Carta al susecretario de Transparencia y Anticorrupción

Estimado Marcos Rodríguez:Anoche, a la hora que en la Asamblea estaban echando agua a tu Ley de Acceso a la Información, encontré en Twitter un mensaje tuyo: "No tengo ninguna declaración que dar. Por ahora prefiero no hacerlo". Por lo visto estabas contestando a un montón de periodistas que te estaban pidiendo tu opinión sobre la manera como el bloque FMLNGANAPCN estaba deshaciendo tu ley. Digo que es tuya, porque entiendo que para crear esta ley y para darle al país y sus ciudadanos el derecho a la transparencia de la cosa pública, cambiaste de cancha y de ONG crítica (que le cuenta las costillas a los gobernantes) te pasaste a Casa Presidencial. Entiendo que esta ley, aunque el presidente se negó a hacerla funcionar, es el orgullo tuyo, tu aporte personal a 'el cambio'...

Por esto entiendo tu mensaje en Twitter. Entiendo que aquella noche decidiste no hablar a la prensa. Lo único lógico y digno que hubieras podido decir es: "Renuncio". Quizás todavía hubieras podido aguantar el hecho que el Bloque te hizo pedazos tu ley. No sos ni del Frente ni de Gana, por lo menos que yo sepa. Pero el hecho que detrás de este adiós al cambio está tu presidente, esto es demasiado para vos. Ahora resulta que todo lo de la transparencia y del cambio era paja, y que a vos te usaron para este engaño...


Me imagino que vas a renunciar de todos modos, sólo que no en medio de esta crisis y sin tirar la puerta. Así como renunciaron otros, que entraron en el gobierno, creyendo en que este presidente de verdad quería 'cambiar la forma de hacer política', para luego darse cuenta que sólo sirvieron de pantalla para un grupo de corruptos y cínicos. Nadie tiró la puerta, nadie habló en público de las razones de su renuncia.

Vas a encontrar la forma de desmarcarte, pero sin informar a la sociedad. O sea, aunque renunciés por la falta de transparencia, vas a ser cómplice de la misma. Y al irte, le vas a dejar al país el cascarón de una ley de transparencia. Pero al gobierno de Funes le vas a dejar el sofisticado aparato de propaganda y desinformación, armado nada menos por el Subsecretario de Transparencia y Anticorrupción. Porque lo que vos armaste con la operación 'Transparencia Activa' ya no lo puedes deshacer. Está hecho y seguirá haciendo tremendo daño. Tu legado, Marcos, luego de 4 años cerca del poder...

Saludos de
 
(Más!/EDH)