Carta a los magistrados de la Sala: No se dejen ahuevar por las turbas

Estimados amigos:
Hemos visto que el FMLN está movilizando a sus turbas para interferir en su trabajo en el interior del país. ‘Turbas divinas’ las llaman en Nicaragua, donde el FSLN las usa para intimidar a opositores y movimientos ciudadanos que se atreven a protestar contra la sabias decisiones de sus majestades Daniel&Chayo.

Como en Nicaragua la pareja presidencial ya ejerce el control total de la Corte Suprema (y de todas las demás instituciones), allá las turbas no tienen que molestarse a fregar a los magistrados. Sin protección de una justicia independiente, los ciudadanos son los blancos. Aquí, no han logrado eliminar la independencia de la justicia – y la culpa la echan a ustedes. Con razón.

También hemos visto los videos y las fotos de la PNC tranquilamente observando los retenes que las turbas les ponen a ustedes, sin intervenir. O sea, sin aplicar la ley, sin garantizar que ustedes puedan cumplir su mandato constitucional.

Entonces, ¿qué hacer? Entiendo que ustedes no quieren confrontación, y por esto no quieren obligar a la PNC a abrirles el paso. Respeto esto. Pero algo hay que hacer.

Entiendo también que los honorables embajadores de los países amigos están muy ocupados haciéndole barra al fiscal general, para no permitir que el FMLN lo intimide y deje de joder a Mauricio Funes. Entiendo. Sin embargo, si su compromiso es con la institucionalidad y la justicia en nuestro país, tal vez los embajadores deberían ampliar y profundizar su noble misión. Por ejemplo, vigilar que la fiscalía, en su labor de investigación y persecución del delito no se deslice hacía campañas populistas y la búsqueda de pre condenas; vigilar que la PNC no se politice; y no permitir que el FMLN movilice sus turbas contra la institución que hasta ahora es la única que consecuentemente ha actuado contra la corrupción, la impunidad y el manoseo a la Constitución: la Corte Suprema, con su Sala de lo Constitucional y su Sección Probidad.

Me encantaría ver a los amigos embajadores, así como posaron para la foto con Douglas Meléndez, acompañar a ustedes la próxima vez que tienen programado una actividad en algún lugar del interior que el FMLN considera “zona controlada”, donde según ellos no impera la ley sino el partido. Nada impide a los embajadores, así como algunos de ellos han acompañado al presidente en su ‘reality show’ sabatino del ‘Buen Vivir’, acompañar a los honorables magistrados de la Sala de lo Constitucional a Chalatenango o San Vicente a realizar sus jornadas de acercar la Constitución a la gente.

Bueno, y si esto no funcionara, o si no fuera suficiente para poner en su lugar a las turbas, siempre los ciudadanos los podemos acompañar. Basta que ustedes avisen adónde van a ir y a qué hora – y muchos ciudadanos con gusto los acompañaremos. Basta un aviso en las redes sociales, los hacemos virales y armemos una caravana que ninguna turba va a poder parar.

Esto no es un llamado a la violencia. Por lo contrario, sería un llamado a la acción cívica y pacífica. No puede ser que una minoría radicalizada y acarreada se siga imponiendo al Estado de Derecho. La gran mayoría de la ciudadanía de este país quiere que ustedes sigan haciendo su trabajo, sin intimidaciones, sin amenazas, sin bloqueos de ninguna índole. Igual que la gran mayoría quiere una fiscalía independiente e imparcial, y que los jueces en todo el país trabajen sin interferencia.

Interferencias hay de todo tipo: mediante sobornos y otras formas de corromper, pero también mediante amenazas o descalificaciones sumarias, hablando de “clicas” en el sistema judicial, siempre cuando una resolución no responde a la presión de los fiscales o al clamor popular…

Así que, ustedes decidan cómo defenderse de las turbas, pero lo que no pueden hacer es ahuevarse y dejar de cumplir sus misiones.


No están solos. Saludos,

44298-firma-paolo

Vea un comunicado de FUSADES y otras organizaciones civiles sobre el tema:
Alto a la ofensiva política contra la Sala de lo Constitucional


(MAS!/EL DIARIO DE HOY)