lunes, 21 de noviembre de 2022

Carta a los fanáticos: Qatar me vale. De Paolo Luers

  "Me voy a enterar después en las noticias cómo se han fajado los distintos equipos frente a los favoritos de siempre, frente a la FIFA, al régimen de Qatar - y sobre todo frente a su conciencia." 

Audio-Qatar.mp3

Publicado en MAS! y EL DAIRIO DE HOY, martes 22 noviembre 2022 

Estimados amigos del fútbol: 

No logro emocionarme con el mundial Qatar 2022. Me vale madre.


No es que no me guste el fútbol. Me encanta. El mundial de México 1986 lo vi en la mini pantalla de un televisor portátil, en la cueva de Radio Venceremos. No recuerdo un ambiente futbolístico más emocionante - ni siquiera cuando La Ventana fue sede oficial de la afición alemana durante el mundial de Brasil y cuando junto al embajador alemán gritamos, bailamos, brincamos con cada gol contra Brasil.


Poder vivir en 1986, en medio de las angustias de la guerra, la fiesta del mundial en México fue un acto liberador, animador, esperanzador. Aunque casi no se veía nada en esta mini pantalla que era más pequeña que la del más diminuto Smartphone de hoy, la emoción ahí estaba.


Habiendo dicho todo esto, repito: Este show extraño en el desierto, en estadios con aire condicionado, en un país que prohíbe los sindicatos y la venta de cerveza; que sanciona la homosexualidad con cárcel; y que no deja entrar a sus mujeres a los estadios construidos por un ejército de trabajadores importados en calidad de esclavos – no me crea esta emoción festiva del fútbol, a la cual todos somos adictos. Lo siento.

Aunque yo no tengo ganas de hacerlo, de ninguna manera estoy diciendo a nadie que no vea los partidos en televisión y que no vibre con el equipo de su preferencia. Que se divierta el que pueda. No soy de estos que hacen campañas de boicot contra marcas, eventos o multinacionales, que no actúan según mis códigos de ética. De una manera muy personal, yo hago mis boicots individuales, cuando no tengo ganas de comprar determinado producto, porque me cae mal el comportamiento irresponsable de una marca o el contenido cínico de su publicidad. Pero hacer de una antipatía personal campañas de boicot me parece absurdo. Cada quien que consuma lo que piense que le convenga...


Que bueno que ninguna selección nacional hizo caso a los gritos que les pidieron boicotear el mundial de Qatar. Si todo el mundo participó en el mundial del 1978 en Argentina, organizado como evento propagandístico por la dictadura militar, y en el mundial de Rusia 2018, limpiándole la cara a Putin luego de su invasión a la Crimea, no me vengan ahora diciendo que el fútbol internacional es la virgen inmaculada. Tampoco lo es el Comité Olímpico que no tuvo empacho de organizar sus Olimpiadas en Rusia y China.


Espero que algunos de los jugadores que anunciaron su intención de aprovechar su presencia en Qatar para expresarse contra la falta de libertades en ese país, no se dejen intimidar por la FIFA. La actitud correcta me pareciera decir: “Voy a jugar, porque es mi profesión, pero no dejaré de expresar mis opiniones”. 


Siete selecciones europeas se habían puesto de acuerdo de jugar con los colores del arcoíris en sus brazaletes. La entidad rectora del fútbol, que vendió el mundial 2022 a Qatar, prohibió estos brazaletes, para no herir los sentimientos de los anfitriones. Ahora la FIFA amenaza con sanciones a los equipos que en vez del brazalete oficial usen los colores del arcoíris. Me cuesta creer que jugadores como Manuel Neuer, capitán y portero de la selección alemana, se dejen prohibir usar el brazalete que les da la gana. ¿Qué tienen que temer las estrellas del futbol mundial? ¿Sanciones de la FIFA? No me jodan...

 

Los que sí se jugaron de verdad su pellejo son los jugadores de Irán, cuando colectivamente se negaron a cantar el himno nacional de su país antes del partido contra Inglaterra. Ellos no se metieron con la FIFA, sino con un régimen dispuesto a aplastar la más mínima oposición. Perdieron el partido, pero ganaron a los ingleses, que no se atrevieron a llevar los colores del arcoíris.


