Carta a los magistrados del TSE


Estimados ciudadanos magistrados:
Lo mejor sería que todos los problemas que aquí voy a exponer ya estén resueltos a la hora que se lea esta carta el jueves. Sólo que no creo en milagros. Pero en esta ocasión me daría mucho gusto no tener la razón…

Para dirigirme a ustedes, que siempre se auto-definen como “organismo colegiado”, casi tengo que dedicarle un párrafo a cada uno de ustedes. Porque de “colegiado” no tienen nada. La incapacidad de este Tribunal, en gran parte, surje de su incpacidad manifiesta de ponerse de acuerdo.

A usted, señor presidente Olivo, que habla demasiado, y al magistrado Rivas, que nunca habla, no hay nada más que decir que: Renuncien, no son aptos para sus cargos, por incapacidad y falta de independencia. No hay nada más que hablar.

A usted, magistrado Cardoza, todo el país le pide que se defina. Está en sus manos corregir el rumbo de este escrutinio accidentado. Si usted hace mayoría con sus dos colegas que exigen abrir las más de 250 urnas que vienen con actas que nos permite conocer la voluntad de más de 60 mil votantes, el país (e incluso el TSE) todavía puede salir bien de esta crisis. Si no tiene el coraje de hacer lo correcto, únese a Olivo y Rivas y renuncie.

Magistrado Arguello Tellez y magistrada Medina, ustedes dos son la última línea de defensa de la credibilidad y legitimidad de estas elecciones. De esto se trata, no de conseguir un diputado más o menos a un partido. Ustedes dos, o convencen al magistrado Cardoza  y juntos corregirle la plana al Tribunal, abriendo estas urnas y hacer valer los 60 mil votos, o tienen que hacer uso del último recurso: negarse a firmar el acta de declarar firmes los resultados. Sólo con el voto de 4 magistrados se puede aprobar esta acta que define todo. Es más, les ruego que no esperen haste el momento que sea necesario  para hacer uso de este último recurso: Diganlo ya en la mesa de magistrados, con toda claridad, que si el Tribunal no procede a abrir las urnas con actas incosistentes, que no cuenten con sus votos al final.

Les van a reclamar que esto es extorsión, chantaje, que no pueden bloquear la emisión del resultado final. ¡Claro que pueden! Hay una razón que el Código Electoral exige, mayoría calificada de por lo menos 4 magistrados para declarar firme el resultado de las elecciones. Es precisamente para evitar el tipo de chanchullos que sus colegas quieren hacer. La ley exige mayoría calificada como última garantía que se respete la voluntad de los votantes – ¡de todos y cada uno de los votantes!

Hacer uso de esta garantía no es chantaje, es hacer valer la ley. Háganlo, la sociedad entera les va a agradecer. En cambo, si no hacen uso de sus facultados y permiten que esta elecciones se quedan con el mal sabor del “chapandongo”, la sociedad los va a condenar igual que a los demás magistrados.

Repito: Estaría feliz si esta carta mañana, jueves 19, ya no tiene caso. Saludos, Paolo Lüers
(Mas!/El Diario de Hoy)