Carta a los que aspiran a la Corte de Cuentas

Estimados ciudadanos:

Ya está circulando una lista de abogados que aspiran a magistraturas en la próxima Corte de Cuentas. Hay algunos nombres que dan pena verlos en el contexto de una institución que tiene a su cargo cuidar la probidad de los funcionarios públicos.

Por ejemplo usted, Andrés Rovira, integrante del gobierno anterior y socio del presidente Saca, ¿cómo usted puede pretender examinar los manejos financiaros de la administración Saca? Ni hablar del hecho que usted es secretario general de un partido bajo sospecha de vivir de partidas secretas del gobierno...

Usted debería ser el primero que retire su candidatura, antes de que en esta Asamblea, donde gracias a ustedes todo se vale, pase otro desastre y lo eligen.

Cuando retire su candidatura, por favor hágalo en papel membretado de GANA y que lo firme de un sólo Silvia Aguilar, otra dirigente de GANA que se postuló al mismo tiempo para presidir la Lotería Nacional, para alcalde de San Salvador... ¡y para la Corte de Cuentas!

De todas formas, ustedes en GANA ya se hicieron de otra institución estatal muy codiciada por los partidarios de la consigna “No me den nada, pónganme donde hay...”

Como es muy poco probable que ustedes muestran la decencia de retirar sus candidaturas, le tocará a la Asamblea eliminar primero a todos los candidatos partidarios; segundo, a los que como funcionarios públicos han mostrado falta de independencia, como aquel integrante de la Corte Suprema conocido como magistrado del FMLN... y por supuesto incluyendo al actual presidente de la Corte de Cuentas.

Con suerte al final de este proceso de eliminación quede algún candidato honesto y capaz... Si no, le tocaría a la Asamblea buscar magistrados de la Corte de Cuentas entre quienes no se han apuntado. Suelen ser los mejores.

Paolo Lüers

(Más!)

1 comentario:

Anónimo dijo...

Gracias Señor Lüers, su exhortación, con sabor a consejo paterno y a imperativo del maestro a los alumnos que joden en clase y nunca pasan ni el examen de heces, recoge, refleja y retoma el sentimiento de los que no tenemos voz, pero estamos hartos de esta democracia que da grima y ya casi listos para salir a las calles, si es necesario, para defenestrar a los escalvos del dinero mal habido, de los que por unos dólares más hasta a su madre han vendido a precios de me lo llevo. Gracias por decir la verdad sin Ksaca!

Ismael Infante