Carta al ministro de Obras Públicas Gerson Martínez

Estimado Gerson:
En las redes sociales me están acusando de no querer reconocerte el mérito de haber terminado la Diego Holguín. Y todo porque había puesto una nota diciendo: El hombre sólo hizo su trabajo.

Conociéndote, me imagino que vas a coincidir conmigo: Está jodido vivir en un país donde vemos como hecho extraordinario cuando un funcionario cumple su deber. En una cultura política del “póngame donde hay, yo me voy a servir”, un funcionario que no roba es la excepción de la regla. Y lo que debería ser la regla -que un ministro haga bien su trabajo- se vuelve mérito especial.

Pero yo, igual que vos, me niego a aceptar esta cultura.

Claro, en un gobierno en el cual todos hablan de transparencia, pero pocos la aplican como principio de su gestión, tu ministerio se destaca como ejemplo positivo. Pero reconocer esto como mérito sólo tiene sentido si al mismo tiempo hablamos con claridad de todas las áreas grises del gobierno, empezando en Casa Presidencial, donde no hay transparencia y tampoco se cumple al ciudadano. Entonces, habría que hablar, por ejemplo, de la CEL y de todo el sector energético, donde están los otros megaproyectos que, a diferencia de la Diego Holguín, no han avanzado por nada bajo este gobierno. La ampliación de la geotérmica: paralizada. El proyecto Chaparral: siegue siendo una tumba de millones de dólares. Y habría que hablar de nuestros puertos y aeropuertos: cero transparencia y cero cumplimiento de metas.

Dentro del contexto del país y del gobierno actual, vos salís bien parado, Gerson, porque hiciste tu trabajo, por lo menos en algunos de los grandes proyectos. Y lo hiciste de manera decente. Pues, gracias. Pero los ciudadanos exigimos a los funcionarios e instituciones no sólo transparencia y honradez. También les exigimos eficiencia. Y no sólo en un proyecto estrella. Exigimos que Obras Públicas cumpla con su parte del proyecto de la Longitudinal del Norte. Exigimos un mantenimiento adecuado de la Panamericana que está en un estado deplorable. No debe pasar al MOP lo que obviamente está pasando con el puerto de La Unión: “Para no cometer errores y tal vez hacerme vulnerable a acusaciones  de corrupción, mejor no hago nada.”

Así que de vos esperamos un poquito más que solo cumplir lo mínimo. De los pocos en el gobierno que realmente creen en la transparencia, esperamos que la exijan en todo el gobierno. Que no me vengan con la paja que en este gobierno no funciona el consejo de ministros. No funciona porque ustedes toleran que no funcione...

Saludos de Paolo Lüers
(Más!/EDH)