Carta a Norman Quijano

Estimado Norman:
Te felicito por su nominación como candidato a la presidencia. Pero más que esto, me obliga a recordarte el tamaño del huevo en que estás metido. Porque estas elecciones del 2014 no son cualquier contienda: De estas elecciones el país exige una ruptura constructiva – no sólo con dos presidencias populistas (la de Saca y la de Funes), sino también con la forma como ARENA ha gobernado durante 15 años que han preparado el terreno para la plaga del populismo, primero de derecha y luego de izquierda.


¡Sorprendénos, por favor! Muchos que no estaban convencidos que vos eras el candidato idóneo y que el proceso de nominación era limpio, necesitan que vos los agarrés por sorpresa haciendo lo contrario de lo que ellos temen que vas a hacer.

Para resumir, te tocan tres retos difíciles: primero, profundizar la renovación de tu partido, o sea su transformación de un partido conservador en uno liberal, incluyente y 100% comprometido con la consolidación de instituciones eficientes, transparentes e independientes de intereses partidarios y particulares.

Segundo, acercar a tu partido al centro político, a la clase media, a la sociedad civil crítica, a la juventud. Y tercero: construir una nueva mayoría, pero no hipotecando la gobernabilidad democrática con más polarización, sino con más apertura, más pluralismo, más inclusión.

La sociedad civil, que se ha vuelto escéptica, crítica y exigente (y de la cual me siento parte) te exige muestras claras que estás dispuesto a aceptar estos tres retos. ¿Qué es lo que esperamos que hagás para sorprendernos y abandonar el escepticismo?

1) Que des el ejemplo histórico de no hacer campaña adelantada, menospreciando la ley. Ya que fuiste nombrado adelantadamente, debes concentrarte en construir, junto con tu partido y la sociedad civil, tu plataforma, tus propuestas, tus equipos de gobierno. Puedes hacer campaña interna para convencer a las bases de tu partido de un programa de reformas, de realismo y de eficiencia. Pero nada de campaña adelantada, hagan lo que hagan tus adversarios. Confrontar el juego sucio con juego limpio.
2) Esperamos que no hagas ningún intento de tomarte el control de partido. Dejá que el partido sea más plural, más crítico y más independiente del futuro gobierno.
3) Cero aprovechamiento de recursos de la alcaldía para tu campaña. Y para que te crean, abrir canales de transparencia para que los ciudadanos pueden verificarlo. ¿Esto te pone en desventaja frente al candidato del FMLN? Sí, pero sólo en materia de recursos. En materia de credibilidad, te dará ventaja.
4) Incluir desde ya en tu equipo a los renovadores dentro y fuera de tu partido – y en tu programa las propuestas que ellos aportan. Pero no de adorno, sino de verdad. Si no, pocos te van a creer que tu gobierno será diferente a los tradicionales de ARENA.

Te repito, Norman: Si nos sorprendés, haciendo lo contrario que muchos temen, puedes crear la nueva mayoría - y de una vez basada en pluralidad, consenso, y gobernabilidad democrática. Si apostás a repetir el desgastado guión de la confrontación derecha-izquierda, pierdes tú, pierde tu partido y pierde el país.

Saludos, Paolo
(Más!/EDH)

No hay comentarios: