Carta a los 28

Estimados diputados de ARENA:
¿Están ustedes, cada uno de los 28, convencidos que han cumplido a cabalidad su deber de representar a sus votantes? ¿Han cumplido también con el compromiso político de actuar fiel a los principios de su partido? ¿Han sido diputados competentes, honestos, trabajadores y transparentes? ¿No han defraudado ni a sus votantes ni a su partido?

Me imagino que su respuesta, honesta o no, a todas estas preguntas será: Sí. De otra manera, no se estuvieron presentando nuevamente para defender su curul, ¿verdad?

Entonces, una pregunta más: Si han sido diputados tan buenos, ¿cuál sería el problema que se presenten a un proceso de evaluación dentro de su partido, sin privilegios, como cualquier otro precandidato nuevo?

Si han hecho bien su trabajo, no tendrían ningún problema en que sus bases vuelvan a postularlos. En cambio, si no han hecho bien su trabajo, entonces sí necesitan de este extraño mecanismo de candidatura automática, que favorece a los actuales diputados. Si no han sido buenos voceros de la oposición, si no han generado propuestas ni alternativas para resolver los problemas del país, entonces entiendo porqué temen la competencia con nuevos liderazgos que están emergiendo dentro de su partido y de la sociedad civil.

Yo sé que a esta altura las reglas ya están definidas y que ya no se van a cambiar para estas elecciones de marzo del 2015. Sin embargo, cada uno de ustedes puede y debería hacerse una reflexión seria: ¿Soy yo el candidato que puede mostrar a la sociedad que ARENA se está abriendo a la crítica, a la participación de otros sectores, al relevo generacional y, sobre todo, a nuevas ideas?

Si todos ustedes llegan a la conclusión que ARENA y no necesita nuevas caras ni nuevas ideas, y si nadie de ustedes se aparta para abrir espacio a liderazgos nuevos, a lo mejor la oposición no va a perder las elecciones de marzo 2015, pero tampoco las va a ganar. ¿Realmente quieren seguir siendo miembros impotentes en una Asamblea Legislativa que no puede asumir su rol de controlar al Ejecutivo y corregirle la plana? ¿Es tan fuerte su interés de defender su curul, sus viáticos, sus privilegios como diputados?

¿Acaso no se dan cuenta que la gente está cansada de políticos y diputados mediocres? A lo mejor me quedo corto cuando digo que más de la mitad de ustedes no tiene mérito para seguir en la Asamblea, sino más bien debería retirarse y abrir espacio a candidatos más competentes, más honestos, menos cómodos.

No he escuchado a ningún diputado de ARENA declarar que no quiere hacer usos del privilegio absurdo de la candidatura automática, y que se quiere someter al mismo proceso de evaluación como cualquier joven que se apuntó por primera vez. ¿Cuál es el miedo que ustedes tienen a la competencia interna? Es más: el hecho que alguien tiene miedo a enfrentarse a una evaluación y a competir con liderazgos nuevos es razón para descalificarlo. El país no necesita gente que rehúye la evaluación y evade la competencia. Han mostrado más carácter los nuevos candidatos que se inscribieron dispuestos a enfrentarse en situación de desventaja al proceso interno de selección, y a buscar, en libre competencia, el apoyo de la sociedad en las elecciones.

Nunca es tarde para recapacitar y hacer espacio a la renovación.

Saludos, Paolo Lüers

(Mas!/EDH)

1 comentario:

Miguel Angel Espinoza dijo...

Don Paolo, creo que como decimos en buen salvadoreño, esta gastando polvora en zope, todos conocemos la calidad de diputados que hay en la Asamblea, con muy pocas excepciones por supuesto,la mayoría de diputados son borregos, o chivos como les decían en los años 70 y 80.
Un amigo exdiputado de ARENA, que no terminó su periodo en los años 90 por haber aceptado un cargo en el gobierno del Presidente SACA, me decía que en la Asamblea se conoce lo más bajo de las personas, que usted puede estar convencido de que a 0 b ley le conviene al país pero que a la hora de votar se hace lo que el partido manda (chivos).
Otro amigo diputado suplente de el mismo período me manifestaba que a la luz de la gente los diputados quieren diferenciarse, pero en el interior de la Asamblea la mayoría se lleva muy bien y privilegían ante todo el interés personal antes que el interés de las mayorías, por lo que el pastel es apetecido, no creo que ninguno de los 28 a quien usted dirigió su carta reflexione y renuncie a su intención de reenganche aunque no haya hecho nada que beneficie a la población