Carta a los “indignados”: No hablen de la corrupción en abstracto, cuando bajo sus narices les quieren robar sus ahorros

Amigos:
Otra vez hablemos de las pensiones. O mas bien: del “plan Cáceres”, con el cual el gobierno del Frente quiere caer a los fondos de pensiones. O sea, quieren expropiar nuestros ahorros para salir de su crisis de liquidez…


Uno pensaría que ya todo está dicho (que esto es un robo; que no resuelve el problema de las futuras pensiones, sino solamente el problema de caja del gobierno…) – pero cuidadito: Hay que repetir estas verdades hasta que las entienda el último ciudadano. Y hasta que entiendan el gobierno y el FMLN que “el pueblo” les puede aguantar muchas bayuncadas políticas, pero que no les va a entregar voluntariamente sus ahorros, o sea sus futuras pensiones.

Ahora Carlos Cáceres, medio clandestino, convocó reuniones privadas para vender su plan. Y de repente revela que, aparte de expropiar las cuentas de ahorro en las AFP, quieren aumentar la edad de jubilación por 5 años aumentar la cotización mensual. Y como si esto no fuera suficiente, inventarse un nuevo impuesto para poder pagar las obligaciones con los jubilados del INPEP, IPSFA y Seguro Social.

Desde Casa Presidencial dicen que aun no existe ningún plan oficial del gobierno, que apenas están haciendo los estudios, que no hagamos caso al ministro de Hacienda, que este maje ni siquiera es del Frente…

Pero no nos dejemos engañar: Cáceres actúa por encargo del presidente, para probar las aguas. Si hay demasiada resistencia, sobre todo en los sectores de clase media, van a echar la culpa a Cáceres y distanciarse de su plan. En cambio, si no hay mucha bulla, van a oficializarlo e implementarlo.
Entonces, depende de nosotros: Si hacemos suficiente bulla, o sea, si elevamos al FMLN el costo político de esta “reforma de pensiones”, podemos matar dos pájaros de un tiro: hacer que el FMLN deje caer a Carlos Cáceres (quien nunca ha sido amigo de ellos, sino de Mauricio Funes) – y al mismo tiempo conseguir que no toquen las pensiones.




Ellos pueden, tal vez, imponer este “plan Cáceres” y quedarse con los fondos de pensiones contra la resistencia de ARENA; incluso contra la resistencia de la empresa privada – pero no contra la resistencia de toda la clase media afectada. Imposible.

Se ha puesto de moda lamentarse de la impunidad y de la corrupción. Piden Comisiones Internacionales y reformas constitucionales, arman movilizaciones para que se castigue a todos los ex presidentes vivos del país – mientras bajo sus narices están preparando el robo del siglo: la expropiación de los fondos de pensiones.

La impunidad se extiende hasta donde nuestra paciencia y pendejez lo permite. Su límite está donde nosotros lo marcamos. Saludos,

(Mas!/El Diaro de Hoy)