Carta al gobierno de El Salvador

Estimados señores:
Ayer salió un comunicado de prensa extremadamente escueto, que anuncia que "este día iniciaron en Washington DC las conversaciones para encontrar soluciones integrales a los diferendos que existen entre el Estado de El Salvador y la empresa italiana Enel Green Power, con motivo de la composición accionaria en la empresa LaGeo SA. De CV."

Tan escueto es este comunicado que ni siquiera lo firma una entidad específica, como la Presidencia, o la CEL, o la Fiscalía General de la República. Lo firma nadie. Solo lleva el sello 'Gobierno de El Salvador" y el escudo nacional.

De todos modos, es una buena noticia que al final de seis años de pleito en cortes nacionales e internacionales ahora se negocia en serio para resolver este problema. La negativa de los gobiernos de Saca y Funes, de buscar un acuerdo con Enel, ha hecho un daño incalculable al país, en, por lo menos, tres direcciones: primero, ha paralizado durante años el desarrollo de la energía geotérmica como fuente de energía barata. Con graves consecuencias para la competitividad de nuestras empresas y el crecimiento del país. Segundo: El capricho de Saca y, sobre todo, de Funes contra un potencial socio de nuestro desarrollo, la italiana Enel, ha minado todos los esfuerzos de atraer inversión extranjera que tanto necesitamos. Otra vez con graves consecuencias para nuestro crecimiento. Y tercero: La manera como el gobierno Funes, pero también la Fiscalía General de la República, han manejado este pleito, ha envenenado el ambiente nacional con persecuciones jurídicas contra ex-funcionarios, que no han hecho otra cosa que ejecutar políticas públicas debidamente legisladas.

Es una buena noticia que el actual gobierno está dispuesto a buscar una solución negociada con Enel, la que por lógica incluirá una suspensión de la persecución jurídica y penal contra esta empresa italiana y contra los ex-funcionarios salvadoreños que construyeron este primer gran Asocio Público Privado que se llama LaGeo. Felicidades al presidente por la madurez que no tuvieron sus dos antecesores Saca y Funes.

Pero hay una mala noticia. O más bien dos. La falta de transparencia y la pérdida del socio estratégico que hubiera podido ayudarnos a desarrollar la industria geotérmica. El comunicado, aunque habla explícitamente de transparencia, dice que hoy inicia la negociación con Enel, cuando en realidad ya se negoció que Enel se va del país. Es mentira que la negociación inicia hoy, como dice el comunicado. La negociación comenzó hace ratos y ya produjo una "solución": Enel se va del país, con toda su experticia tecnológica y con toda su capacidad financiera. Lo que nos esconde el comunicado es que ya se llegó al punto medular del acuerdo que pondrá fin al pleito: el estado salvadoreño, vía CEL, comprará las acciones italianas en LaGeo SA. De CV.

Los italianos de Enel se pueden ir del país contentos: lograrán recuperar su capital invertido, más las ganancias producidas. Pero nosotros nos quedamos sin socio. Perdimos 6 años y regresamos al punto de partida: Solos, sin un socio estratégico con tecnología y capital, no podemos ampliar la explotación de la energía geotérmica ni salir del problema de los costos prohibitivamente altos de la electricidad.

De todos modos, aún con estos costos, era mejor salir del pleito caprichoso con los inversionistas internacionales y de la situación insoportable de persecución política que se había generado internamente. Por lo menos podemos recuperar cierta confianza en la seguridad jurídica.

Sin embargo, ¿por qué la falta de transparencia? ¿Por qué nos dicen que hoy inicia la negociación, en vez de decir: Ya está el acuerdo general, este es, con todas sus implicaciones positivas y negativas, solo falta la carpintería jurídica y financiera?

Saludos, Paolo Lüers
(Mas!/El Diario de Hoy)