Un mundial, donde las noticias y conversaciones principales giran sobre los colores de los brazaletes y la falta de cerveza en los estadios, no me emociona. Así que me voy a enterar después en las noticias cómo se han fajado los distintos equipos frente a los favoritos de siempre, frente a la FIFA, al régimen de Qatar - y sobre todo frente a su conciencia. 


Me ahorro mis emociones para el mundial 2026. 

Saludos, 






viernes, 18 de noviembre de 2022

Carta a Nayib Bukele: Pedir prestado para seguir apostando y perdiendo. De Paolo Luers

No existe ningún trámite legalmente vigente que autoriza al presidente a comprar con fondos públicos Bitcoins, los cuales van a aparecer en la cuenta personal de usted, con un código secreto de acceso, que sólo lo tiene usted.

El audio de la carta: Bitcoin.mp3

Publicado en MAS! y EL DIARIO DE HOY, sábado 19 noviembre 2022

 

Ciudadano presidente: 

Como un niño que por berrinche se niega a reconocer que se ha equivocado, usted anunció que cada día va a comprar un Bitcoin. Si cumple con esta amenaza todos los días hasta que termine su mandato nos costará:

·      560 días x $16,555 (valor de hoy)  = $9,270,800. 

·      Si se queda hasta el 2028, como pretende, serán: 2021 días x $16,555 = $33,457,655. 

·      Si sube el valor del Bitcoin, serán más altos los números.

En Twitter, donde siempre anuncia sus decisiones presidenciales, dijo: “We are buying one Bitcoin every day starting tomorrow - Nosotros vamos a comprar un Bitcoin cada día, empezando mañana.” Nosotros es mucha gente. Debería decir como realmente es: Yo, Nayib Bukele, desde mi casa, desde mi teléfono y a la hora de la noche que me ronca la gana, voy a comprar 1 Bitcoin cada día.


La pregunta es: ¿Con qué dinero? ¿Con su dinero? No. Pero tampoco existe en el presupuesto de la República un rubro Compra de Bitcoin. Ni en la contabilidad. No existe ningún trámite legalmente vigente que autoriza al presidente a comprar con fondos públicos Bitcoins, los cuales van a aparecer en la cuenta personal de usted, con un código secreto de acceso, que sólo lo tiene usted.


Usted escribió, en una revista especializada para los seguidores del culto al Bitcoin, un artículo para justificar que El Salvador (o sea, usted) sigue apostando al Bitcoin, aunque el valor de esta criptomoneda haya caido al suelo, aunque las multibillonarias agencias de transferir y manejar las criptomonedas están quebrando o bajo investigación de las autoridades de supervisión del sistema financiero en Estados Unidos y Europa. Su argumento: Aunque hayamos perdido $50,000,000 con nuestras inversiones en Bitcoin, ¿qué importa una suma tan pequeña en un país que anualmente produce 2,800 millones cada año.


Qué galán. Puede seguir jugando, apostando, chiviando con dinero público, ¿y qué? ¿A quién le importan los 50 millones ya perdidos y los $16,555 que usted va apostar cada día hasta que salga de Casa Presidencial? Además, lo que su obsesión de jugar casino nos ha costado, no son $50,000,000, son más o menos $400,000,000, que usted ha gastado en la introducción del Bitcoin y su juguete inútil Chivo.

 

Bueno, a usted no le importa. Es obvio. A los ciudadanos sí nos importa, porque muchas de las necesidades básicas de la gente no están cubiertas, porque el Estado no tiene dinero. $400,000,000 es el mismo monto, que ustedes acaban de recetarse de préstamos de emergencia para seguir flotando hasta el fin del año.

 

Quien lleva su dinero al casino, ya es algo tonto.

El que sigue llevando su dinero al casino, aunque siempre pierde, es imbécil.

Pero el colmo es quién pide prestado para seguir chiveando y perdiendo. Esto no tiene nombre.

