Carta a los populistas legislativos

Estimado Ricardo Velásquez Parker y amigos:
Mientras el resto del mundo camina hacía la despenalización del aborto, vos lanzás una iniciativa legislativa para aumentar sustancialmente las penas de cárcel para mujeres y médicos que tomen decisiones por conciencia de proceder con abortos.

Para que no haya malentendido: Vos como legislador tenés todo el derecho de proponer leyes de acuerdo a tus convicciones. Igual, otros diputados, incluyendo de tu mismo partido, tendrán derecho de rechazar esta iniciativa.

Habiendo dicho esto, tengo derecho de decirte en la cara: No te creo que sean tus convicciones que te mueven a lanzar semejante propuesta. Es tu afán de protagonismo que te hace caer en un populismo legislativo tan bajero o peor como el que ustedes supuestamente quieren desenmascarar y vencer: el populismo de GANA, en su máxima expresión que se llama Guillermo Gallegos. Ellos son maestros en identificar los más oscuros resentimientos populares y convertirlos en banderas políticas: pena de muerte, exterminio de pandilleros…

Pero el antídoto al populismo no es otro populismo más popular, el único antídoto que funciona es la racionalidad. No es racional endurecer las leyes contra el aborto en un país con un número tan elevado de embarazos de menores resultantes de violaciones. No es racional proponer perseguir el aborto como cualquier homicidio en un país donde tantas mujeres no visualizan que tendrán las oportunidades sociales, económicas y familiares de criar, educar y cuidar a otro hijo más.

Lo racional sería analizar con frialdad y al mismo tiempo compasión la situación de todas estas mujeres que recurren al aborto como única salida de un dilema que el Estado no ayuda en nada a resolver. Lo racional sería dejar de ver el aborto como un asunto penal y comenzar a verlo en su verdadera dimensión: un asunto social y de salud.

Pero como dije: Tenés derecho de pensar diferente. De lo que no tenés derecho es de aprovechar tu calidad de diputado para amenazar con 50 años de cárcel a las mujeres que enfrentadas a su dilema tomen otra decisión a la que tú predicas. Y tampoco parece legítimo que intentés convertir la obsesión tuya con el aborto (que sabemos que compartís con otros en ARENA) en punto de honor de tu partido. Porque también sabemos que otros en tu partido piensan diferente sobre el aborto, y que incluso de los que rechazan el aborto muchos no están a favor de su penalización.

¿Por qué tu iniciativa no se presenta como lo que es: el proyecto político y personal tuyo, sino como iniciativa de tu fracción y tu partido? Lo que es falso: Es un asunto de conciencia. Los partidos no tienen conciencia, solo los individuos. Los partidos tienen tolerancia y pluralismo en asuntos de conciencia.

Si querés emprender cruzadas, hazlo a título personal. Si querés posicionarte con postulados populistas, hazlo a título personal. En todo caso, los que quieren una ARENA renovada, plural y abierta te van a cobrar la cuenta.

A la oposición por nada le conviene tratar de competir con el populismo legislativo del Frente y de GANA.

Saludos,
44298-firma-paolo

(MAS!/El Diario de Hoy)