Carta a un chero que piensa lanzarse de diputado

Estimado amigo:
Cuando el otro día me buscaste para contarme que estás pensando lanzarte de diputado, me contaste de tu, según vos, “ideas locas” de cómo hacer una campaña novedosa que obligue a un debate sobre los privilegios y las responsabilidades de un diputado. Me pediste mi opinión al respecto, y me quedé debiéndote mis respuestas y opiniones. Te las voy a dar de una sola vez en público, porque es un asunto público.

Primero lo más importante: ¡Lanzate, man! – quién quita que con esto del voto por cara (que debería convertirse en voto por argumentos y propuestas) salgás electo. Y si además hay voto cruzado (o sea si la Sala de lo Constitucional sentencia que podemos votar a la vez por candidatos de diferentes partidos y además por independientes), locos como vos de repente tendrán todas las posibilidades de ganar.

Digo: Podrás ganar si tenés la capacidad y la sinceridad de convertir tus “ideas locas” en propuestas serias, creíbles y factibles. Porque lo que no necesitamos son otros candidatos farsantes (disculpen, mejor digo “expertos de marketing”) que quieren ganar votos con “ideas nuevas”, pero no hacen más que crear modas nuevas.

Las propuestas tuyas, pensándolas bien, no son tan locas. Por ejemplo: No al fuero para diputados. Tenés razón: Los diputados tienen que someterse a la ley como cualquier otro ciudadano. Pero si vos decís a tus votantes: “Voy a renunciar al fuero”, les estarías mintiendo. Los diputados no pueden renunciar a su fuero, es legalmente imposible. Lo que sí podés decir es: “En el momento que la fiscalía me acusan de un delito, yo mismo voy a solicitar a la Asamblea que me quite el fuero para que pueda limpiar mi nombre ante un tribunal…”

La otra “idea loca” me parece una propuesta válida: Como diputado no voy a buscar viajes oficiales, a menos que tengan un beneficio directo para el país. En este caso, voy a publicar cuánto ha costado mi viaje y cuáles son los resultados obtenidos. Que los votantes juzguen que ha sido buena inversión o despilfarro.

Me explicaste una tercera idea, y esta realmente es loca. Más bien, es pura demagogia: No cobrar tu salario como diputado. Y que este dinero se use para que unos alumnos pobres puedan estudiar. Esta paja es parte de la nueva moda política. Pero los diputados son para generar políticas públicas y leyes que garantizan buena educación para todos, no para adoptar a unos bichos, darles becas y convertir esto en campañas electoral. Lo que vos hacés con tu salario, es cosa tuya - te lo podés comer, invertirlo en carros o en mujeres… o incluso en becas. Pero no es asunto público, ni político, ni mucho menos es una “nueva idea” para hacer campaña.

Los salarios para diputados o alcaldes o ministros son para que estas funciones las pueden ejercer gente que no viene con pisto de su empresa o de su tata. Gente que vive de su trabajo como todos nosotros.

No te clavés con ideas nuevas publicitarias. Es un asunto de honestidad, transparencia y de la capacidad de proponer soluciones…

Te repito: lanzate, hombre. Saludos, Paolo
(Mas!/El Diario de Hoy)

1 comentario:

lucas garcia dijo...

como que te duele perder la alcaldia?, y decile a quijano que se meta, de todos lo peor es que pierda, y ya sabe como es...