Carta a los miembros de las pandillas

Estimados amigos:
Faltando un día para la segunda ronda electoral, ya no les voy a lanzar otro llamado que dejen votar en paz a la gente. Ya lo hablamos, ya está el compromiso de ustedes, y confío que cumplan su palabra, que es: No habrá violencia ni amenazas el día 9 de marzo.

Sobre todo, porque este domingo 9 de marzo también es el segundo aniversario de la tregua. El 9 de marzo del 2012 ustedes pusieron en práctica un pacto histórico entre ustedes - y se comprometieron, ante el pueblo y el mundo, a dos cosas: primero, suspender la guerra sangrienta entre las diferentes pandillas; y luego, sobre la base de la pacificación en los barrios, participar en la construcción de una paz duradera e integral y de un proceso de reconciliación, de rehabilitación de las comunidades y de reinserción de todos que ahora están al margen de la ley.

No hay mejor manera de celebrar este aniversario que reafirmando su compromiso con la construcción de la paz. Y para desmentir a los ministros, jefes policiales y fiscales, que desfilan por los medios declarando muerta la tregua, no hay mejor manera que mostrar al pueblo que mañana puede votar sin miedo, y que ustedes, los pandilleros, mañana como ciudadanos son partícipes de un proceso electoral pacífico.

Mañana, en el aniversario de “la tregua”, ustedes pueden comprobar que ya no se trata de un cese al fuego temporal, sino que ya se convirtió en un proceso irreversible. Este proceso ha tenido reveses, algunos debido a la falta de una política seria de inversión social y reinserción del estado, otros debido a decisiones erróneas de las nuevas autoridades de Seguridad que a partir de junio del 2013 comenzaron a boicotear los mecanismos de mediación y de reducción de violencia. Y también hubo reveses debidos a falta de disciplina y de confianza en el proceso entre miembros de sus pandillas.

Pero a pesar de estos reveses, que se expresan en un considerable aumento de los homicidios, el proceso de paz iniciado con la tregua hace 2 años sigue vivo. Si no, tuviéramos otra situación mucho más dramática en el país, con mucho más muertos, y con un proceso electoral  comprometido por violencia.

Ustedes deben mostrar al próximo gobierno su disposición de avanzar en el proceso de reducción de la violencia, con el propósito de convertirlo en el camino para salir de la delincuencia y abandonar una vida fuera de la ley.

Si muestran esta disposición, en hechos y gestos de buena voluntad, el próximo gobierno va a aprovechar esta oportunidad y comenzar a inyectar a los municipios y sus barrios y comunidades inversión social, educación, salud y oportunidades. Entonces, la paz puede dejar de ser un sueño.

A los muchos de ustedes que he conocido, en los penales y en los barrios, durante estos 2 años, les felicito en este segundo aniversario de la tregua. Han optado por lo correcto, y no por lo más cómodo. Lo más cómodo siempre es seguir igual. Optaron por un camino cuesta arriba, pero correcto. Mientras no se desvíen de este camino, cuenten conmigo.

Saludos, Paolo Lüers 
(Más!/EDH)