 

Es claro que usted hace este tipo de anuncios locos -de seguir comprando Bitcoin todos los días- para quedar bien con los grandes gurús y estafadores del Bitcoin. No es casualidad que varios de ellos -una mezcla de los más locos profetas y los más ricos mercaderes del Bitcoin- se encuentren en El Salvador y fueron recibidos en Casa Presidencial como visitas de Estado. Ellos lo adoran, porque es el único presidente de un país que adoptó Bitcoin como moneda oficial. Y ahora, que todo el sistema de transar con Bitcoin está en crisis, ellos esperan que usted les siga siendo fiel. Pero, presidente, hay fidelidad que es un valor moral, pero también hay fidelidad que raya a la imbecilidad. Y ser fiel a estos mercaderes aventureros, que ponen en riesgo el dinero de miles de creyentes, es de esta última categoría.

 

Uno de esto tiburones, el señor Sam Bankman-Fried, quien fue uno de los ponentes de honor en la famosa conferencia Bitcoin en la playa, acaba de desaparecerse con miles de millones de dólares, que creyentes del Bitcoin le habían confiado. Esta es la calidad de sus invitados de honor. Es una relación simbiótica: ellos necesitaban un país como laboratorio de experimentación, y usted necesita de la adoración de estas figuras. Pero los que pagan la cuenta son todos los salvadoreños.

 

Tengo claro que no hay manera de hacerle recapacitar y parar. Así que vamos a seguir pagando por sus obsesiones. Ojala que los salvadoreños se den cuenta que usted los está tomando del pelo todos los días.


Sin más que agregar, 






miércoles, 16 de noviembre de 2022

Carta a la izquierda: Digan tras de mi, Nicaragua es una dictadura. De Paolo Luers

 El FMLN lucha por su sobrevivencia, pero nadie entiende que es tiempo de dejar de defender lo indefendible, dejar de apoyar dictaduras en otros países.

Audio: Karina-Sosa.mp3

Publicado en MAS! y EL DIARIO DE HOY, jueves 17 noviembre 2022
 

Estimados amigos: 

Les voy a contar algo que pasó este miércoles. Una de las figuras principales del FMLN, Karina Sosa, segunda al mando del partido, excandidata a la vicepresidencia, llegó a la entrevista de La Tribu, con Pencho y el Chino. Karina Sosa es una mujer simpática, culta, normalmente no aferrada a dogmas, además articulada. Todo iba más o menos bien en la entrevista: Karina Sosa habló sobre lo que está pasando en el país y denunció la persecución del gobierno de Bukele contra políticos opositores, críticos al gobierno, periodistas – hasta que le hacen una pregunta obligatoria, la que cualquier entrevistador serio le tenía que hacer: ¿Y Nicaragua? ¿Existe represión política en Nicaragua? 

Ella tenía una salida fácil y lógica. Podría haber dicho: Me uno a lo que dos de los presidentes de izquierda recién electos, Gabriel Boric en Chile y Gustavo Petro en Colombia, han manifestado sin rodeos: La represión contra la oposición en Nicaragua es inaceptable, exigimos la libertad de los presos políticos y el respeto a los Derechos Humanos.   

    Si hubiera dicho esto, todo su planteamiento contra la persecución política en El Salvador hubiera tenido credibilidad. Pero no, comenzó a tartamudear, dijo que respeta la autodeterminación de cada pueblo, que no se quiere meter en asuntos de otro país, que prefiere hablar de lo que está mal en El Salvador...

Le reformulan y precisan la pregunta: ¿Es una dictadura el régimen de Daniel Ortega? Ahora es una pregunta de sí o no. Ya no permite rodeos ni evasiones. ¿Es una dictadura o no es una dictadura, cuando todo el liderazgo opositor está encarcelado?

Pero Karina Sosa no se siente en libertad de dar la única respuesta posible: Sí, es una dictadura, es una vergüenza para la izquierda.

Si Boric y Petro han dicho esto, en voz alta y sin titubeo, ¿por qué nadie del FMLN lo puede hacer? ¿No entienden que sin decir esto -y actuar en consecuencia- su discurso sobre la defensa de la democracia en El Salvador jamás va a tener credibilidad?

