Carta a Paolo Luers, periodista diletante

Estimado Paolo Lüers,
conforme a su tendenciosa carta que envíó a mi persona me permito aclararle ciertos puntos, en respeto a nuestras bases partidarias y al pueblo salvadoreño.
Nuestro partido Democracia Salvadoreña está legalmente inscrito ante las autoridades del Tribunal Supremo Electoral, y en este marco, las leyes electorales no permiten "partidos-empresa", como usted de forma desproporcionada lo señala.
En este marco, como somos una institución política legalmente constituida nos merecemos respeto, el cual, usted claramente no lo práctica, ya que amparado en lo que llama libertad de expresión intenta desprestigiarnos con historias inventadas y calumnias.
Lamentablemente ha caído usted no en la libertad de expresión que nos costó tanto lograr a los salvadoreños, sino más bien, en lo que llamamos libertinaje de expresión y difamación.
Usted debe saber que los salvadoreños estamos desarrollando un proceso democrático, en el cual ya no caben estas desgastadas estrategias difamatorias que sin duda no contribuyen a un ambiente de sana convivencia y respeto a las leyes, como lo hemos tratado de hacer desde la firma de los Acuerdos de Paz.


En una carta publicada en este periódico usted trata de advertir que soy la quinta columna del FMLN, y no un demócrata que quiere ganar un espacio para nuevas esperanzas, para nuevas soluciones a los viejos problemas.
Yo le invito a que no malgaste su tiempo ni el espacio de un medio tan creíble, en insultos desenfrenados, los salvadoreños estamos cansados de señalamientos que ya caen en difamaciones y calumnias como las que usted ha expresado, porque sin duda alguna no posee ni una tan sola prueba de lo que acusa con su trasnochada teoría de "quinta columna". Tómese su tiempo en investigar como lo hace un verdadero periodista antes de escribir.
Usted nunca me ha conocido ni me ha entrevistado, pero le cuento que soy un demócrata practicante y como tal, creo en la tolerancia y en la libre expresión. Debo decirle que en esta nueva faceta política en que he incursionado debo decir hasta lo que para muchos resulta inconveniente.
Usted en su carta mintió. No soy ni seré nunca quinta columna de nadie. Mentir en espacios de cualquier diario moderno es el mayor pecado del periodismo libre.
A sus patrocinadores que están claramente identificados debemos hacerles el llamado a que cumplan su promesa de una campaña "limpia", la cual ha prometido su nuevo candidato a Alcalde.
Que de una sola vez se convenzan sus patrocinadores que ya ingresamos a la política de gente decente, trabajadora, visionaria, que no nos escudamos ni nos ocultamos bajo la oscuridad de pagar para que periodistas diletantes hagan el trabajo sucio de insultar y calumniar a sus adversarios políticos.
Según la Real Academia Española, la palabra "diletante" es un adjetivo que se usa para describir a alguien "que cultiva algún campo del saber, o se interesa por él, como aficionado y no como profesional".
Sin duda que con su manera poco profesional de aventurar y especular en cosas que no conoce y que no ha investigado a profundidad, usted demuestra ser un periodista diletante.
No obstante mi crítica a su actuación le invito a través de este espacio, a que platiquemos acerca de mi proyecto: el partido Democracia Salvadoreña, que busca convertirse en la mejor opción para hacer de El Salvador un país más justo, libre, productivo y progresista y que también conozca mi visión sobre cómo hacer de San Salvador una ciudad más próspera, más justa y con oportunidades para todos.
*Secretario general del partido Democracia Salvadoreña.

(El Diario de Hoy, en respuesta a Carta a  Fito Salume, jefe de la quinta columna (de Paolo Luers)

3 comentarios:

Iván G. Rodríguez dijo...

Increíble como el señor Fito dijo "...Los salvadoreños estamos cansados de señalamientos" cuando él se tomó la molestia de señalar a usted y a sus "patrocinadores" y mencionar que no se lleva una campaña "limpia". Jajaj.

lucas garcia dijo...

ojala todos tuvieran la oportunidad de contestar a las difamaciones e irrespeto que hace paolo luers con único fin político electorero, llevándose entre las patas la dignidad de las personas

Alvaro Moran dijo...

Par de seudopolitiquillos, la verdad no vale la pena para un pais tan podrido.