Carta a ‘los príncipes’ Bukele y Gerson, al comisionado Landaverde y al ‘presidente Gallegos’: así me hablaron de ustedes

Estimados señores:
De regreso en El Salvador. El taxista que me lleva del aeropuerto a mi casa me dice: “Don Paolo, yo le voy a poner al tanto de todo, para que no pierda el hilo y pueda hacer sus cartas” y me dio el “briefing” completo: Tony Saca todavía está preso y Mauricio Funes todavía está asilado en Nicaragua, nadie ha emitido orden de captura contra él. Los pandilleros andan matando policías y el gobierno sigue matando pandilleros. Todavía el Frente piensa que con mano dura los van a doblegar, el ministro Landaverde dijo: “Los voy a estar esperando en las peores cárceles de El Salvador…”.

Siguió el ‘briefing’: continúan las negociaciones de la crisis fiscal. ARENA le dio $550 millones al gobierno para poder pagar sus cuentas, pero el Frente quiere más.

Si preguntan a un sencillo taxista: no hubo tal impago, era un invento del Frente. Ya era claro que ARENA no les iba a dar el pisto de las pensiones, entonces sabían que algo a fuerza les tenían que dar y se cobraron sus 550 millones. “Así es la política, don Paolo…”.

Luego me puso al tanto del actual estado del “juego de los princesos”, como lo llama mi taxista analista de la realidad nacional: el alcalde Bukele y el ministro Gerson, ambos jugando a precandidato a la presidencia.

La gran competencia de inauguraciones… el ministro piensa que lleva la ventaja, porque realmente cree que al alcalde le va a afectar el juicio contra su troll center y las sospechas de corrupción con las lámparas LED. Pobre iluso, nada de esto va a afectar a Bukele. La gente lo ve como listo, mientras al otro lo ven como pendejito, haciendo pasos a desnivel que no sirven para nada. Y créame, don Paolo, en esto soy experto yo. Este Gerson ni maneja carro, lo llevan chineado arriba y abajo… ¿Sabe qué?, Bukele es como Trump, por más que lo critican y le descubren pecados, más gente lo va a apoyar. Todo le resbala.

Pero el hombre no quiere malentendidos: “No vaya  creer usted que simpatizo con Bukelito. No le creo ni la hora del día. Pero que es más listo que todos del Frente juntos, esto sí lo tengo seguro…”.
Falta el tema que más me intriga, pero solo lo ha dejado para el final, como postre: “No sé si usted se dio cuenta que ahora Gallegos es presidente de la Asamblea. Murió la reina madre, viva el rey… ahora hablando de transparencia, austeridad, diálogo. Y lo más sorprendente: hay quienes le creen a Gallegos, hasta en ARENA lo tratan con guantes de seda, como si fuera alguien en quien se puede confiar.

Así plenamente informado y orientado, llego de regreso al país para retomar mi trabajo de analista político. Y en vez de escribir esta carta como si yo solito hubiera tenido todo este análisis, decido darle crédito a mi taxista, o sea a la sabiduría popular. Mientras tenemos taxistas, barberos, cantineros o vendedoras del mercado que entienden lo que hay detrás de las noticias, vale la pena dedicarse a esta profesión de escritor y generador de opinión.

Nos vemos,
44298-firma-paolo

(MAS!/El Diario de Hoy)