Es una falta inexplicable de un sentido de oportunidad: Otros dirigentes de la izquierda latinoamericana, como Petro y Boric, han abierto el camino para abandonar los absurdos compromisos con gobiernos totalitarios, como en Cuba, Venezuela y Nicaragua. Ya no los defienden, sólo porque provienen de la izquierda. Articulan una nueva posición: la izquierda es democrática o no es. Una vez que otros, con más valor y visión, han roto este tabú y hablan con franqueza, ¿cómo es posible que una persona tan sensata como Karina Sosa no sepa aprovechar la brecha abierta?

En ese sentido, Karina Sosa es fiel representante de su partido. El FMLN lucha por su sobrevivencia, pero nadie entiende que es tiempo de dejar de defender lo indefendible, dejar de apoyar dictaduras en otros países.

Gabriel Boric y Gustavo Petro nunca hubieran ganado sus elecciones, si no hubieran tenido el valor de desmarcarse claramente de las dictaduras de izquierda. Ambos han tenido y siguen teniendo resistencia en sus propias filas, pero han entendido que la izquierda no tiene legitimidad y futuro si no es democrática. 

Aquí en El Salvador necesitamos una izquierda fuerte, pero la izquierda amarrada a falsos compromisos con dictadores es un obstáculo. Piénsenlo, amigos. Nunca es tarde para corregir los errores. Sólo les falta valor.

 

Saludos, 








lunes, 14 de noviembre de 2022

Carta a Rubén Zamora: Que vivan los necios, que nunca se callan. De Paolo Luers

 

Voy a romper el manto de silencio que cubre nuestro país, y celebrar públicamente tus 80 años de vida, tus más de 60 años de lucha democrática, y tu valor de ser una voz opositora, cuando tantos prefieren callarse.

Publicado en MAS! y EL DIARIO DE HOY, martes 15 noviembre 2022

 

Estimado Rubén:

Ni cuenta me di que cumpliste 80 años. No vi ningún homenaje, ni siquiera una mención, en los medios – y me solamente me enteré porque que vi en Facebook una nota de tu hija Marcela. Así que esta carta viene tarde. No puede ser que en un país, que sufre una terrible carencia de liderazgos éticos e intelectuales, pase desapercibido que haya cumplido sus 80 años uno de los últimos grandes señores de la política, que han marcado nuestro camino a la paz y la democracia – y uno de los pocos que todavía hablan, trabajan y pelean para que no nos desviemos de este camino.


Nos quedan pocos sobrevivientes de estas peleas históricas por la democracia. Ya murieron monseñor Romero, Ignacio Ellacuría, José Rodríguez Porth (los tres asesinados), así como Guillermo Ungo, Fabio Castillo Figueroa, Héctor Silva, Abraham Rodríguez... Otros, como Freddy Cristiani y Héctor Dada se vieron obligados a salir del país ante las amenazas de la nueva dictadura. Nos quedan  pocos - y de estos vos sos el que nunca se ha callado.


Sos de los pocos que no se ha resignado ni acomodado a los nuevos poderes, como lo han hecho los oportunistas como Félix Ulloa, quien en algún momento fue tu compañero de lucha y hoy es una figura patética, que anda por el mundo tratando de dar legitimad a lo indefendible. Otros se han callado, para no convertirse en blanco de un gobierno arrogante, intolerante, vengativo y represivo. Me consta que algunos de ellos siguen trabajando silenciosamente, casi en la clandestinidad, en defensa de la democracia. No soy quien para criticarlos, pero sí tengo que expresar mi profundo respeto por los pocos, como vos, que siguen enfrentándose diariamente y en voz alta al autoritarismo que ha acaparado el poder total del Estado. 

No siempre he estado de acuerdo con tus posiciones y acciones, Rubén. Cuando discutimos quien debería ser el candidato de la izquierda en la histórica oportunidad del 1994, hubiera preferido que hubiera sido Abraham Rodríguez, para construir una alianza más amplia – pero una vez que fuiste tú el candidato, junto con el memorable Chico Lima, todos te apoyamos. Cuando años después se trataba de unir a toda la dispersa izquierda democrática, que se estaba desmarcando del dogmatismo del FMLN, sentí que tu fuerte protagonismo y el sectarismo de tu partido fueron una de las causas que esto fracasara. Y cuando aceptaste fungir de embajador de Mauricio Funes, te critiqué, igual que a Héctor Silva y a Héctor Dada. Pero nunca tuve dudas de la decencia y de la vocación democrática de ustedes. Siempre les mantuve el mismo respeto, y siempre sentí que ustedes eran parte indispensable de la reserva moral de la clase política salvadoreña.


