Telegramas para incomodar. Y algunos para dar ánimo

Diputados Rolando Mata y Damián Alegría: Felicidades: Echándoles encima la turba roja dieron razón a una movilización ciudadana al punto del aborto.

Atilio Benítez: Tu dignidad como soldado y ciudadano está muy por encima de la mezquindad de un fiscal que no se atreve tocar a los poderosos.

Héctor:
Te moriste con 15 años, porque el Estado te falló. Hubo pisto para cualquier pendejada, pero no para tu quimioterapia.

Xiomara, madre de Héctor: La revolución por la cual luchamos está abandonando a sus hijos. Pero vos seguís peleando por lo que soñamos.

Consejo para Norman Quijano y Hugo Barrera:
Retírense de la política mientras lo pueden hacer con dignidad. Es tragicómico verlos querer detener la renovación.

Oscar Ortiz: ¿Te recuerdas qué dijiste cuando firmaste, junto con Dany Ramos, alias “Cisco”, el pacto para convertir Santa Tecla en Municipio sin Violencia?: “Este es el camino correcto.”

Salvador Sánchez Cerén:
Hoy que el Foro de Sao Paulo viene a San Salvador, ¿realmente quiere exponerse a que su presidencia quede vinculada al fracaso estrepitoso de Nicolás Maduro? Mejor mande a Nidia Díaz a dar el discurso. Ella no tiene nada que perder.

Fiscal general Meléndez:
Cuidadito con abrir la caja de Pandora de los alcaldes y sus relaciones con pandillas. Se llevaría de encuentro a varios de los mejores alcaldes – y a un ex edil convertido en vicepresidente y en comandante antipandillas.

ARENA: La única manera de oponerse con éxito al robo de las pensiones es presentando una verdadera reforma de pensiones, no basada en ideología, sino en factibilidad técnica.



Ricardo Perdomo: Hoy nadie lo menciona, pero cuando se haya bajado todo el polvo del “caso tregua”, vamos a ver al verdadero culpable del desastre post tregua: Usted, quien primero ayudó a facilitarla y luego la desarmó con engaños, traiciones y pactos sucios.

Hugo, Oscar y Gerson: ¿Realmente creen que inaugurando cualquier cosa les sirva para que les tomen en cuenta como candidatos? Ustedes perdieron su oportunidad de liderazgo renovador cuando se acobardaron a finales de los 90.

Magistrados de la Corte Suprema:
Nunca se van a poner de acuerdo todos en el caso de la extradición de los militares. ¿Por qué no votan y salgamos de esta incertidumbre?

Diputados: Ya que a nadie le importa un bledo el Consejo Nacional de la Judicatura, mejor hagan una reforma constitucional sustituyéndolo por un mecanismo más eficiente y confiable.

Alcaldes:
No se dejen intimidar. Sigan haciendo lo que el gobierno no es capaz de hacer: construir convivencia inclusiva en las comunidades. Son autónomos.

Saludos a todos,

44298-firma-paolo 
(MAS!/El Diario de Hoy)