Carta a los alcaldes de ARENA

Estimados amigos:
¿Cuál es el miedo que ustedes tienen de los concejos plurales? Si no tienen nada que esconder en sus alcaldía, ¿en qué les afecta que en el futuro tengan concejales de otros partidos?

La reforma de los concejos plurales que la Asamblea al fin aprobó, en el fondo es un asunto de transparencia, nada más. Ustedes, como alcaldes, siempre van a tener mayoría en su concejo municipal. Siempre tendrán a su lado un síndico de su partido y confianza. Van a poder tomar todas las decisiones, igual que en sus actuales concejos, siempre cuando tengan el respaldo de su partido. No está en peligro la gobernabilidad. La oposición tendrá presencia, voz y voto en el concejo, pero nunca podrá sabotear su labor como alcaldes. A menos que ustedes, al estilo de caciques, quieran imponer medidas que ni siquiera tengan el apoyo de la totalidad de sus propios concejales. Esto sí puede pasar: Uno o dos concejales de su propio partido pueden hacer unión con los opositores para pararle el tren al alcalde, cuando quiera salir del programa de gobierno municipal acordado o hacer chanchullos.


¿De esto tienen miedo? Pero esto es bueno, a menos que alguien de ustedes quiere seguir jugando a dictadorzuelo o cacique. Ustedes se están oponiendo a la democratización de los gobiernos municipales. Es bueno que en el futuro el alcalde debe tener la capacidad de convencer a sus concejales, en vez de imponerse…

Es bueno también que en el futuro todo lo que se discuta y decida en la alcaldía será transparente. En democracia, la oposición política es el primer eslabón del control sobre los gobernantes. Sin este eslabón no funciona el segundo, aun más importante: el escrutinio por parte de los ciudadanos. Tener miedo a esto es tener miedo a la democracia. No debe exigir gobierno sin oposición que tenga pleno acceso a toda la información y que participe en la toma de decisiones.

Su argumento es: Estamos de acuerdo, pero no ahora. El país no está listo para implementar esta reforma. No, señoras y señores: los únicos que no están listos son ustedes. No quieren rendir cuentas. No quieren tener la oposición dentro de la alcaldía.

Ya metieron a su partido en un gran dilema. Pusieron a sus diputados entre la espada y la pared, los obligaron a dar trámite a una legislación para postergar la implementación de los concejos plurales. ARENA no puede volver a ser obstáculo de la conquista de más democracia y transparencia. En cinco años bajo un gobierno con tendencias autoritarias, ARENA ha implementado el doloroso proceso de transformarse de tapón en motor de la democratización del país. Aparte del mal gobierno del FMLN, esta es su principal ventaja para las elecciones del 2015. Y vienen unos alcaldes que por miedo a la transparencia ponen en peligro esta ventaja.

Edwin Zamora, al sólo asumir la candidatura a la alcaldía de San Salvador, dijo con toda claridad que gobernar con un concejo plural no le asusta. Por lo contrario, lo ve como una oportunidad de desarrollar políticas consensuadas para el bien de la ciudadanía. Tiene toda la razón Edwin Zamora. Precisamente por esto, Zamora es buen candidato: Puede con credibilidad representar a una ARENA renovada y democrática.

Si ustedes obligan a su partido a hacer alianzas antidemocráticas en la Asamblea para impedir los concejos plurales, le regalan al FMLN las elecciones del 2015.

Espero que el partido no se deje chantajear por unos alcaldes que defienden sus feudos. Si no estaban dispuestos a gobernar con un concejo plural, mejor no se hubieran postulado para su reelección, dejando espacio al relevo democrático.

Saludos, Paolo Lüers
(Mas!/El Diario de Hoy)