Habla muy mal de nuestro país que por el hecho de ser adversario declarado del presidente, la sociedad no se atreva a darte el homenaje que a vos te debe por toda tu trayectoria - no a pesar de ser un crítico al gobierno, sino por tu valor de serlo abiertamente.


Así que, querido amigo Rubén, voy a romper el manto de silencio que cubre nuestro país, y celebrar públicamente tus 80 años de vida, tus más de 60 años de lucha democrática, y tu valor de ser una voz opositora, cuando tantos prefieren callarse.


Un gran abrazo, Rubén. La lucha sólo termina cuando se gana.

Saludos, tu amigo 





viernes, 11 de noviembre de 2022

Telegramas a políticos. De Paolo Luers



Publicado en MAS! y EL DIARIO DE HOY, sábado 12 noviembre 2022


A Donald Trump: Remember, you’re fired. 

A Joe Biden: Usted realmente quiere competir por otros 4 años en la Casa Blanca – con 82 años?


A Nayib Bukele: ¿Realmente pensó que usted puede influir en las elecciones en Califormia?


A los tepesianos: Felicidades, paisanos, mostraron que tienen más credibilidad y éxito sin el gobierno. Mejor solos que mal acompañados.


A Gustavo Villatoro: ¿En serio, quiere encarcelar el 1.5% de nuestra población, o sea los 76 mil que usted se puso de meta? Si Estados Unidos le hiciera caso y siguiera su receta, terminaría con 5 millones presos, cuando hoy tienen 1,67 millones. 


Al gabinete de Seguridad I: Nos están diciendo que El Salvador tiene 100 mil terroristas (76 mil que quieren terminar capturando más 24 mil que ya estaban presos). ¿Cómo pudo funcionar un país con 76 mil terroristas libres. Y qué clase de terroristas se deja capturar sin ninguna resistencia. Mejor nos cuenta otro de Pepito.


Al gabinete de Seguridad II: Tal vez todo esto se explica así: según datos oficiales, con la captura de 50,000 supuestos terroristas se recuperaron solamente 1,300 armas de fuego. Es decir los restantes 47,700 ‘terroristas’ no tenían armas. Pero sí, les incautaron $2,3 millones. O sea, la fortuna de $46 por ‘terrorista’. 


Al carcelero Osiris Luna: A usted ya no hallo qué escribirle. Todo está dicho y puede leerse en El Faro. Sólo una cosita más: ¿Adónde van a parar los $200 mensuales que quiere cobrar a la familia de cada detenido bajo el regimen de excepción? Son 11 millones al mes, 132 millones al año.


Al alcalde de Santa Tecla: ¿Y ahora, cuando ya no encuentran suficientes pandilleros en los barrios, van detrás de los pandilleros muertos en los cementerios?


Al presidente de China: ¿Quieren un TLC con El Salvador? ¿Qué pensan ustedes comprarnos, a parte de azúcar y café? ¿Carros, celulares, televisores, chips, made in El Salvador? ¿O camisetas de a dólar? ¿Puertos, aeropuertos e Islas?


A Félix Ulloa: ¿Qué fue lo que escuchó en el baño de algún ministerio que lo llevó a pensar que China va a comprar la deuda externa de nuestro país? Tal vez alguien dijo, de un migatorio al otro: “Estos malditos chinos van a terminar comprando todo el país.” ¿Algo así?


Saludos, 





miércoles, 9 de noviembre de 2022

Carta a los pesimistas: La democracia no está derrotada. De Paolo Luers

Estados Unidos votó mayoritariamente por candidatos del partido Demócrata y por republicanos moderados, o sea por una amplia mayoría que va a defender la democracia. 

Audio: La democracia no está derrotada.mp3

Publicado en MAS! y EL DIARIO DE HOY, jueves 10 noviembre 2022

Antes del 8 de noviembre, día de las elecciones de medio tiempo en Estados Unidos, me dejé deprimir por los augurios negros que vaticinaban una victoria aplastante del Partido Republicano, o más bien de su parte más recalcitrante, racista y autoritaria, el movimiento ‘Make America Great Again’ de Donald Trump.

