Carta al comisario de lo monumental

Estimado Gerson Martínez:
El otro día le escribí en su calidad de jefe del MOP y del SITRAMS. Pero ahora me di cuenta que usted ha asumido otra responsabilidad estatal: la de poner, con fondos públicos, monumentos. Y no solo monumentos - obras monumentales. Grandes en extensión, como los monumentos de regimenes autoritarios; y desde un punto de vista estético, horripilantes.

En la Diego de Holguin (que ustedes insisten en llamar Monseñor Romero, y para más joder denominan bulevar, aunque es una autopista o un freeway) hay dos obras suyas: en el trébol que conecta la autopista con la Jerusalén, un bosque de troncos de árboles de cemento, que entiendo que es dedicado a la Deforestación; y al otro lado de este mismo trébol, viniendo uno del bulevar de los Próceres, su obra maestra: el monumento de la Reconciliación.

El de la Deforestación, disculpe que se lo diga, es el colmo de los absurdo; y el de la Reconciliación, el colmo de lo feo y cursi.

¿Por qué absurdo? Bueno, alguien que quiere llamar la atención al problema de la deforestación, que siembre árboles para contrarrestarla. En vez de esto, ustedes siembran troncos de concreto. Típica obra de denuncia. Ustedes siempre prefieren denunciar un problema en vez de resolverlo. Por esto ponen trocos de concreto en vez de sembrar un bosque. Les sale un monumento a la deforestación, cuando necesitamos un monumento dedicado a la reforestación, al bosque, al  árbol.

¿Por qué es cursi su monumento de la Reconciliación? Estéticamente es un horror, no sé quién es el escultor que se prestó a esta aberración. Un gigantesco fantasma blanco, que representa la paz, con dos figuras que simbolizan a los combatientes enfrentados. Un montón de banderas. Pura cursilería.

Este tipo de monumentos, dedicados a temas tan sensibles como la reconciliación nacional, no pueden concebirse en el despacho del ministro de Obras Públicas. Para que la nación los haga suyos, tienen que ser resultado de un debate serio de la sociedad, y de un concurso de los mejores artistas y arquitectos del país y del mundo. Este debate de la sociedad no se puede sustituir por una campaña populista como la suya de las llaves que la gente aporta...

Yo soy un gran fan del concepto del arte público, del arte urbano – de la idea de llenar la ciudad de obras de arte. Pero para empezar, estas obras tienen que estar en los espacios públicos que la gente habita, que son puntos de encuentro y convivencia - no en el paisaje hostil de una autopista. Y la Diego de Holguin, por más que la llamen así, no es un espacio urbano como los famosos bulevares, sino una vil autopista.

Segundo, el arte urbano no tiene que ser monumental, sino al tamaño de la gente, accesible, amigable. Lo monumental es el arte de los regimenes autoritarios. En este concepto, no somos ciudadanos y usuarios del arte, sino súbditos y admiradores del arte. Los regimenes fascistas y comunistas han llevado esto al absurdo. Las democracias llenan la ciudad de obras de arte que se convierten en muebles urbanos o en juguetes para los niños. Tampoco encargan el arte urbano al ministro de Obras Públicas, sino al libre concurso de urbanistas, arquitectos y artistas.

Háganos un gran favor: concéntrese a hacer obras públicas de infraestructura, que son responsabilidad del gobierno; y no en obras de arte que no se deben hacer desde arriba y por decreto ministerial.

Saludos, Paolo Lüers
(Mas!/EDH)

2 comentarios:

lucas garcia dijo...

que es lo que propones, o únicamente es criticar por criticar, en vez de hablarnos de la corrupción de flores, del desastre que están cometiendo tus nenes, ahora atacas los monumentos, dicen que en tu país hay unos hermosos. ahora diego de holguin es sinónimo de corrupción de gobierno de arenero, si lo quieres recordar así, boulevar Monseñor Romero, es sinónimo de trabajo de un ministro con pantalones y de un hombre que dio la vida por estar de lado de los desamparados

Max Herrador dijo...

Don Paolo, criticar para destruir es fácil pero criticar para construir paz ese es otro pisto, todos tenemos derecho a opinar, está bien, ud tiene derecho hágalo. Pero humildemente creo que un monumento de reconciliación ya sea feo o bonito siempre es importante enarbolarlo no podarlo.