Primera carta del 2014: A todos

Estimados lectores:
quiero aprovechar la primera carta del año nuevo para abrir espacio al optimismo. El nuestro no es un “país de victimarios y víctimas”, como lo describió Carlos Dada en un editorial de El Faro. Tampoco es la República donde “solo se olfatea la fétida pestilencia de una podredumbre de desagüe”, como la describió el economista Carlos Glower en su última columna  (“Peligran la Impunidad y la República”) en ContraPunto, escrita en el fondo de una depresión que tres días después lo llevó a quitarse la vida.


El Salvador tiene futuro. No está en quiebra. El que está en quiebra es el gobierno, no nuestro país, no nuestra economía. Tenemos una economía tan fuerte que ha sobrevivido, maltrecha pero sin rendirse o colapsar, a dos gobiernos malos, populistas, sin disciplina fiscal, sin incentivos para la inversión, sin seguridad jurídica. Nadie sabe si la economía salvadoreña (este quehacer diario y complejamente entrelazado de miles de empresarios, trabajadores, vendedores, clientes, consumidores) podrá aguantar otros 5 años sin certidumbre e inversión. Pero estoy seguro que al sólo asumir un gobierno que emita las señales correctas, la economía movilizará sus reservas financieras y humanas y se levantará.

El país tampoco está en quiebra moral. Hay una crisis en el actuar de la clase política, en el ejercicio del poder, es innegable. El engaño de empaque que resultó ser Mauricio Funes; el surgimiento de GANA; el cinismo con que partes del FMLN hacen Realpolitik y negocios millonarios; la manera como quedó a medias la autodepuración en ARENA – son síntomas de esta crisis.

Pero no se trata de la quiebra moral de la nación. Hay problemas de corrupción, pero no es cierto que sean reflejo de una inclinación generalizada de los salvadoreños hacia el amaño, la movida, el fraude. Como tampoco es cierto que el alto grado de violencia que vive el esté en el ADN de los salvadoreños. La gran mayoría de salvadoreños son trabajadores, honestos, pacíficos y generosos.

Así como encontramos corrupción y violencia, de repente, en medio de la crisis moral, nos encontramos con importantes reservas éticas: en la juventud, que se levanta para defender a la Sala de lo Constitucional; en los profesionales de la nueva clase media que aspira a una verdadera meritocracia; en ciudadanos que toman protagonismo en la creación de mecanismos pacíficos de solución de conflictos.

De repente nos damos cuenta que detrás de los 4 magníficos de la Sala, que parecen tan extraordinarios, existe una generación de constitucionalistas, muy combativos a pesar de su edad avanzada; y una generación de nuevos profesionales de derecho dispuestos a poner la cara por la Constitución...

Y aunque a muchos les caiga mal, repito lo que ya me criticaron muchos: En medio de la crisis de credibilidad de la clase política, encontré liderazgo positivo y constructivo donde menos lo había esperado: en las cárceles y en los barrios conflictivos de nuestras ciudades.

El Salvador tiene futuro. Nadie me va a quitar este optimismo. Y lo quiero compartir con ustedes antes de que dejen de votar por frustración.

¡Feliz año nuevo! Paolo Lüers
(Más!/EDH)

1 comentario:

Juan Posada dijo...

Respeto su conocimiento y sus opiniones de las areas periodísticas y políticas pero en el area económica definitivamente no tiene idea de la realidad y peor aun, puede ser que si la tenga pero que este tratando de crear un optimismo en la población para inclinar su voto. La situación es simple, económicamente el país está en una situación pésima y quede quien quede de presidente no la va a poder solucionar en 5 años y menos si ponen en práctica lo que han pregonado en las campañas.