La sequía que causa inundaciones. Un ejercicio en lógica

Demasiadas vidas de policías le ha costado al país la guerra contra las pandillas. Dentro de los miles de muertes que esta guerra cobra al país cada año, las de los policías son las que duelen más a la sociedad.

El Diario de Hoy hizo, en su edición del 18 de octubre, un recuento de cada uno de los 29 policías entre los más de 4 mil homicidios acontecidos entre el 1 de enero y el 2 de septiembre del 2016. Tal vez de esta forma contribuyamos a crear conciencia del precio inaceptable que la sociedad está pagando en esta guerra.

Sin embargo, me toca explicar por qué no estoy de acuerdo con el enfoque que se dio a este homenaje a los policías víctimas de la violencia. En la portada, la nota se anuncia de una manera ambigua: “Tregua precedió matanza de policías”, reza la madera. Es como decir: “Sequía precedió inundaciones”.

Pero al interior del periódico, el titular cambia: “La tregua que aumentó los asesinatos a policías”. Ya no se trata una secuencia en el tiempo, sino de una causalidad: Es por culpa de la tregua que aumentaron los asesinatos a policías.

Es como decir: durante meses de fumigación, se logra bajar la incidencia del dengue. Cuando se deja de fumigar, el dengue se vuelve epidemia. ¿Qué tiene la culpa: la temporada de fumigación, o la suspensión? Imagínense un titular como este: “Campaña de fumigación precede epidemia de dengue…”.

En la nota se reitera la tesis del titular: “Los datos llevan a inferir que las treguas tuvieron como efecto el aumento de policías asesinados”.  Sólo que los datos citados en la nota son falsos: “En 2011 hubo 38 policías asesinados. El 2012 cerró con 40 policías asesinados”.

Según las estadísticas de la misma PNC, los datos son muy diferentes: en el 2009 murieron 18 policías; en el 2010: 18; en el 2011: 17, pero también 12 militares. (En el 2011, la Fuerza Armada había asumido el control periférico de los centros penales, incluyendo la revisión corporal de las esposas, hijas o madres que visitaban a los internos, lo que causó muchos conflictos).

La tregua comenzó a mitad de marzo del 2012. Este año, la cifra de policías asesinados o caídos en combate bajó a 15 (8 de ellos en los tres primeros meses, antes de iniciar la tregua). En el año 2013 son los 14 policías caídos.

A partir de junio del 2013 arrancó la campaña electoral, y el gobierno comenzó a desmarcarse de la tregua y a desmontar el esquema de mediación, que le dio sostenimiento. Y en 2014, con la tregua dada por muerta, el número de policías muertos casi se triplicó, llegando a 39. En el 2015, marcado por la plena implementación de la nueva política de Seguridad del gobierno Sánchez Cerén y su confrontación directa a las pandillas, la cifra de bajas de la policía llegó a 62.

Viendo estos números comparativos del 2009 al 2015, es obvio que durante la tregua no sólo se redujeron los homicidios en general, sino también las cifras de policías víctimas de la delincuencia. La conclusión lógica es: La tregua bajó los homicidios contra policías, y al desmontar el gobierno la tregua en el 2013/14, la cifra de policías aumentó drásticamente.

Esta conclusión -la única lógica que las cifras permiten- es diametralmente contraria a la tesis sostenida en la nota de El Diario de Hoy. Resulta que no es la tregua que aumentó los asesinatos, sino su desmontaje por parte del gobierno del FMLN.

Al gobierno de Sánchez Cerén le conviene que la sociedad acepte su tesis de que fue la tregua que causó el posterior aumento de la violencia, incluyendo las altas cifras de bajas entre los policías. Porque de otra manera el gobierno del FMLN tendría que tomar responsabilidad por la manera irresponsable en que desmontó la tregua y puso a los policías a implementar una guerra de confrontación militar, para la cual no están preparados. Usar la fuerza del orden para acciones de aniquilamiento y de “limpieza social” expone a los policías a riesgos incalculables, sin que el gobierno tenga capacidad de protegerlos. Sin quererlo, notas periodísticas como la mencionada resultan ayudando al gobierno a encubrir sus fracasos.
(El Diario de Hoy)