Carta a los pocos buenos

Estimados amigios:
Hicimos el intento de hacer una evaluación crítica del balance que habíamos hecho de los primeros 100 días del nuevo gobierno del FMLN. Primero, la gran discusión se había que evaluar los 100 días de Sánchez Cerén o los 5 años +100 días del FMLN. En este debate un poco acalorado, mi colega y amigo Salvador Samayoa de repente se dirigió directamente a mi: “¿Cuándo en los últimos 5 años vos has reconocido una sola cosa buena al gobierno o al FMLN? No te creo, Paolo, que nunca hayas visto algo positivo. Pero nunca lo expresaste. Pensálo…”

Yo podría alegar que de vez en cuando, dentro de mis críticas, casi de contrabando, he mencionado alguna acción positiva del gobierno del FMLN. Pero pensándolo bien, Salvador tiene razón: Hay funcionarios y acciones de gobierno que se fueron an la chicagüita de la crítica general a un gobierno que, en general, fue un desastre. A estos que actuaron de buena fé, con honestidad y eficienia, los críticos nos quedamos debiendo el merecido reconocimiento.

Aunque yo siempre le señalé a Héctor Silva que para mi criterio fue un error haber apoyado a Funes en su campaña y luego entradado a su gabinete, tengo que decir también que en el FISDL hizo un trabajo formidable, transparente, una política de puertas abiertas. Y así hizo Carolina Avalos quien asumió esta cartera luego de la muerte de Héctor. Tan así que la única manera de entender la decisión del presidente Sánchez Cerén de relevar a Carolina es la profunda desconfianza que él y su partido tienen a profesionales verdaderamente independientes.

En cambio, en varias ocasiones he reconocido el trabajo de Jorge Meléndez al frente de Protección Civil. Encontró un cascarón abandonado y construyó una institución con capacidad de respuesta. Y no lo digo porque Jorge, en aquel entonces ‘Jonás’, ha sido mi jefe durante mis años en Morazán – un jefe político-militar ejemplar y muy humano, siempre pendiente de cómo proteger a la población civil de los estragos de la guerra. Lo que tiene en común con Héctor y Carlolina: el sentido de independencia y apertura al pluralismos político. Que bueno que Sánchez Cerén lo haya confirmado en su cargo.

Si hubiera escrito esta carta hace dos años, en este punto hubiera mencionado a Gerson Martínez. Pero vino el SITRAMSS y Gerson, quien me pareció uno de los mejores ministros del FMLN, hizo lo peor que puede hacer un político: sabiendo que este megaproyecto, del cual es responsable como jefe del MOP, estaba mal diseñado y corrupto desde sus origenes, lo dejó pasar, porque su partido y su presidente así se lo impusieron. Lamentablemente, Gerson queda al mando del MOP.

El que nunca recibió recocimiento, aunqye hizo un excelente trabajo durante los 5 años de Funes, es Antonio Morales Carbonell, quien estuvo al cargo del proyecto de la Reforma profunda y de largo plazo de la Administración Pública. Contra la indiferencia y amuchos obstáculos en el gobierno y el partido, Antonio elaboró un reforma, con todo y propuesta de ley, muy profesional y apolítica. Nunca hizo mucha bulla, tal vez por esto lo dejaron hacer lo que la lógica y la decencia le dictaba.

Aunque Antonio sigue trabajando desde la Secretaría que conduce Hato Hasbún, lastimosamente le quitaron este área de trabajo. Dicen que la Reforma Administrativa pasó a la Secretaría Técnica. Lo más probable es que pasó a una gabeta del olvido.

Otro que en este nuevo gobierno ya no está en la institución donde hizo un trabajo excelente, transparente, no partidario, es Geovani Berti. Nunca voy a entender porqué Sánchez Cerén, quien definió como meta prioritaria de su gobierno la atracción de inversiones, quitó a Geovani de PROESA para poner en esta oficina clave a un peon de ALBA Petróleo.

Deben haber otros que hicieron buen trabajo sin que yo me haya dado cuenta. Mis disculpas para todos ellos. Mis felecitaciones para las mentes independientes que entraron al gobierno de Funes. Lástima que a mayoría de ellos ha sido desplazada por cuedros del FMLN o de ALBA.

Saludos cordiales de Paolo Lüers
(Mas!/El Diario de Hoy)