Uno se preguntaba: ¿Será esto el pistoletazo de salida para el comeback de Trump a la Casa Blanca? ¿Será posible que haya una mayoría de ciudadanos de Estados Unidos que apoye a un extremista que ha demostrado su intención de destruir la democracia?

Si fuera así, tendríamos que enfrentar la triste realidad de que la democracia se encuentra en retroceso a nivel mundial. Recapitulemos: Un gobernante que abiertamente desmonta la democracia y el Estado de derecho, como lo hace Bukele, tiene el apoyo de 80% de su pueblo para reelegirse inconstitucionalmente. Extremistas ultraderechistas como Marine le Pen y Jair Bolsonaro llegaron muy cerca de ganar las elecciones presidenciales en Francia y Brasil, respectivamente. La dirigente neofascista Giorgia Meloni ganó las elecciones en Italia. En China la dictadura del partido comunista se ha convertido en una dictadura personal de un líder iluminado. Las democracias del mundo no han encontrado formas de sacar del poder y ni siquiera de moderar los regímenes tiránicos y violadores sistemáticos de los derechos humanos en Rusia e Irán.

Pero las elecciones en Estados Unidos no le dieron a Trump la luz verde para su campaña que esperaba. Los republicanos no lograron un triunfo aplastante. Muchos de los candidatos extremistas, escogidos e impulsados por Trump, fracasaron. Todavía no está claro si el Congreso tendrá una mayoría de demócratas o de republicanos, pero sí es claro que no será controlado por Trump. Resulta que la democracia estadounidense es más sólida de lo que muchos pensaban, ya que la gente votó mayoritariamente por candidatos del partido Demócrata y por republicanos moderados, o sea por una amplia mayoría que va a defender la democracia.

Lisa Benson / Austin American Statesman

Buenas noticias, particularmente para El Salvador. No habrá la ruptura del consenso bipartidario sobre política exterior, que Bukele hubiera deseado. Washington seguirá insistiendo en que Centroamérica no avance en la destrucción de la democracia y del Estado de derecho. No hay nada que celebrar para Bukele.

Los dirigentes de Nuevas Ideas dieron a sus activistas en Estados Unidos la instrucción de organizar un boicot electoral a la congresista Norma Torres en el distrito 35 de California, por sus insistentes críticas a Bukele. Fracasaron, Norma Torres seguirá siendo la voz de Centroamérica en el Congreso, una voz democrática y combativa.

Los dirigentes de Nuevas Ideas querían que esta función de la voz de Centroamérica la asumiera una mujer de origen salvadoreña, seguidora de Trump y Bukele, la candidata republicana Yelsi Vega. En Twitter los golondrinos ya celebraron su triunfo, pero luego borraron sus tuits, porque era mentira. Esta señora, que corrió en el distrito 7 de Virginia, no ganó. El intento de Nuevas Ideas de influir en las elecciones de Estados Unidos fracasó.

Tal vez la democracia es más robusta y resiliente, no sólo en Estados Unidos, sino en el mundo. Putin va a perder la guerra que inició contra Ucrania, y con esto tal vez caer y abrir el camino a una Rusia democrática. Daniel Ortega y Nicolás Maduro se aferran al poder, pero perdieron, de una vez por todas, su incidencia en América Latina, incluyendo en la izquierda. Lula, quien regresa al poder en Brasil, es demasiado oportunista como para alinearse con Cuba, Venezuela y Nicaragua; se va a alinear con las izquierdas nuevas en Colombia y Chile. Quien sea que resulte sucesor de Andrés Manuel López Obrador en México va a moderar la política mexicana y le quitaría el filo antidemocrático. En Irán, la rebelión ya no es de mujeres, sino de un amplio movimiento popular y la tiranía de los Ayatolas no va a resistir.

La democracia no está perdida. Vale la pena seguir luchar para defenderla y hacerla más sólida.

