también por las consecuencias políticas: Así como la cobarde quema de un bus en Mejicanos, con todo y pasajeros, provocó que la Asamblea aprobara la Ley Antipandillas, la masacre de Opico provocó que la oposición política, a pesar de su crítica permanente de la falta de una política de Seguridad integral, se uniera al gobierno para decretar “medidas especiales”.

Gracias a la masacre de Opico, los partidos de gobierno y de oposición unánimemente aprobaron un decreto que somete a “estado de emergencia” a las 7 cárceles que albergan a pandilleros.

Gracias al terrible impacto que tuvo las masacre de Opico en el sentimiento de los salvadoreños, el gobierno logró una especie de “unidad nacional” contra las compañías telefónicas. Por vía exprés se aprobó -también unánimemente – un decreto que permite al gobierno intervenir las compañías telefónicas si no cortan al 100 % la señal telefónica en los centros penales. Ya el gobierno reporta haber desconectado varias torres.

¿Qué tiene esto que ver con Opico? Bien, desde el primer día, los jefes policiales y el gobierno dijeron, mil y una veces, que la masacre de Opico había sido cometida por pandilleros cumpliendo órdenes provenientes de las cárceles. Toda la maquinaria de “medidas especiales”, “estado de emergencia” y ‘unidad nacional” se comenzó a mover a partir de este “hecho”, de una masacre ordenada desde las cárceles, sólo que hasta la fecha ni la policía ni la fiscalía no ha presentado ninguna prueba de este “hecho”.

El día después de la masacre de Opico la PNC detuvo a 82 personas, acusándolos públicamente de ser pandilleros y de haber participado de la masacre. Pero a los días la Fiscalía mandó a decir al público ninguno de los 82 detenidos será acusado en relación a la muerte de las 11 personas en Opico. Unos fueron liberados, otros fueron acusados por otros delitos o simplemente por pertenencia a una pandilla.

Y ahora les queremos preguntar a ustedes que dirigen la policía y la Fiscalía, respectivamente: Ustedes, como máximos responsables de las investigaciones, ¿qué pasó en Opico? ¿Por qué motivo fueron atacados los 8 trabajadores? Luego de un mes, ya queremos saber más detalle: ¿Quiénes y en cuál cárcel ordenaron la masacre? ¿Por qué vía de comunicación la ordenaron y cómo les consta? ¿Hay grabaciones? ¿Hay testigos? Y si no los hay, ¿cómo les consta a ustedes quiénes ordenaron la masacre?

Y otra pregunta más central: ¿Si ustedes saben quiénes ordenaron la masacre, y de esto tienen pruebas, cómo es que no saben quienes recibieron y ejecutaron la orden? Porque a la fecha no hay detenciones por la masacre, no hay acusaciones, ni de pandilleros dentro o fuera de los penales?

Como consecuencia de Opico, ustedes tomaron la decisión de trasladar a 299 pandilleros presos a un nuevo centro de detención de alta seguridad que acondicionaron en el penal  de Quezaltepeque. Pero ninguno de los 299 ha sido acusado de haber dado las ordenes para la masacre de Opico.

Tampoco ustedes han dado a conocer una teoría que con alguna lógica explicara porqué una pandilla haya decidido atacar y matar a los 8 trabajadores en Opico. Las víctimas no tenía relación con pandillas. La zona de la masacre no se encuentra en disputa entre pandillas. Nadie tiene teoría de un móvil que vincule a una pandilla a este crimen.

Pero sí, la zona de Opico es un conocido centro de operaciones de contrabandistas y traficantes de  cualquier ilícito. ¿Ha encontrado la PNC o la FGR algún indicio que la masacre de Opico tenga relación con traficantes, por ejemplo que estos trabajadores tuvieron la mala suerte de ser testigos de algún operativo de narcos?

Mientras ustedes continúen usando la masacre de Opico para promover su agenda política, pero negándose a informar sobre lo que realmente han investigado, todas estas interrogantes quedarán sin respuestas.

Saludos,
e2b99-firma-paolo 

(Mas!/El Diario de Hoy)