De “Falta muy grave” a reducir conductas no deseadas generando ingresos para el Estado.


“San Salvador, a los cuatro días del mes de mayo del año dos mil diez” se hace una reforma por medio del Decreto Legislativo No 326 que en su Art. 2 se hace la adición al Art. 117 del numeral 102-A, correspondiente a las infracciones muy graves de la Ley de Transporte Terrestre, Tránsito y Seguridad Vial de nuestro, esta adición ser refería a la siguiente infracción muy grave:

“Conducir manipulando o haciendo uso de teléfono celular, radio de comunicación, agenda de cualquier clase, dispositivo o aparato electrónico, así como sosteniendo en las manos, dedos o llevando entre los brazos o sobre las piernas a otra persona, animales o cualquier otro objeto o cosa, que dificulte el manejo, limite la visibilidad u ocasione o posibilite la distracción en el conductor.” El infringir esta disposición se multará por un valor de $57.14.

Por un lado podemos decir que lo que busca esta disposición es desincentivar una conducta no deseada ya que para el estado y en términos de las estadísticas de accidentes de transito un gran porcentaje de estos se deben por las distracciones al volante, como es el caso de llamadas por celular y cualquier manipulación del mismo, lo cual se traduce muchas veces en gasto y costo público para atender estos accidentes.

He tenido la oportunidad de participar de varias actividades de recaudación de fondos en las calles de San Salvador y diariamente recorro gran parte de San Salvador debido a la distancia de mi hogar al trabajo y viceversa, en los semáforos uno tiene tiempo para pensar y observar muchas cosas, en particular me ha intrigado la cantidad de personas que hablan por celular al manejar y incluso manipulando sus celulares inteligentes(smartphones), en una de las actividades de recaudación fondos en la que participé hice un pequeño ejercicio en el cual al menos 4 de cada 10 personas hablaba por celular mientras pasaba por el semáforo de la intercepción del casino colonial en Antiguo Cuscatlán.

Actualmente no contamos con un sistema lo suficientemente fuerte, eficiente y representativo de la policial de transito que pueda monitorear de manera permanente esta conducta. En este momento puede hacer todas sus valoraciones éticas pertinentes si es necesario tener al policía encima para dejar de hacer esa práctica no deseada, la situación actual todo indica que un gran porcentaje de los automovilistas sigue/seguimos haciendo esta mala práctica.

Un cambio de enfoque para enfrentar el uso de celular mientras se maneja sería que se cree un dispositivo de registro de llamadas en conjunto con las telefónicas, Viceministerio de Transporte y cualquier instituto de tecnología local o en el extranjero. Este dispositivo de bajo permitiría registrar cualquier tipo de llamada entrante o saliente, mensajería, o cualquier tipo de envió de información desde un teléfono o dispositivo móvil todo con la finalidad de aplicarles un impuesto y que este impuesto se vea reflejado en la factura de consumo telefónico. Los beneficios de este cambio de enfoque es que estamos tomando como base la realidad de tener una escasa estructura institucional y de personal para velar por el cumplimiento de la disposición de no hablar mientras se maneja, y en segundo lugar que al taxar el uso del celular mientras se conduce podría reducir considerablemente la conducta de hablar mientras se conduce, ya que el conductor tendrá claramente dos opciones: pagar el impuesto que se puede traducir en mas fondos para el sistema de salud, o la otra opción sería parquearse y apagar el automotor para que el dispositivo electrónico de registro de llamadas no le registre su llamada o envió de mensajería/datos. Este tipo de dispositivos vinculados a cobros por uso de algún servicio público o privado ya existe en otros países como en Chile en donde los automovilistas para hacer uso de algunas carreteras privadas tienen que pagar por este servicio, y el cobro se realiza por medio del control de un dispositivo electrónico que registra las veces que uno ocupa esa carretera y esta factura llega a final de mes a el hogar del conductor.

Habría que resolver problemas técnicos como por ejemplo de cómo hacer que el que no conduce no se le cobre el impuesto, aunque siendo rigurosos en el análisis, cuando sucede un accidente y van personas acompañando al conductor las consecuencias las sufren todos, y por lo tanto el Estado invierte en todos los afectados por igual  y no solo en el conductor, por lo que no descartaría que todos los que abordan el vehiculo se sometan al registro de llamadas de este dispositivo electrónico.

1 comentario:

David Monterrosa dijo...

Y los animales, los vasos de soda,las latas de cerveza, las,los cigarros, pupusas, el rimel de las mujeres, los ninos, en fin hay otros factores de riesgo.
La idea no es mala pero hay otros factores y mas a tomar en cuenta.