La carta de Zacatraz





El 20 de junio 2015 fue entregada al ministro de Seguridad Benito Lara una carta dirigida a él y al Consejo de Seguridad Ciudadana. Provenía del penal de Zacatecoluca y fue firmada, con fecha del 15 de junio 2015, por 13 voceros de las dos principales pandillas del país, que fueron trasladados a esta prisión de máxima seguridad a principios de este año.

Paralelamente copias de esta carta fueron entregados a varios miembros del Consejo y a quien firma esta nota. No la hice pública, porque esto fue el compromiso con mi fuente. Ahora, con la nota que hoy miércoles 15 de julio salió en La Prensa Gráfica, fuentes policiales la han comenzado a filtrar, pero sin publicarlo enteramente, lo que provocó cualquier tipo de especulaciones en las redes sociales sobre “nuevas negociaciones con las pandillas” y “una nueva tregua”. Por esto decidí hacer pública esta carta, enteramente y sin alteraciones.

La carta plantea un solo punto: “Hacemos un llamado a ustedes a darle la oportunidad a la nación salvadoreña a desarrollarse en un ambiente más pacífico y establecer los mecanismos que puedan permitirnos (a ambos) a establecer acuerdos para alcanzar la tan anhelada paz atreves del diálogo; quedando por sobrentendido que en ningún momento buscamos negociar nada con nadie, ya que estamos claros de nuestra condición. Asimismo reiteramos una vez más nuestra disposición a aportar nuestro granito de arena siempre y cuando las condiciones para un verdadero diálogo sean creadas.”

La carta está firmada por voceros que representan tanto a la MS13 como las dos fracciones del Barrio 18. Según la fuente que me entregó la carta, todos los pandilleros reclusos en Zacatecoluca están respaldando esta carta, o sea todos los principales protagonistas de la tregua del 2012/2013.

Hasta ahora que fuentes de inteligencia policial filtraron la información sobre la carta, el gobierno ha mantenido silencio sobre este tema.

A esta altura no hay ninguna información que indique que el gobierno, de forma directa o indirecta, ha respondido a esta carta. Raúl Mijango, quien fungió como mediador de la tregua, ya declaró que tiene conocimiento de la carta, pero no ha participado en ninguna mediación al respecto. Tampoco la carta se ha discutido en el Consejo de Seguridad Ciudadana. Varios miembros del Consejo sostienen que han llegado a la conclusión que algún tipo de diálogo con las pandillas es necesario como afirman miembros del mismo, pero que el gobierno y el fiscal general impiden que esto se debata en el Consejo.

Fuentes de pandillas aseguran que no saben de ninguna respuesta a la carta o de cualquier tipo de diálogo con el gobierno. Sin embargo, confirman que la voluntad expresada en la carta se mantiene vigente y que esperan que miembros del Consejo pidan al gobierno facilidades para hablar con ellos. Reiteran que no están buscando una negociación con el gobierno, sino un diálogo con sectores de la Sociedad Civil representados en el Consejo.

- - - - -