Saludos, 





lunes, 7 de noviembre de 2022

Carta a María Isabel Rodríguez: Te fallamos, Chavelita. De Paolo Luers

Ahora cumpliste 100 años y todos, con toda razón, enfatizaron en tus invaluables aportes a nuestro país - pero este país está retrocediendo y roto.

Audio-Chavelita.mp3 

Publicado en MAS! y EL DIARIO DE HOY, martes 8 noviembre 2022

 

Querida tía Lita:

No iba a publicar nada sobre tus 100 años, porque pensé que todo ya estaba dicho por otros. Y todo muy conmovedor, muy enfático en tus impresionantes logros, como mujer, como académica, como funcionaria pública y como constructora de justicia social. Todos estos homenajes los puedo suscribir de todo corazón. 


Sin embargo, no todo está dicho. Voy a tratar de llenar este vacío.


Uno de los muchos chistes que gente ingeniosa se inventó sobre ti (y que me consta que siempre te encantaron y te hicieron reír), tal vez es más perspicaz, fue este: “Debemos pensar qué tipo de país vamos a dejar a la Chavelita.” Este chiste no circuló cuando eras una joven académica que se propuso reformar la universidad y el sistema de salud. No, este chiste surgió cuando ya habías pasado por la etapa de rectora de la U y la otra de ministra de Salud – y cuando ya tenías más de 90 años.


Fuiste pionera de la participación de la mujer y de la salud pública - ciertamente capacitada para recibir en herencia el país y transformarlo. Pero es hasta ahora que este chiste, surgido en aquel entonces como un comentario sarcástico sobre un país que no avanzaba y sobre el vacío de liderazgo académico y moral, despliega toda su triste verdad. Ahora cumpliste 100 años y todos, con toda razón, enfatizaron en tus invaluables aportes a nuestro país - pero este país está retrocediendo y roto.

Es cierto lo que dicen en los homenajes: eras una pionera y abriste puertas, pero ¿quién pasó por estas puertas? ¿Quién agarró la batuta para correr con ella? La triste respuesta es: Muy pocos. Y los que lo tratamos de hacer, te fallamos. Fallamos al país. No supimos defender y consolidar lo logrado en el camino al desarrollo académico, social, moral y político por personas como tu – y por el proceso de paz y la transición democrática de los años 90.


Esta es la triste realidad. La universidad, que tú rescataste de su letargo, recayó en la misma inercia, mediocridad y corrupción. Tú querida universidad está ausente del análisis de la deriva de la democracia y las libertades que vive el país hoy. No sólo está ausente de la lucha para defender la democracia, está avalando el régimen que la destruye.


Nada de esto es culpa tuya. Es culpa de los que llegaron después y fallaron.


Me estoy tratando de imaginar la tristeza que te embarga al ver que el Hospital Rosales, cuyo proceso de reconstrucción y de recuperación de su excelencia académica y profesional tú empujaste, hoy todavía está en abandono. Y todo el trabajo que tú invertiste, los expertos internacionales que trajiste para concebir y diseñar un hospital de alta calidad, fueron botados por gobernantes incapaces de retomar planes y proyectos de sus antecesores.


Es deprimente que luego de todos los impulsos, que personas como tú dieron al país, este ahora esté gobernado por un farsante y egocéntrico con sueños mojados del poder total. El hecho que en su camino por destruir la democracia este gobierno esté apoyado por una mayoría, significa que nosotros -tus supuestos herederos- no hemos sabido reconstruir el tejido moral y social dañado, sino hemos permitido que unos demagogos lo terminaran a deshacer. 


Han fallado las generaciones que hubiera tenido que asumir el legado de pioneros como tú, los rectores Félix Ulloa padre y Fabio Castillo Figueroa, Guillermo Ungo y muchos otros.


Nada de esto desvalida lo que tú has logrado y construido en tu larga vida. No es tu culpa que dejamos en abandono esta construcción y que permitimos que pasaran a la demolición. 


Entonces, aquel chiste alegre ahora es uno muy amargo y dice así: Perdónenos, Chavelita, el país que te estamos dejando.

Con mucho cariño y respeto, 


Mi sobrina Lucía, de 6 años de edad, dibujó este retrato para su "tía Lita",
Maria Isabel Rodríguez, para su cumpleaños 100