Carta ingenua a los partidos

Voy a respetar los sentimientos de paz y amor que la gran mayoría de nuestra población abraza en la época navideña. Voy a romper mi usual escepticismo y partir de las buenas intenciones en todos.
En este espíritu quiero dirigirme a los selectos círculos de personas que en última instancia hacen y deshacen en los dos partidos grandes. De ARENA siempre dicen que el COENA es una mesa falsa, pero nunca explican quiénes son los que en verdad dirigen este partido. Y del FMLN dicen que la tal Comisión Política es una instancia formal, pero que el poder real está concentrado en una especie de Politburó mucho más reducido...

Entonces, sin entrar en especulación de quiénes precisamente son ustedes que realmente dirigen los dos partidos mayoritarios, voy a aprovechar el tal espíritu navideño que nos llena a todos para hacerles una petición simple: ¡Asuman su responsabilidad por el país y su futuro! Construyan para el 2014 opciones viables, pero innovadoras y creativas para el crecimiento económico y la consolidación del Estado de Derecho, y expónganlas a la ciudadanía en debates serios, sinceros y constructivos.

Lo que estoy pidiendo a los partidos que no se escondan detrás de sus candidatos. Los candidatos son importantes, pero todos sabemos que los problemas del país son demasiado serios para dejárselos a dos personajes. Ni que fueran Superman versus Batman. Mucho menos cuando son dos señores de avanzada edad e limitada capacidad de interlocución con la sociedad civil no partidaria. Los dos partidos tienen que asumir su plena responsabilidad y construir dos proyectos políticos, con los cuales la sociedad puede conectarse, cada uno según sus preferencias...

Si ustedes no asumen esta responsabilidad histórica de abrir sus partidos a la sociedad, a la juventud, al centro social y político de la sociedad dejarán un vacío fatal que va a llenar un encantador de serpientes sin principios ni escrúpulos. A pesar de todos los pactos con el diablo que hemos visto en los últimos años (antes y después del 2009) todavía quiero creer que nadie de ustedes está dispuesto a correr el riesgo que el encantador de serpientes (que ya está acechando) regrese al poder. Jugar con el riesgo, por razones tácticas, es una cosa. Correrlo en serio es otra.

Aquí son tan irresponsables los que proponen la consigna "Todos juntos contra ARENA" como los otros que susurran "Todos juntos contra los comunistas". Aquí se trata de construir dos propuestas racionales: la propuesta socialista que prioriza en justicia e inversión social, y la propuesta liberal que prioriza en las libertades y el crecimiento —y de ponerlas a competir en un gran debate nacional. Y al mismo tiempo cerrar filas para defender la democracia contra el populismo y la corrupción que se disfrazan de tercera vía. La mejor defensa: no dejarles espacios.

Yo sé que suena utópico. Yo sé que significa procesos de depuración dolorosos en cada uno de los partidos. Pero es la única opción que tiene el país.

Usen estas vacaciones como oportunidad para reflexionar. Paren las campañas y reanúdenlas cuando toque y cuando tengan estrategias para el país.

Saludos, Paolo Luers
(Más!/EDH)