Carta al fiscal general de la República

Estimado licenciado Luis Martínez:
Si el omnipoderoso IRS (el Servicio de Impuestos de Estados Unidos) decide investigar a alguien por evasión de impuestos, y si este alguien es un ciudadano salvadoreño, hay varias maneras de llevar adelante en El Salvador la investigación de sus bienes y empresas, sus declaraciones de renta, sus records bancarios. Lo que NUNCA se le va a ocurrir al IRS es llamar al presidente de El Salvador, contarle todo el problema, y pedirle que la próxima vez que le aborden los medios, aproveche para decir en televisión que “el IRS nos está pidiendo apoyo para investigar a un ex-presidente (que por cierto no es mi amigo Saca) por unos 10 millones de dólares. Así que, señor fiscal general, por favor, encárguese de este asunto...”


El IRS, obviamente, tiene otros métodos y accesos directos a los datos que manejan nuestro Ministerio de Hacienda y los bancos salvadoreños, y tampoco requiere de declaraciones públicas del presidente Funes para comunicarse con usted, el fiscal general de El Salvador.

El IRS, por principio, nunca compartiría la información sobre sus investigaciones con instancias que no sean investigadoras. O sea, con Casa Presidencial. Y jamás con un presidente que recién ha decidido de poner todo el peso de su mandato en función de la campaña electoral de su partido, atacando permanentemente a la oposición, su candidato y sus ex-presidentes. No forma parte de las competencias del IRS involucrarse en elecciones de otros países.

Es bien posible que exista una investigación del IRS de un ex-presidente salvadoreño que ha manejado en Estados Unidos una fundación con exención de impuestos. En Estados Unidos hay miles de ONGs y fundaciones que tienen este privilegio de recibir donaciones, que los donantes pueden descontar de sus impuestos – y cada años hay miles de investigaciones sobre el origen y el uso adecuado de estos fondos. Algunas rutinarias, otras aleatorias, otras porque hay indicios de abuso de la exención de impuestos.

Si existe esta investigación, y si el IRS ha pedido apoyo o datos a Hacienda y a la Fiscalía General, alguien ha filtrado esta gestión al presidente, y este ha hecho un uso de esta información confidencial que en nada aporta a la investigación, sino que se enmarca en la campaña electoral.

Tal vez usted, estimado señor fiscal general, debería investigar si en este asunto y su indebida exposición pública dentro de la campaña electoral, se cometió un delito. Si existe un caso (porque hasta ahora sólo tenemos las insinuaciones del presidente sobre la existencia de un caso contra un ex-presidente salvadoreño), y si el IRS le ha pedido apoyo, estoy seguro que usted va a dar los pasos pertinentes para esclarecer el tal caso. Y que lo va a hacer de manera confidencial, como la ley y la decencia mandan. Pero si no existe caso, y si solamente se trata de un intento del presidente Funes de intervenir en la campaña electoral, usted tiene la obligación de aclararlo en público y decir: La Fiscalía General de la República no ha abierto ningún caso contra ningún ex-presidente relacionado a una investigación del IRS.

Estoy seguro que usted va a hacer lo correcto. Saludos, Paolo Lüers

Posdata: Algunos van a decir que estoy defendiendo al tal ex-presidente. De ninguna manera. Si hay caso, que lo investiguen. Si hay delito, que lo persigan, sea quien sea. Además, mientras no hay acusación con nombre y apellido, no hay a quien defender.
(Más!/EDH)
@paololuers



1 comentario:

Robert Peralta dijo...

"No forma parte de las competencias del IRS involucrarse en elecciones de otros paises".

Me pregunto como puede ud. estar tan seguro de esto Paolo.